martes, 5 de febrero de 2008

El problema de la longitud I

Los seres humanos tenemos un cierto sentido de la orientación, pero no podemos presumir de él. En tierra firme es relativamente sencillo saber dónde estamos, ya que solemos disponer de múltiples puntos de referencia que nos ayudan, pero en medio del océano, sin que haya una franja de tierra conocida a la vista, la cosa cambia.

Hoy disponemos de satélites, GPS, etc. La alta tecnología nos sitúa en cualquier punto de la superficie del planeta con un margen de error de apenas unos metros, y da igual que estemos en una ciudad europea que en mitad del océano Atlántico. No siempre ha sido así.


Esta es una historia de héroes y villanos. Una historia de conquista científica, que no militar, en la que aparecen marinos, relojeros, astrónomos y reyes, todos ellos envueltos en una lucha contrarreloj por salvar vidas humanas y por el dominio del mar. Por supuesto, no podía faltar el dinero ni el afán de poder y reconocimiento en un mundo que ampliaba sus fronteras. Es, en definitiva, lo suficientemente larga como para que merezca la pena degustarla en varias dosis, y así os la presento, en varias entradas.

La descripción del problema.

El 22 de octubre de 1707 varios barcos de la armada británica regresan victoriosos desde Gibraltar, en el sur de la Península Ibérica. Es de noche y una intensa niebla les envuelve desde hace varios días. Uno de los marineros, después de pensárselo mucho, advierte al capitán de que están errando el rumbo. La advertencia le cuesta la vida, porque es acusado de amotinamiento y ahorcado al instante. En esa época se consideraba que los marineros eran gente sin formación alguna, y la disciplina a bordo no podía tomarse a la ligera.

Pero el hombre tenía razón. Pocas horas después, cuatro barcos chocan inesperadamente contra los arrecifes, junto a las Islas Scilly, y en pocos minutos mueren ahogados más de 2.000 marineros. Sólo dos hombres consiguen llegar vivos a la costa. Uno de ellos es el propio capitán del barco, que no vivirá mucho tiempo más. Una mujer lo descubre agotado e inconsciente en la arena de la playa, se fija en que lleva un anillo con una gran esmeralda y lo asesina para hacerse con la joya.

Las motivaciones.

Estamos a principios del siglo XVIII. El comercio con las Indias Occidentales, las expediciones militares, y el ansia por descubrir nuevos territorios hace que el número de barcos que transitan los océanos se haya incrementado de forma notable. Con cada accidente se pierden vidas humanas, soldados valiosos y cargamentos que por sí solos podrían rescatar a un rey. Hasta entonces, los marinos habían confiado en el sol y en las estrellas, en los vientos favorables, en la suerte y en la voluntad divina para alcanzar su destino. Con el nuevo orden se impone la necesidad de determinar, no sólo la
latitud sino la LONGITUD.

El premio para el ganador.

En un intento por encontrar una solución al problema, en 1714 el Parlamento británico promulga una ley, por la que promete un premio de £20.000 a quien encuentre un método de determinar la posición de cualquier buque en el mar. Se trataba de mucho dinero, el equivalente a varios millones de dólares actuales, pero las vidas de muchos seres humanos y el dominio del mar estaban en juego.

Los mapas.

Todos estamos familiarizados con este tipo de mapas, y todos conocemos los paralelos, esas líneas paralelas al norte y al sur del ecuador. Nos sirven para distinguir la latitud en la que estamos y para determinarla basta con observar el sol o las estrellas con un sextante.


Imagen de Wikipedia


Pero, ¿y las líneas verticales? Dividen el globo terráqueo como los gajos de una naranja y nos muestran la longitud. El cruce de latitud y longitud nos da la situación exacta en el mapa. Ahora bien, ¿cómo dibujar las líneas verticales en medio del océano? Este era el problema.


Otra historia real.

Estamos en septiembre de 1740, el Almirante británico George Anson zarpa con destino el Pacífico Sur con una escuadrilla de seis barcos. En marzo del año siguiente, al doblar el Cabo de Hornos una feroz tormenta se abate sobre ellos durante 58 días ininterrumpidos, dejando su barco, el Centurion, aislado de los otros cinco, y en un estado lamentable. En la primera noche sin nubes, el capitán del barco establece rumbo al archipiélago Juan Fernández, frente a la actual costa chilena, con la intención de repostar agua y alimentos, así como llevar a cabo las reparaciones pertinentes.



