lunes, 23 de febrero de 2015

Dachau

No estaba muy convencido de publicar esta entrada, porque un campo de concentración no es precisamente agradable a la vista, pero me he decidido, entre otras cosas, porque parece, sin querer exagerar, que hemos olvidado lo que pasó a mediados del siglo pasado.    


Arbeit macht frei. El trabajo libera, es una frase que encontramos en la entrada de muchos campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial. Parece que Dachau fue el primero en utilizarla, lo que es lógico, dada su antigüedad, aunque tiene su origen en una novela publicada en 1873.    


Dachau fue el primer campo de concentración que visité allá por 1986, en un viaje que nos llevó a Ginebra, Lausana y Múnich. Es también el segundo que he revisitado, en esta ocasión en el verano de 2014. Se encuentra junto al pueblo del mismo nombre, a 13 km al noroeste de Múnich.    



Según reza la información para el visitante, el campo fue creado el 22 de marzo de 1933, después de que Adolf Hitler fuese nombrado Canciller del Reich. Al principio se trataba de un campo para prisioneros políticos.

Más de 200.000 personas fueron encarceladas aquí; 41.500 serían asesinadas, otros muchos murieron debido a las penosas condiciones en que vivían. Fue liberado el 29 de abril de 1945 por soldados norteamericanos.

Varios supervivientes formaron el Comité Internacional de Dachau, que con ayuda del Estado Bávaro, se encargó de convertirlo en un memorial

Hoy día encontramos una exposición muy completa en la que sin obviar detalles, se ha prescindido de las imágenes más truculentas. En ella se muestra  la vida de los reclusos en el campo.




En el pueblo de Dachau, en la plaza John F Kennedy, se erigió un memorial a las víctimas de las marchas de la muerte, evacuaciones masivas de los campos ante la inminente llegada de los Aliados. En la exposición podemos ver una copia.    



Se ha reconstruido uno de los barracones, pero prefiero no poner las fotos. Vemos en cambio, una de las torres de vigilancia y algunos de los monumentos religiosos.    





La parte de los crematorios fue construida en 1942, incluyendo una cámara de gas de la que no hay constancia de que fuese utilizada para matar prisioneros.    





Espero que esta entrada ayude a recapacitar a los que se acercan a los extremos, tan de moda últimamente. Hay que mirar hacia delante, pero sin olvidar nuestro pasado.    

20 comentarios:

Elena dijo...

No, no es agradable de ver, pero no está mal recordar de vez en cuando dónde hemos llegado y dónde podemos volver a llegar si, como dices, nos empeñamos en cabalgar sobre los lomos de los extremismos.

Un abrazo Tawaki.

ATENEA dijo...

Aunque no resulta agradable recordar ciertos hechos me parece un reportaje excelente que forma parte de una historia que no se debe olvidar para que JAMÄS se vuelva a repetir.
Impresionante !!!
Un abrazo !!!

Mari-Pi-R dijo...

Estuve visitando el campo Dachau, impresionante resulta su visita por la historia que encierra cada pisada y cada mirada.
Que tan solo se quede como un memorial de una época que no hubiese tenido que existir.
Un abrazo.

Alí Reyes dijo...

Qué bien que publicaste esto. Todavía están frescas las palabras del anterior presidente iraní que indicaba que el Holocausto o shoa eran solo un cuento. Pero lo peor no es eso, sino que hay gente que da lo que sea por creerlo

Tawaki dijo...

Elena, completamente de acuerdo contigo, la Historia se repite porque no aprendemos de los errores.

Atenea, a veces hay que despertar la conciencia de la gente, aunque no les guste.

Mari-Pi-R, a mí me impresionó mucho en la primera visita. La segunda sirvió para constar lo que ya sabía, que las multitudes son muy peligrosas.

Alí Reyes, como siempre que vienes por aquí pones el dedo en al llaga. Sin se tremendista ni demagógico, creo que hemos olvidado nuestro pasado.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios

Carmen O dijo...

Se me ponen los pelos de punta. No es agradable de ver una entrada así pero lo que no podemos es olvidarlo. Excelente entrada.
Un saludo

Nélida G.A. dijo...

Me alegra que te decidieras a publicarlo.
Claro que no debe ser agradable, porque recordamos y con ello revivimos lo que sucedió entonces, incluso somos capaces de ponernos en la piel de los demás (víctimas y verdugos) y claro que estremece por los primeros y clama al cielo por los segundos sin que seamos capaces de entender hasta qué punto!!!
Tus fotos son muy buenas.
A mi estas cosas me impresionan y me impactan. Son conocidas, sí, pero en teoría y vistas desde la distancia. Así que te doy las gracias por compartirlo, por darnos ese testimonio de primera mano, y acercarnos un poco más.
(Si hubiera estado allí de turista, la visita hubiera sido obligada, aunque me impactara tanto y me doliera. Es duro.)
Ojalá remueva conciencias y ojalá la historia no se repita. Que llegue la razón y el equilibrio a esas grandes masas radicales que siguen existiendo.

