domingo, 19 de junio de 2011

Siempre Alice

Me han prestado un libro sobre el Alzheimer que se titula Siempre Alice. Su autora, Lisa Genova, es doctora en neurología por la Universidad de Harward, y me lo ha dejado una amiga a quien le preocupa contraer una enfermedad que ya padece su padre.

No es para menos. La novela describe con detalle el declive, algo acelerado, eso sí, de una profesora de psicología en Harward a la que han diagnosticado de forma precoz esta enfermedad.



Me gustan los libros que me hacen aprender, y este es uno de ellos. Ahora ya sé, por ejemplo, que lo que se envía a veces por correo electrónico como un juego es en realidad el efecto Stroop, un test utilizado en la detección del Alzheimer.

Me parece curioso que la protagonista del libro (en Estados Unidos) y el padre de mi amiga (en España) cometan el mismo error al dibujar la esfera de un reloj. Recordad, por si acaso, que los números han de estar distribuidos a lo largo de toda la circunferencia, y no sólo en la primera mitad.

Pero el mayor mérito de la novela no estriba en sus descripciones técnicas, sino en los sentimientos que provoca. Es inevitable sensibilizarse con ese proceso en el que el olvido avanza de forma inexorable hasta destruir tu vida.

Pequeños lapsus van dando paso a errores sin importancia que pronto se convierten en un serio obstáculo para el desempeño de una vida normal. Tu familia, tus amigos y tus compañeros de trabajo se hacen extraños. Ya no recuerdas dónde están las cosas y al final ni siquiera te reconoces. Las tareas más sencillas se convierten en un jeroglífico irresoluble.

El Alzheimer afecta a un gran número de seres humanos, unos 36 millones de personas, así que deberíamos aprovechar que el 2011 ha sido declarado año internacional en la investigación de esta enfermedad para darle un empujón.

Actualmente no tiene cura y hemos de fundamentar nuestras esperanzas en la investigación; para que no lo perdamos todo. Recientemente se ha descubierto que las neuronas pueden regenerarse, ¿será este el camino?

También he visto hace poco la espléndida película documental Bicicleta, cuchara, manzana, en la que seguimos de cerca a Pascual Maragall, un político español muy conocido, durante dos años. Es dura y conmovedora a partes iguales.

21 comentarios:

Senior Citizen dijo...

Curiosamente, hemos coincidido en el tema, aunque tú lo contemplas desde afuera y yo, por desgracia, desde adentro, desde la experiencia de haber perdido a una amiga víctima del "alemán". Y desde esa experiencia de haber vivido su evolución, pienso que, dado que por el momento no hay cura de esta enfermedad, es preferible no saber que se padece, pues se sufre menos y luego llega un momento en que ya no se es consciente de ella.

Blau dijo...

Tawa, gracias a Dios no he tenido a nadie cercano con esa enfermedad, pero si con otras, y mi aprendizaje personal es que debemos disfrutar cada minuto que tenemos.

Un besote

Elena dijo...

Debe ser terrible perder todos tus recuerdos, conocer a alguien y no saber de qué. Vivir con quien no reconoces. Perder tu pasado que es lo único que tenemos de verdad.

Tomaré nota del libro.
Un beso Tawaki.

Senior Citizen dijo...

Cuando empezó la enfermedad, esta amiga de la que hablo me decía: No sabes lo que es que te digan una cosa y a los cinco minutos se te haya olvidado. Afortunadamente para ella, ahora ya no se da cuenta de nada y el sufrimiento es solo para su familia y amigos, que la vemos como muerta en vida. Como digo en mi blog, está... pero no está.

zulú dijo...

Sumergirse en el olvido debe ser duro. Ver a alguien a quien quieres sufrir ese proceso y sufrirlo con él o ella, debe ser terriblemente duro.
Confiemos en la ciencia y crucemos los dedos pq las neuronas se regeneren.
Bss
M.

P.S.: me ha encantado esta entrada

Belén dijo...

Un libro que hable de humanos sin caer en las sensiblerías es algo difícil de encontrar... tomo nota!

Besicos

dintel dijo...

Me voy a ver si lo encuentro. Tengo ganas de leerlo.

Roberto Ayape dijo...

Sí es cierto que el Alzehimer es una de las enfermedades más crueles tanto para el enfermo como para la familia, y que debido al incremento de la edad media de la población, se prevé que crezca en gran cantidad de casos para los próximos años.
Si lo detectan a tiempo pueden frenar su desarrollo, así que no esta de más conocer los síntomas precoces.
Tendré en cuenta este libro que recomiendas, aunque se me acumulan los libros sin leer en la estantería (menos mal que mañana tendremos 15 horas de luz solar, hay que aprovecharla).

Saludos,

Leodegundia dijo...

Te diré que yo tengo verdadero miedo a que esta tremenda enfermedad me alcance y después de leer lo que dices todavía más. Lo peor es que cuando puedes detectarla ya la tienes encima y no tiene vuelta atrás, al menos de momento.
Es curioso que Senior Citizen y tu coincidisteis en el tema.

Un abrazo

lola dijo...