Pero después de navegar durante días con rumbo norte descubren que se encuentran a la altura del Cabo de Hornos. Obviamente, la tempestad les había llevado mucho más al sur de lo que ellos habían supuesto y las corrientes les habían hecho avanzar menos de lo previsto.

No les quedaba más remedio que volver a tomar primero rumbo oeste y luego norte, hacia el agua fresca y la salvación. Alcanzar la latitud de las islas (línea roja del mapa de abajo) era tarea fácil, bastaba con comparar a mediodía la altura del sol sobre el horizonte, pero una vez allí, ¿las islas quedaban a la izquierda o a la derecha? Difícil elección. La vida de sus hombres dependía de que acertara o no, y con los medios de la época era imposible saberlo a ciencia cierta.



Anson escogió dirigirse al oeste, pero después de navegar durante cuatro días sin avistar tierra comenzó a pensar que se había equivocado, por lo que cambió el sentido del barco. Dos días más tarde arribaba a una costa chilena infestada de españoles, por lo que nuevamente tuvo que dar la vuelta. Llegó al deseado archipiélago el 9 de junio, después de una tempestad de dos meses y quince días de vagar por el océano. 80 hombres habían fallecido en esas dos semanas, en la desesperada búsqueda de las islas.

La solución a lo que se denominaba el problema de la longitud se convirtió en una imperiosa necesidad.

Continuará...

48 comentarios:

Antiqva dijo...

Amigo, bello relato de intriga, diria yo... Quedo anhelante...

Un abrazo

Belén dijo...

Buf... yo con mi sentido de la orientación, ni aún así jajajajajaja

Besos, muy interesante :)

Odiseas dijo...

Puedo imaginarme sobradamente las situaciones de desamparo, miedo e incertidumbre que debieron sentir los marineros de aquella época...

Ya sé que no es para nada comparable, pero estando en una zona boscosa en plena montaña sucedió que en un momento dado nos sentimos perdidos, sin ningún medio de comunicación, ni brújula ni nada :(... Caminamos y caminamos sin rumbo, sorteando la maraña de árboles y arbustos; siempre hacía abajo, rogando por que acabase por fín la zona boscosa...

Un entrada hiper interesante, Tawaki!

Besosssssss.

juan rafael dijo...

Impresionante estudio e impresionante premio. Veremos quién lo ganó.

ISOBEL dijo...

es curiosa la necesidad del ser humano de colocar límites, puntos de referencia para no perdernos, sigo pensando que los límites son necesarios para aceptarlos o luchar contra ellos. Se que no va con el tema pero esas líneas físicamente imaginarias, no solo sirvieron para situarnos, también para separarnos. un besote

trapiello dijo...

Yo me pierdo en media calle,no tengo sentido de la orientacion,por cierto ¿que es eso?
Un beso

.:*:. Ferípula .:*:. dijo...

Bueno,
ya murieron 80 desorientados...
A ver, rápido!
Necesitamos resolver esto...
y sin celulares! :)

Espero el cierre.

Isabel dijo...

¿Pero cómo me dejas así, en esta incertidumbre? Yo que soy fanática de las historias de marineros, loca del mar, admiradora incondicional de Cook y de sus viajes... necesito la siguiente parte. Espero con ganas. Besitos.

Alejandrina Cara de Gallina dijo...

Muy interesante... yo digo que hay personas que ya tienen la brujula integrada.... yo no...
Tengo algo para ti en mi blog... pasate por el...
besos!!!!!

Merce dijo...

Interesante e instructivo, yo soy de las que se pierden en 1km cuadrado, aunque lleve gps y brújula, como para coger un barquito...y adentrarse en la mar...

los retales de Luisa dijo...

La orientación y yo somos una .Besitos Tawaki.

nieve dijo...

La noche antes de empezar su trabajo el constructor de canoas guardaba su hacha de piedra en el recinto sagrado. Tras un festín de cerdo dedicado a los dioses, se iba a dormir y se levantaba al alba pra consturir su embarcación.

Casi mil años antes de que los europeos surcaran el Océano Pacífico, en el siglo XVI, los polinesios habían explorado las 250.000 islas que salpican sus aguas. Cuando la travesía era larga construían una vaka, una embarcación de dos cascos o un bote con batanga -construido sobre dos maderos amadrinados en los costados de la embarcación para conferir mayor estabilidad-. Bastaba con 6 hombres: dos timoneles, un marinero, un achicador, un sustituto para que los demás pudieran descansar y, por supuesto, un navegante experimentado para abrirse camino en el vasto océano sin instrumentos de navegación o estrellas fijas.