Un beso.

Senior Citizen dijo...

Comprendo que es necesario recordarlo y tenerlo presente para que no se vuelva a repetir, pero creo que yo no lo visitaría si tuviera ocasión.

Tawaki dijo...

Carmen O, los alemanes hacen un tremendo esfuerzo par que no se olvide esta parte vergonzosa de su Historia. Por muy triste que sea, creo que es necesario tenerla presente.

Nélida G.A., he visto dos campos de concentración, éste y otro en Francia que fue aún más impactante. Impresionan y mucho, nos remueven las tripas y nos encogen el corazón. Y eso que sólo se apuntan detalles de lo que sucedió allí.

Senior Citizen, cada uno es libre de visitarlo o no, por supuesto. Tú tienes criterio y piensas por ti misma, pero la visita debería ser obligada para otras mentes más jóvenes y maleables. Verían así lo que pasa cuando se profesan y defienden ciertas ideas extremistas. A lo mejor se lo pensaban dos veces antes de atacar a sus semejantes.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

lola dijo...

Terrible lo que puede llegar a hacer el ser humano a un semejante.

unjubilado dijo...

Debe de recordarse para tratar de que nunca más vuelva a suceder. Yo no lo visitaría, mi hija este año pasó por un par de campos de concentración, hizo unas fotos del exterior pero no quiso entrar.

El Guisante Verde Project dijo...

Ese dilema que has tenido con la entrada es comprensible. También nosotros lo tuvimos cuando publicamos hace unas semanas, con motivo de la liberación de los campos, nuestra visita a Birkenau y Auschwitz. No obstante, creo que debemos tener muy presente la Historia para no cometer los mismos errores, aunque hay ocasiones en que se pierde la fe en el ser humano, la verdad. A menudo creo que no hemos aprendido nada.
¡Un saludo!

nélida dijo...

Demasiado cielo para tanta locura!!
¿Aprenderemos?
Aquí en Córdoba, en lo que fue el Centro de detención La Perla en la época de la dictadura militar, se construyó el Espacio para la Memoria.
Allí se reclutó a miles de personas que fueron desaparecias, previo a torturas de toda índole.
Me niego ir a verlo, pero coincido que hacen falta para no olvidar, de lo que somos capaces.

Tawaki dijo...

Lola, las multitudes son muy peligrosas, parece que el poco criterio que ya de por sí tienen algunos se diluye entre la masa.

El Guisante Verde Project, sí, a veces parece que vamos hacia atrás, aunque yo pienso que avanzamos aunque sea a trompicones. Muy buen reportaje el vuestro.

Nélida, Argentina también tuvo lo suyo. La necedad y la crueldad no tienen fronteras.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Un jubilado, que casi te escapas sin comentario por mi culpa. Es comprensible que no se quieran visitar lugares tan horribles como éste. Es lo bueno, que podemos elegir, no como en otros sitios o épocas. Al mismo tiempo, y ahí está la dificultad, no podemos permitir que hechos así caigan en el olvido. Un abrazo.

Giga dijo...

Con nosotros es un lugar muy triste y trágico. Es un Oswiecim. Debemos recordar los trágicos acontecimientos, y adorarlos. ** Estamos satisfechos ocurrió con Albi. Saludos.

Blau dijo...

Tawa, hay situaciones que no se deben repetir ni olvidar.
Un besito.

Tawaki dijo...

Giga, espero poder visitar Polonia algún día y ver esta ciudad de Cracovia (he tenido que buscarlo en Internet). Si hay un pueblo que sufrió la Guerra como ningún otro, fue el polaco.

Blau, y que lo digas. Ojalá se les meta en la cabeza a quienes yo me sé.

Gracias a las dos por la visita y los comentarios.

aitor aitor aitor dijo...

Hace unos años tuve la oportunidad de visitar Dachau. Fue mi primera visita a un campo de concentracción y me atrevo a asegurar que será la última.
Nunca olvidaré el momento en que encontré a una chica llorando desconsoladamente frente a una fotografía. Cuando le pregunté si se encontraba bien, se me abrazó y me dijo que acababa de descubrir en aquella foto a su abuelo.
Jamás olvidaré aquel doloroso momento.

Tawaki dijo...

Aitor, Aitor, Aitor, te comprendo perfectamente, porque es duro ver ciertas imágenes, descubrir lo que unas personas pueden hacer a otras y, más aún si encima tenemos delante el dolor hecho presente.

Yo aún quiero ver Auschwith, porque me interesa la Historia y porque pienso que hay que recordar el pasado para que no se repita.