martes, 28 de julio de 2015

Lago de Sarnen

La mayoría de mis amigos me habían abandonado ese domingo de principios de marzo. Algunos se habían ido a esquiar, otros andaban por Madrid, pero casi prefiero hacer las excursiones solo, yendo a mi propio ritmo, sin tener que adaptarme a nadie.

Tiré de archivo y encontré una ruta alrededor del lago de Sarnen, que está a poco más de una hora en tren desde Zug.


En realidad, después de tantos viajes de trabajo, me apetecía más el plan de sofá, mantita y películas, pero me obligué a salir para aprovechar el buen tiempo y para hacer algo de ejercicio.

Sarnen es una pequeña población, situada, como tantas otras, al borde de un lago y con vistas a las montañas.




Había mirado Google Maps antes de salir de casa, a fin de evitar una zona de acampada que me haría dar un rodeo innecesario. Ni que decir tiene que, entretenido con las fotos, terminé justo donde no quería, y tuve que dar marcha atrás.    


Las vistas del lago son bonitas, aunque las imagino mejores desde el otro lado, ya que tengo las montañas a mi izquierda. Lo que pasa es que ir por la otra orilla implicaría tener el sol enfrente.    





Sigo pues por la parte este del lago mientras el sol juega a esconderse tras las nubes.    





Se supone que se puede dar la vuelta al lago en cinco horas, pero después de dos estoy cansado de andar. Me fijo en la orilla que tengo enfrente y no parece que haya estación de tren, así que dependeré de que haya autobuses. Parece que si voy hasta allí no tendré otra alternativa que terminar el círculo.    






Compruebo los horarios de la estación de tren por la que acabo de pasar hace un rato. Hay uno dentro de media hora y Google Maps estima que tardaré veinticinco minutos en llegar. ¡Qué suerte!

Como ha cambiado la vida. Quién nos iba a decir hace unas pocas décadas que tendríamos acceso en tiempo real a tanta información.

12 comentarios:

Senior Citizen dijo...

Lo que a ti te pasa en las excursiones, me pasa a mí en los museos o exposiciones, que prefiero ir sola, pararme donde quiera y pasar de largo donde se supone que me tendría que parar.

Ligia dijo...

Como siempre, unas fotos maravillosas las de tu excursión, se nota que cuidas todos los detalles, aparte de que ya se aprecia que es un lugar muy bonito. Abrazos

Amapola Azzul dijo...

Es precioso, una maravilla de paseo (y de fotos¡).

Besos, sí, la tecnología ha revolucionado el mundo de la información.
Feliz semana¡

Tawaki dijo...

Senior Citizen, creo que a los dos nos gusta llevar la contraria e ir por nuestra cuenta, ja,ja. Siempre digo que debería haber más "Giocondas" para que las masas acudan a ellas y nos dejen el resto libre a los demás.

Ligia, se hace lo que se puede a la par que intento aprender. Muchas gracias.

Amapola Azzul, me alegro de que te haya gustado.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Mari-Pi-R dijo...

Lo cierto que tu iniciativa de salir solo fue muy acertada, el paisaje es precioso y me imagino lo que debiste de disfrutar de tu gran paseo.
Un abrazo.

unjubilado dijo...

Yo en España, me gusta ir solo, o si viene mi mujer que sea acompañada de una amiga, así las llevo por donde yo quiero y en muchas ocasiones pese a que me molesto en explicar lo que vamos viendo, observo que ellas van a su aire y tengo que controlarlas para que no se me pierdan.
Por cierto, entre abril y octubre, las aguas del lago son surcadas por un barco de recorrido: el pequeño barco de excursiones, bautizado como Seestern (estrella de mar), realiza a diario hasta cinco recorridos entre Sarnen y Giswil.
También quién desee ser capitán tiene la posibilidad de alquilar un bote a pedales, a remos o con motor.
En la próxima excursión te veo dale que te pego a unos remos en un pequeño bote, pensando ¿será por allí, o ya me lo he pasado?

nélida dijo...

Precioso paisaje. Las fotografías una delicia entre tanto cielo y montañas reflejadas en el lago.

Nélida G.A. dijo...

Pues si, toda la información en tiempo real. No se te escaparía el tren, verdad? Cinco minutos de margen, mira que los hay con suerte!!

Las fotos me gustaron mucho. El lago precioso y las vistas también.
Me gustaron en especial las fotos número 6 y la 13

A veces, para estos planes, no está nada mal ir sólo porque no "tiras" de nadie y vas a tu ritmo.
Eso sí, después de tantos viajes de trabajo, no entiendo cómo te pudiste resistir a ese fantástico y maravilloso plan de manta, sofá y pelis. :-)

Bromas aparte, mil gracias por el paseo.
Abrazo.

Tawaki dijo...

Mari-Pi-R, lo bueno de Suiza es que hay lagos, valles y montañas por doquier, así que es fácil montar una excursión bonita.

Un jubilado, tendré que volver entonces, a ver si me dejan manejar el barco.

Nélida, estuve mucho tiempo esperando la luz adecuada para los reflejos. Se dieron de rogar, pero mereció la pena.

Nélida G.A., a veces me cuesta dejar atrás el sofá, pero con días así es pecado no aprovecharlos.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Atazina dijo...

Qué preciosidad de lago, no sé cómo sería por el otro lado donde daba el sol de frente pero por este es una maravilla, sobre todo las fotos donde se reflejan las montañas en el agua.
Un saludo

Mar de versos dijo...

Lindas imágenes.

Besos.

Tawaki dijo...

Atazina, aquí en Suiza abundan los paisajes así. Sólo hay que vencer la pereza y salir a buscarlos.

Mar de versos, bienvenida al mundo bloguero, espero que lo pases tan bien como yo.

Muchas gracias a las dos por vuestros comentarios.