Los navegantes se alimentaban de cocos, verduras, frutos secos y pescado y una pasta cocida hecha con la fruta del árbol del pan, pero como la capacidad de la carga era muy limitada pasaban hambre si no pescaban lo suficiente durante la travesía. Bebían agua de lluvia y leche de coco y llevaban provisiones de agua en calabazas o cestos de bambú.

Para mantener el rumbo de la embarcación, los navegantes se permitían unos cuantos grados de variación en la dirección del viento, luchando contra el gran oleaje que levantaban los vientos alisios. Algunos se tumbaban sobre la batanga para "sentir" como el mar subía y bajaba y el oleaje era tan importante que se registraba en esquemáticos mapas de caña, algunos de los cuáles aún se conservan. Los navegantes reunieron además prodigiosos conocimientos acerca de las corrientes oceánicas. Los polinesios adivinaban la latitud por la posición del sol y controlaban el rumbo exacto guiándose por las estrellas: memorizaban en verso los movimientos de 16 grupos de estrellas guía. Según contaba un visitante español en 1774, eran capaces de relacionar con suma precisión las estrellas con sus destinos, de manera que arribaban a puerto en plena noche.

Es un tema fascinante el que nos has traido hoy Tawaki.

Un beso

carmen dijo...

Interesante e instructivo relato, tawaki, esperaba otro (ejem)...
Yo, como merce, tengo un pésimo sentido de la orientación. Desde sus orígenes la mujer como protectora de su prole, tiene una visión de 180º, en los cuales los detalles se multiplican y no presta atención a lo más importante.
Un abrazo

Izel dijo...

Interesaste... yo aun estaría dando vueltas a derecha e izquierda...

Yo! dijo...

Cuando viene la segunda parte? eso de continuará me dejó con curiosidad jajajaa. Es increíble cómo en ese entonces los navegantes que se ubicaban sin saber estaban cambiando el mundo con sus conquistas...pasaron por sus errores como dices en el post pero otros acertaron... Muy buen post, besotes!!

antero dijo...

Muy chulo e interesante este relato. Nos tienes exectantes por saber su resolución definitiva.
Saludos

dintel dijo...

Me tienes anonadada con esta historia. No tardes en poner la continuación. Me encanta.

Abejitas dijo...

Nosotras no podemos quejarnos de nuestro sentido de orientación, siempre volvemos ;-)

Aleteos!

Viole dijo...

mmmmmm.... mmmmm, tengo muchas apreciaciones en cuanto a eso!,prefiero no emitir un juicio, ya que es de "valor", pero me entretiene cada vez que te leo!!!

un beso y que esté bien!!!

Hot Woman dijo...

Mi sentido de orientación me atarjo hacia tí y me alegro.
Un beso

Natacha dijo...

El sentido de la orientación produce seguridad, cuando lo tienes amarrado.
La sensación más terrible que sentí en mi vida fue:
Buceando, de repente, no sabía si para salir a coger el aire que ya me apremiaba tenía que ir hacia abajo o hacia arriba. De pronto recordé lo de las burbujas... sople y ¡Horror! iban hacia abajo. Tan poca fe tengo en mi misma que las seguí sin pensármelo dos veces.
Como puedes comprobar, acerté.
Un beso, me ha gustado tu blog.
Natacha.

Patry dijo...

Vaya!!Algo que ahora nos parece tan normal, si que fue importante en su día, supongo que como todo...
Yo de orientación 0 patatero jaja.

Besos.

A.V.G. dijo...

venga tawaki traenos el segundo y el tercero, y acaba. Descúbrenos cómo median estos marinos del dieciocho.

Saludos. Nos leemos.

nieve dijo...

hola Tawaki, si puedes pasate por mi blog. He dejado algo para ti.

Un besote

Blau dijo...

Tawaki, tengo una mala noticia...no tengo sentido de orientación. Buenisimo el post.

Besos muack

delitosliricos dijo...

Merece la pena ese estudio, saludos!

Frabisa dijo...

Me pierdo dentro de mi casa, carezco totalmente de sentido de la orientación. Estupenda la historia pero yo sin mi GPS, no soy nadie.

Un beso

Brisa de Amor dijo...

Hola Tawaki!

jamas presumiria de nada, sucede que naci sin brujula y no me oriento ni a la vuelta de mi casa... ese premio de busqueda esta muy lejos de mi alcance!


millones de besos desde Argentina

Raquel dijo...

