miércoles, 12 de marzo de 2014

Oberwil y Zeughauskeller

No es tan fiero el león como lo pintan, y el invierno aquí ha sido bien suave hasta ahora. Apenas hemos bajado de los cero grados. Me dicen que es pronto para cantar victoria, pero ya estamos en marzo y los días cortos van quedando atrás.

Después de un mes sin ver el sol da gusto recuperar los paseos al borde del lago, camino de Oberwil, porque aunque la temperatura sea baja sólo hay que abrigarse bien. Por otro lado, la luz es bonita e invita a tomar fotos por mucho que las tenga repetidas.




Con la llegada del buen tiempo se respira un ambiente más optimista e incluso el agua parece más azul.



Este banco, algo apartado y con bonitas vistas, es un buen lugar para leer un rato.





El domingo desayuno junto al lago. Hay más visibilidad que otras veces y se ven mejor las montañas que hay al sur. Zug parece incluso bonita vista desde aquí, camino de la estación.





Mi banco del verano me espera, pero no puedo dedicarle mucho tiempo porque he quedado en Zürich a tomar unas cervezas en Zeughauskeller.


Ya he probado todas las cervezas de la carta salvo una. La sirven en una copa enorme, aunque no la llenan del todo. Menos mal, porque le echan aguardiente que luego flambean antes de añadir la cerveza




Es curioso, pero este lugar me parecía mucho más grande antes. Fue edificado en 1487 y el nombre de Zeughaus señalaba que aquí se almacenaban y reparaban todo tipo de armas. Keller es bodega o sótano en alemán.

En 1867 se construyó un nuevo edificio al que fueron trasladadas las armas mientras este fue utilizado como residencia. En 1926 se convirtió en la cervecería que conocemos ahora.

Da igual la hora del día; siempre está lleno de turistas y de suizos.

11 comentarios:

Ligia dijo...

Esa cerveza con aguardiente debe calentar el estómago...
El lugar tan precioso donde estás invita a realizar esas fotos tan llenas de azul que a mí me encantan. Gracias por compartirlas. Abrazos

unjubilado dijo...

Ya sabes que te acompaño a muchos sitios así que en esta ocasión, pese a las idílicas imágenes que nos enseñas, te acompañaré a tomar unas cervezas, la primera ronda la pago yo.

nélida dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nélida dijo...

Vamos de nuevo.
Mientras más fotos, más me gusta el pueblo que te adoptó.
Pobre estómago, menos mal que tiene ácidos que pueden contra cualquier fuego jajaja

teca dijo...

Você bem sabe aproveitar a vida... bonitos lugares, sossego e uma cerveja sempre acompanhando a postagem.
Tudo divino, tudo muito bem aproveitado!

Beijo.

Senior Citizen dijo...

No, si al final te va a gustar vivir ahí y lo vas a echar de menos cuando te vayas. Y no me extraña nada con esos paisajes que nos pones.

Nélida G.A. dijo...

Guauuu, impresionantes las fotos.
Me encantaron, sobre todo cómo se ven esos cielos llenos de nubes blancas. Precioso.
Y ese banco, dan ganas de ver la vida a través de él, porque no sólo será un buen lugar para leer sino para admirar las vistas, relajarse, pensar o simplemente dejar la mente en blanco.

Curioso lo de la cerveza que flambean.Hecho para valientes,no para mi. ☺

Un abrazo, gracias.

Tawaki dijo...

Ligia, al estar flambeada el aguardiente se queda sin alcohol. La verdad es que a los que nos gusta la cerveza nos parece un crimen, pero había que probarla. Aquí, los días de sol y cielos azules cunden más.

Unjubilado, pues ve al cajero, que los precios de aquí asustan un poco. Menos mal que todo va en consonancia y te terminas acostumbrando.

Nélida, de momento el estómago puede con todo. En cuanto al pueblo, bueno, digamos que tiene un par de fotos.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Teca, y con amigos, que no salen en las fotos pero estaban allí. Eso es lo más importante.

Senior Citizen, no ten go nada en contra de los fines de semana. De lunes a viernes ya es otra cosa…

Nélida G.A. la cerveza no es para tanto. En cuanto a los bancos suizos ya ves que abundan. Este en concreto creo que lo usaré más de un domingo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Ripley dijo...

Bonitas fotos veo por aquí, sobre todo las primeras. La historia de lo que ahora es una cervecería desde hace casi 100 años, interesante, aunque no bebo nada de alcohol. Tan solo sidra en Navidad.

Gracias por tu comentario y un Saludo desde Madrid

Tawaki dijo...

Ripley, me gusta mucho la sidra, pero por aquí no es fácil de conseguir. Me alegro de que te hayan gustado las fotos y gracias por dejar un comentario.