Hola Tawaki,
tengo una prima, bastante mayor que yo, que lleva enferma de Alzheimer hace ya unos tres años, ya no nos reconoce, es tremendo ver cómo una persona se va transformando en alguien completamente distinto, a mi me parece un mueble, la dejas en un sitio y ahí se queda sin hablar y sin tomar parte de lo que sucede alrededor. Y su marido es el que peor lo pasa.
Saludos, tomo nota del libro.

Raquel dijo...

Yo también doy gracias por no tener a nadie cercano con la enfermedad. Pero cada vez encuentro a más y más que la tienen.
Apetece leer el libro.

nélida dijo...

Apenas leí de que se trataba, dije lo quiero, veré si lo puedo conseguir por aquí, como al documental, del que estuve viendo el avance. El alzheimer es una enfermedad que me fascina y entiéndase esto, como esa manifestación tan singular y misteriosa que tiene desorientados a la comunidad científica.
Gracias por el dato, ojalá lo consiga tanto para mí como para la biblioteca.
Besos

Antero dijo...

No conocía este libro y me parece interesante, tanto a nivel personal como para la biblioteca. Lo apunto y cuando vaya a la librería compraré uno

un abrazo

Caminarsingluten dijo...

Hola amigo,

Se nota tu sensibilidad al darnos a conocer este libro, y es que nadie podemos saber si acabaremos con esta enfermedad, con otra o en una silla de ruedas de un día para otro, y por eso es importante tener información.

Perdona por haber tardado en dejarte comentarios, pero hemos estado de vacaciones en lugares que seguramente conoces y si no es así te los recomendamos.

Dos fuertes abrazos.

Ana y Víctor.

Patricia dijo...

Parece un libro muy prometedor, me alegra que te haya gustado.
Tienes razon, en la actualidad no existen remedios pero muchos avances se hacen para poder detener los simtomas y mejorar la calidad de vida. En fin, es doloroso...
Hey! De la pelicula me parece super interesante, voy a buscarla en amazon, sera que se la puede comprar on line? haber voy a intentar...
besos,

Tawaki dijo...

Senior Citizen, pues sí, ya es casualidad, porque en realidad tenía esta entrada más o menos preparada desde hace tiempo. Es una enfermedad terrible, tanto para el que la padece como para los que están alrededor. Un abrazo.

Blau, muy cierto, hay que vivir a tope. Tienes suerte, porque un alto componente de esta enfermedad es genético. Un beso.

Elena, y no sólo perder los recuerdos, sino olvidar cómo vivir. Es algo terrible. Un beso.

Zulú, bien sabes que confío mucho en los avances médicos, pero habría que ar un empujón al estudio de esta enfermedad. Un beso.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Belén, la autora lo tenía difícil, pero en m opini´n lo ha conseguido. Un beso.

Dintel, qué envdia me das con tanto tiempo para leer...

Roberto, tú aprovechas bien la luz y l falta de ella, como muestrn tus fotos de Benidorm. Un abrazo.

Leodegundia, esperemos que no te alcance. Después de todo hay más probabilidades deno sufrirla. Un abrazo.

Lola, ese es el problema, que las personas se convierten en plantas y dejan de vivir la vida. Un abrazo.

Muchas gracias a todos por vuestro comentarios.

Tawaki dijo...

Raquel suerte que tienes. Como bien dices, cada vez afecta a más personas y se va haciendo necesario ponerle remedio. Esperemos que lo encuentren. Un abrazo.

Nélida, ver el declive de ese señor, que ha representado tanto en la historia de España en los últimos años, te hace replantearte muchas cosas. Un beso.

Antero, creo que puede resultar interesante a personas interesadas en el tema. No da soluciones, pero acerca la enfermedad a los profanos. Un abrazo.

Caminar sin gluten, ahora soy yo el que se disculpa por tardar en contestar. Lo bueno de este libro es que te hace comprender de una forma amena el alcance de esta enfermedad. Un abrazo.

Patricia, espero que te guste. Es un documental sobre el progreso de la enfermedad en un conocido político catalán Espero que te guste. Un beso.

Muchas gacias a todos por vuestros comentarios.

Elvira dijo...

Hola Tawaki: es durísimo. Un amigo inglés sufrió mucho viendo a su padre con Alzheimer y se prometió que si contraía la enfermedad se suicidaría. Cosa que hizo. Recibimos una carta donde nos lo explicaba, cuando ya no había nada que hacer. Buffff! Todavía me impresiona, y de esto hace bastantes años.

Un beso

Tawaki dijo...

Elvira, la protagonista de este libro también lo intenta, pero no quise desvelar más de la trama por si alguien lo leía. Es una enfermedad terrible, para los que los que la padecen y para los que están al lado. Por eso hay que luchar contra ella y por eso e querido portar mi granito de arena. Gracias por tu comentario y un beso.

Tawaki dijo...

Elvira, la protagonista de este libro también lo intenta, pero no quise desvelar más de la trama por si alguien lo leía. Es una enfermedad terrible, para los que los que la padecen y para los que están al lado. Por eso hay que luchar contra ella y por eso e querido portar mi granito de arena. Gracias por tu comentario y un beso.