Tawaki, leí hace un par de días este post y todavía tengo estoy intrigada queriendo saber por qué lo elegiste. ¿Me/Nos cuentas?
Un beso

Trini dijo...

Soy una negada a la hora de orientarme, hace unos días salí a caminar, como todas las mañanas y me perdí en mi propio pueblo:) a mi favor está en que me despistó el bosque de urbanizaciones en que se ha convertido mi pueblo.
Así que me imagino en un barco en pleno océano y no salgo de allí ni con alas.
Mirado desde la distancia, nos pensamos que esas cosas se conocían desde el principio y, qué curioso es conocer la manera en que nuestros antepasados llegaron a conocer ciertas cosas que hoy damos por re-sabidas.

Me gustó este post.

Un abrazo

Tawaki dijo...

Antiqva, a mí me fascinó desde el primer momento. Un abrazo.

Belén, bueno, ahora ya tenemos GPS, así que estás a salvo. Besos.

Odiseas, espero que la segunda parte esté a la altura. Tienes razón, perderse en un bosque no es nada agradable, pero al menos estás en tierra firme. Besos.

Juan Rafael, la historia es fascinante, en mi opinión. Un abrazo.

Isobel, pues sí. De nosotros depende lo que queramos hacer con ellas. Besos.

Trapiello, ja,ja. Intentaré explicártelo despacito. :) Besos.

Ferípula, es que vuesro Cabo de Hornos se las trae. Desvelaré el resto de la historia pronto. Un abrazo.

Isabel, a tu amigo Cook le tngo reservado un papelito con unas líneas. Besos.

Alejandrina Cara de Gallina, muchas gracias por el honor y felicidades para ti. Eres un sol. Besos.

Merce, pues no tiene tú peligro ni nada, ;)

Tawaki dijo...

Los retales de Luisa, espero entonces que te lleves bien con ella. Besos.

Nieve, ahora tendré que buscar para informarme. Eres un caso. Los polinesios fueron gente excepcional, te lo dice Tawaki, que sabe de eso. Lo que ocurre es que no es lo mismo que encalle una canoa a que lo haga un mercante con 200 personas, Besos.

Carmen, el otro llegará más adelante, solo que no es fácil de escribir. Yo diría que las mujeres siempre prestan atención a lo más importante, que no suele ser la orientación. Un abrazo, amiga.

Izel, tienes memoria fotográfica, ¿recuerdas? Esa también funciona para situarte. Besos.

Yo! estoy preparando la segunda parte. Me alegro de que te haya interesado. Besos.

Antero, prometo no haceros esperar mucho. Un abrazo. ¿Cuándo vuelves?

Dintel, no tardaré, lo prometo. Un abrazo.

Abejitas, si es que sois la miel, digo la leche. Besos.

Viole, no me dejes con la duda, por favor. ¿A qué te refieres? Besos.

Hot Woman, cierto, porque me comentaste tú primero. Me alegro mucho de haberte conocido a través de tu blog. Besos.

Muchas gracias por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Natacha, llevo años queriendo aprender a bucear, pero mis aimigos son unos sosos. Debe ser tremendo estar perdido bajo el agua. Bienvenida por aquí, prometo visitarte pronto. Un beso.

Patry, todas las cosas tienen una historia detrás. Y a mí me encanta descubrirlas. Besos.

AVG, prometo no tardar mucho, pero es que me lo tengo que currar un poco. Un abrazo.

Nieve, ves, eres demasiado buena conmigo y luego me malacostumbro. ¡Gracias! Besos.

Blau, es que entonces serías perfecta. Algo te iene que faltar, digo yo. Besos.

Delitosliricos, me alegro de que te gustara. Te devolveré la visita muy pronto. Un saludo.

Frabisa, no sabía que tuvieses una casa tan grande ;) Con el GPS estás a salvo. Besos.

Brisa de Amor, es lo que tiene la brisa, que va adonde quiere sin brújula. Besos.

Raquel, claro, dame unos días y lo pondré en una entrada. Desde el principio supe que tendría que contároslo. Besos.

Trini, es que los pueblos ya no son lo que eran. Lo bonito de la historia es, como, dices, decubrir los descubrimientos. Un abrazo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

rajo de luz dijo...

Así es, los grandes inventos tienen su orígen en la necesidad de resolver una dificultad, superar una limitación. Buen post, a ver el final, la foto del mar me gustó mucho.
Abrazo!

