miércoles, 25 de septiembre de 2013

Festival de Lucerna


Hace un mes tuve la suerte de que me invitaran a un concierto en el Festival de Verano de Lucerna, que celebraba su septuagésimo quinta edición bajo el título ¡Viva la revolución! (sorprendentemente en español).

Han pasado pues bastantes años desde que Arturo Toscanini, el primero en dirigir una orquesta en este festival, hubiera de refugiarse de los nazis en Lucerna, como nos recordaron en el discurso de bienvenida.



El de verano es el principal de tres festivales que se suceden a lo largo del año en la ciudad helvética. En concreto se ofrecen 30 conciertos sinfónicos que tienen lugar en el Centro de Cultura y Congresos de Lucerna (KKL), un imponente edificio construido a finales del siglo pasado por Jean Nouvel junto a la estación, a orillas del lago.




La noche estuvo dedicada casi por entero a Wagner incluyendo una única pieza de Henze (Fraternité) mientras que del compositor alemán pudimos escuchar, entre otras, la obertura de El holandés errante, y fragmentos de Lohengrin y Tannhäuser.

Christian Thielmann dirigió la orquesta, y también disfrutamos del tenor Johan Botha. Ni que decir tiene que fue una noche muy especial. La gente iba bien vestida, no escuchó ni una tos ni por supuesto ningún móvil. Así da gusto.

18 comentarios:

Ligia dijo...

El edificio asombroso, y con la música de Wagner me imagino que disfrutarías de lo lindo. También me pareció curioso lo del título en español. Abrazos

Elena dijo...

El edificio es espectacular, imagino que la acústica también.
Te felicito por esa invitación, ¡los hay con suerte!

Un abrazo Tawaki.

Blau dijo...

Tawa, vessss, te lo dije, Suiza es la mar de divertido ;-) jajajaja

Besos

Senior Citizen dijo...

Y seguro que tampoco rompió nadie a aplaudir al final de un movimiento... ¿Alguna idea sobre esa revolución en español?

Tawaki dijo...

Ligia, la sala es estupenda y el edificio en general muy moderno. Como era de noche no se aprecia bien y por eso no he puesto ninguna foto desde fuera.

Elena, pues sí, me considero muy afortunado.

Blau, es tan divertido que te lo cambio...

Senior Citizen, lo de la revolución viene a cuento por la época, porque Wagner fue un revolucionario y por cómo era el mundo hace 75 años. En cuanto a por qué han elegido el español no tengo ni idea, pero resulta que en el extranjero lo valoran y respetan más de lo que lo hacemos nosotros.

Muchas gracias a todas por vuestros comentarios.

unjubilado dijo...

Había oído hablar del festival, pero gracias a ti lo conozco por dentro, sin embargo me hubiera gustado unas cuantas vistas de otros aspectos del festival, que con ayuda de mi inteligente ratón he conseguido.
Saludos.

lola santana dijo...

Hola Tawaki, ¿Y no te encontraste con ningún miembro de nuestra realeza?
De verdad que así da gusto, sin móviles molestando, lo de la tos... en fin a veces no se puede evitar a menos que mueras en el intento.
Saludos,

nélida dijo...

Qué maravilla asistir a un concierto de esas características en vivo y en semejante teatro.
¿Has probado escuchar un concierto de esa naturaleza, con los ojos cerrados? Yo sí, los sonidos adquieren presencia propia, se puede identificar los instrumentos, como si nos hablaran, y se te van metiendo en el cuerpo como en un susurro. Es una bella experiencia.
besos

José Núñez de Cela dijo...

No dirás ahora que te aburres! :)

Saludos (envidiosos)

Nélida G.A. dijo...

¡Qué suerte!
¡Qué maravilla!

Disfruta de todas esas cosas, que merece la pena. Y en un lugar tan privilegiado como Lucerna.

Gracias por compartirlo, no solo las fotos sino las descripciones, ha sido como estar allí.

Besos.
Neli.

SilviaE.D. dijo...

Hola amigo!! tanto tiempo!! qué maravilloso lugar!!!!y cuanto más con la musica que se escuchó!
Un beso grande!!

Anónimo dijo...

Le escribo como representante del prestigioso (aunque algo desconocido) «Vademécum de títulos apócrifos». En la entrada «revolución» de la última edición (que acaba de salir en prensa y cuya consulta le recomiendo encarecidamente) puede leerse:

3339. «Viva la revolución». El Festival de Lucerna utilizó esta frase como título de su 75.ª edición. El origen de tan curioso lema se encuentra en el famoso spaguetti western italiano «Yo soy la revolución (quién sabe»), producción ítalo-española de 1966 dirigida por Damiano Damiani y protagonizada por Gian Maria Volonté.

Le felicito por su «blog» y le agradezco de antemano la oportunidad que nos brinda de dar a conocer nuestra humilde publicación a una audiencia más amplia.


Atentamente,


Héctor Casaseca

Tawaki dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tawaki dijo...

Unjubilado, es lo malo de venir aquí a trabajar, que del festival sólo pudimos acudir a este concierto. El resto queda para los turistas.

Lola, no, ellos están más al sur y no me invitan. Se me hace raro que yo no tosa en ningún concierto mientras que el resto de la población española parezca que no hace otra cosa en todo el día. Nos falta mucha educación.

Nélida, tendré que probar. Voy a decirles que lo repitan.

José Núñez de Cela, yo no me aburro ni el desierto del Sáhara. ;)

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Nelida G. A. es un placer compartir las buenas experiencias con los amigos.

Silvia E. D. sí que ha pasado tiempo. Me alegro de que te vaya bien.

Anónimo (Héctor), muchas gracias por aclararnos la duda. He buscado la revista a que se refiere, pero lo único que encuentro es una de Cali donde no aparece ese artículo al que se refiere. ¿Cuál es el enlace?

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Anónimo dijo...

Fe de rata:

Watch it. He's meaner than
a rattler and twice as fast!

De la película «The outlaw Josey Wales» (1976).


Hermano C es un taimado que se hizo pasar por Héctor Casaseca (el famoso Héctor Casaseca) para embromar al bueno de Tawaki. ¡Dele Dios mal galardón! (A Hermano C, claro, no a Tawaki)

Tawaki dijo...

Mi ordenador, que es mas listo que yo, te habia calificado como spam. En adelante me fiare mas el, ja, ja.

Tawaki dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.