miércoles, 9 de abril de 2014

Lima 2014

Tercera visita a Perú, esta vez circunscrita a Lima y por motivos de trabajo, sin opción a escaparme ni un minuto. Da gusto ver cómo el país evoluciona y avanza, si bien es cierto que partían desde muy abajo.

Son las seis de la mañana y la ciudad hierve ya de tráfico. El sol lucha con la garúa, que oculta las aguas del Pacífico. Las olas están ahí al lado, con los surfistas de siempre, pero apenas las vemos a pesar de estar tan cerca.







Pescado; atún, boquerones, chita, corvina, calamares, pulpo, gambas y conchitas. Atracón de mar para suplir las carencias gastronómicas de Suiza. Tiraditos, mushiame, pisco sauer y Cuzqueñas. En Perú además de tener buena materia prima la saben cuidar.

Los pelícanos andan cerca, pero parecen bien alimentados.





Una de las cenas fue en un sitio especial, en una carnicería que habilitan todas las noches como restaurante para darse un homenaje carnívoro en la única mesa, la misma que usan a diario para trabajar y en la que caben ocho o diez personas. Nos van sacando todo tipo de carnes, con diferentes cortes y grados de curación. Algunas han estado más de doscientos días en la cámara; otras muchos menos. El color, la textura y el sabor radicalmente diferentes. Carne peruana, Angus y Waygu. No hay platos ni cubiertos, sólo copas de vino.



Embutidos, patés, hamburguesitas, tres tipos de beicon, costillas que se han cocinado durante 18 horas. Tartare, chuleta, otros cortes y carne a la brasa. Otra guisada, plena de sabor. Cuando crees morir vas sólo por la mitad. Palomitas de maíz cocinadas con la grasa de la carne …



Menos mal que el vino acompañaba, especialmente el primero. Pisco de primera calidad para facilitar la digestión. No me extraña que Gastón Acurio le haya dado su visto bueno. El lugar bien merece una visita.

Aquí podéís encontrar más información sobre Renzo Garibaldi y sobre su carnicería, Osso.


A la mañana siguiente a trabajar. Menos mal que somos jóvenes. Estas vistas de la ciudad corresponden al último día.




12 comentarios:

Ligia dijo...

Bueno, algo te dio tiempo de disfrutar, aunque sea la comida típica. Gracias por compartir las imágenes de un lugar tan desconocido para mí, pero me sigo quedando con las otras imágenes que nos compartes de tu "lugar de residencia". Abrazos

Senior Citizen dijo...

No hay platos ni cubiertos... Lo de los cubiertos lo entiendo, pues nada mejor que comer con las manos, pero ¿donde se pone la carne si no hay platos?

Alí Reyes dijo...

Dicen que la mejor cocina de latinoamerica es la peruana ¿Estarás de acuerdo con eso?

unjubilado dijo...

Hay una calle que se llama Perú cerca de donde yo vivo, ¿no será lo mismo que ese sitio que tu nombras? Es que creo que me cae algo lejos.
Con lo de la comida, no hay derecho, dando envidia al personal a estas horas de la mañana.

Elena dijo...

¡Pero qué envidia me das!
Lima debe ser una ciudad preciosa, con muchas influencias hispanas en su arquitectura.
Y por supuesto ya había oído que se come de maravilla en Perú.

Un beso Tawaki.

nélida dijo...

hummmm, yo veo mucha comida, mar, playas, calles, pisco!que rico ¿y el trabajo? hummmmm jajajajaa

Amapola Azzul dijo...

Me alegro que hayas disfrutado, linda gastronomía.

Besos.

Tawaki dijo...

Ligia, aunque no lo parezca era una cena de trabajo, pero nos conocemos tanto que es como estar entre amigos. Lima y Perú son maravillosos. Ojalá pudieras conocerlos.

Senior Citizen, te la traían en bandejas, en trozos pequeños que poder llevarse a la boca. Más que una cena fue una degustación.

Alí Reyes, completamente, es una de las mejores del mundo; de lejos.

Unjubilado, creo que sí, que fue en esa calle donde estuve. Busca, busca, que seguro que encuentras la carnicería…

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Elena, Perú es una maravilla, un libro abierto de historia de la buena, y Lima es una ciudad vibrante plagada de lugares muy recomendables.

Nélida, es que el trabajo no lo puedo poner. Es secreto shhhhhh.

Amapola Azzul, es una de las mejores del mundo, con muy buen pescado. Si ahora también se ponen con las carnes será un festín difícil de igualar.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Blau dijo...

Tawaaaa, pero esto qué es??? vaya con la única mesa!!!!

Nélida G.A. dijo...

Pues para ser un viaje de trabajo donde "no tenías tiempo libre", ya de entrada llego a la conclusión de que sabes aprovechar el momento y no esperar a estar de vacaciones para disfrutar de un viaje!!!!
Variedad de pescados también, que como dices, hay que suplir las carencias de Suiza :-)
Oye, en cuanto a las carnes hubo algo que me llamó la atención ¿más de 200 días dentro de la cámara?

Nunca he estado en Perú, y mi percepción por lo que veo era algo diferente a como la has mostrado tú.......en el sentido de que creía que tenían mucho que avanzar, pero desconocía lo que han avanzado ya.

Gracias por enseñárnosla de primera mano.
Abrazo grande.

Tawaki dijo...

Blau, es un pequeño tentempié para reponer fuerzas después de tanto trabajo, ja,ja.

Nélida G.A., las fotos están tomadas desde los autos, camino del trabajo o bien en almuerzos o cenas de trabajo. Créeme, no hay un minuto libre desde que te levantas hasta que te acuestas, pero es que dejarme con una cámara conlleva cierto peligro. Perú es un país fantástico, de gente muy amable que hay que visitar. Ojalá puedas hacerlo.

Muchas gracias a las dos por sus comentarios.