Mari Carmen dijo...

Qué entrada más interesante, Tawaki, me ha encantado.

Yo me oriento muy mal, lo reconozco. Mi marido dice que me pone en una habitación, me hace cerrar los ojos, me das dos vueltas y ya no sé dónde estoy... Exagera un poco, pero tiene razón.

Un beso

Tawaki dijo...

Rajo de luz, tienes razón, la humanidad avanza porque tiene que resolver nuevos retos. La foto es de Nueva Zelanda, y con ella quería representar lo que se siente en mitad del océano. Un abrazo.

Mari Carmen, tú dile a tu marido que estás en la habitación, que seguro que aciertas, ja,ja. Un beso, amiga.

Gracias a las dos por venir a verme.

nélida dijo...

Continuará... no así no se vale!! bue esta bien, habrá que esperar.
Como me parece que te gusta mucho este tema, de la navegación marina, me permito recomendarte un libro, ojalá lo puedas conseguir. Se llama "Américo Vespucio Hacia un mar de siete colores". Su autor es: "Miguel Betanzos". Yo que no soy muy adepta a esta literatura de aventura, quedé fascinada, embriagada, porque además de estar bien escrito, te transporta. Bueno asi lo sentí. Te mando un abrazo

Leodegundia dijo...

Este es un tema en el que nunca había reparado y ahora que leo tu artículo veo que es interesantísimo. No conocía ninguna de esas historias y ahora me dejas con ganas de saber más así que espero impaciente la continuación.
Un abrazo

Tawaki dijo...

Nélida, es que si no me queda una entrada demasiado larga. Gracias por la recomendación; anotada queda. Un abrazo.

Leodegundia, no tardaré mucho, pero es que no doy abasto últimamente. Un abrazo.

Gracias por vustros comentarios.

Anónimo dijo...

It’s hard to find knowledgeable people on this topic however you sound like you know what you’re talking about! Thanks

[url=http://t2.caafrica.com/]payday UK[/url]

payday loans UK

Anónimo dijo...

When we finally think about the concept of the phrase really enjoy, installing regards to a close relationship together with a further, but being a emotion that is definitely engendered if you have miltchmonkey a more rewarding association with ourselves as well - or simply as the a sense of bigger unity with the family or simply mankind -- therefore it becomes even more crystal clear that each any individual is seeking in everyday life is definitely like.

Anónimo dijo...

Mike Ditka Navy Jersey

Inhibit the growth of some yeast Ive decided to give important advice to the candidates Enlightenment will not come when your mind is busy with old thoughts Of course, a bicycling jersey can also include vent panels which could moreover cool down the sweating biker

Von Miller Jersey

The more often you share what you've learned, the stronger that information will become in your memoryhtml When catch time is over, he loves to shred it up Does the vet offer a full surgery suite with on-site lab work? X-rays? Ultrasound? If the vet has to send all lab tests to an outside agency to be processed, you may be getting popped with additional charges because those tests aren't being performed or processed in-house

Brandon Marshall Women's Jersey

Anónimo dijo...

top [url=http://www.001casino.com/]casino bonus[/url] coincide the latest [url=http://www.casinolasvegass.com/]free casino[/url] free no consign perk at the best [url=http://www.baywatchcasino.com/]bay attend casino
[/url].

Anónimo dijo...

top [url=http://www.001casino.com/]casino games[/url] check the latest [url=http://www.realcazinoz.com/]realcazinoz[/url] unshackled no store bonus at the best [url=http://www.baywatchcasino.com/]www.baywatchcasino.com
[/url].

Anónimo dijo...

top [url=http://finlandonlinecasino.com/]casino online[/url] check the latest [url=http://www.casinolasvegass.com/]casinolasvegass.com[/url] autonomous no consign bonus at the foremost [url=http://www.baywatchcasino.com/]spare casino games
[/url].

Anónimo dijo...

gracias buenas para Iphone Iphone tema gratuito de 5

Anónimo dijo...

Hi,
My name is Sheila. I live in Chicago. I have 2 dogs that are my life. I enjoy running, hanging out with friends, and dancing.
“If you truly are half as beautiful and interesting as your profile indicates, I’m ready to say “I do”! Okay, maybe I’m getting ahead of myself here,
but I wanted to let you know we definitely need to sit down and chat sometime.”

You van visit me here:[url=http://www.how-to-lose-weight.nl/Beth/index.html]Sheila Beth Anderson[/url]

Terry dijo...

This is awesome!