miércoles, 23 de septiembre de 2015

Viaje por California IV

Continuamos con este resumen de nuestro último gran viaje, recorriendo parte de la costa oeste californiana. Como podéis ver, la niebla nos ha dado alcance mientras dormíamos. Es relativamente pronto y tenemos la carretera para nosotros solos.



Paramos en Salmon Creek para ver una cascada. Nuestra guía dice que sólo lleva agua hasta mayo, pero como hay que caminar poco, nos arriesgamos. El paisaje es bonito, aunque agua hay poca.


A pesar de la niebla, las vistas de la costa son espectaculares.



Seguimos viendo animales demasiado acostumbrados a la presencia humana.




Pasados unos kilómetros vuelve a salir el sol y regresan los colores del agua, de la arena y de las muchas flores.




Nos encontramos con la McWay Falls, una cascada que vierte directamente al mar. También hay preciosas calas; lástima que no tengamos tiempo para llegar hasta ellas.





La Lonely Planet nos dice que por allí se suelen ver cóndores, y, efectivamente, una pareja nos sobrevuela.


Después de hacer frecuentes paradas en los muchos miradores que hay por el camino, llegamos a Bixby Bridge, un puente construido en 1932.






Pero nuestro destino principal es Punta Lobos. Aquí la fauna es abundante. Lobos marinos, focas, nutrias, cormoranes, gaviotas, pelícanos, aves cuyo nombre no conozco e incluso un gazapo que casi piso sin querer, tan tranquilo estaba.








El sol va descendiendo y muchas aves buscan un merecido descanso mientras las playas se vacían de gente.





Dormimos en Carmel-by-Sea, porque a la mañana siguiente queremos visitar su famosa misión. Es una localidad muy tranquila con muchos restaurantes que la animan a la hora de cenar.




Dos semanas es una gota de agua. Nos hemos dejado cosas por ver en los parques, y la costa da para mucho más de lo que nosotros hicimos. La falta de tiempo fue una constante del viaje, el precio que hemos de pagar por ser meros turistas con el tiempo muy limitado en vez de verdaderos viajeros.


Próxima parada: San Francisco.

14 comentarios:

aitor aitor aitor dijo...

El tiempo siempre es el enemigo número uno del viajero.
Sobre todo porque pretendemos ver mucho más de lo aconsejable pero creo que nos pasa a todos. Cuanto más preparas un viaje, más se engrosa la lista de lugares a visitar.
A veces pienso que sería mejor llegar a los sitios y dejar que el viaje discurra por sí sólo....

De cualquier forma, las calas son preciosas y una buena ducha debajo de esa cascada en plena playa tiene que ser una experiencia inigualable.
Habrá que volver a California para recorrer esa preciosa costa.
Saludos.

Mari-Pi-R dijo...

Pues que quieres que te diga, todas me han gustado, pero las calas me han encantado.
Un buen viajes tuviste, California es variada y bonita a la vez.
Un abrazo.

Nélida G.A. dijo...

Hoy en día no hay verdaderos viajeros, como lo tienes en tu mente. O son muy poquitos.
Cuando no es el tiempo que falta, es el dinero, y cuando no la salud , o no hay fechas para el destino que quieres en el tiempo que tienes vacaciones (inamovibles) etc etc etc.
Lo cierto es que yo me conformo con ser una turista, y aprovechar al máximo el tiempo que tengo (si es que lo he podido tener) para hacer el viaje en cuestión que sea.
Además, así es como si uno abriera boca, no? La próxima , ya sabe dónde repetir y dónde quedarte más tiempo :-)

Preciosas las fotos.
Llevas razón, cuando salió el sol se notó en las fotos. Cómo me gustó esa tonalidad del agua!!

Gracias por compartir, Tawaki.
Besoss.

Ligia dijo...

Las calas son preciosas, sin ánimo de comparar se me parecen con las últimas que ví en Menorca. En un viaje el tiempo nos falta siempre y hubiéramos querido ver mucho más, pero de todas formas, tus imágenes son impresionantes y se ve que aprovechas bien todo el día. Abrazos

Tawaki dijo...

Aitor, Aitor, Aitor, últimamente estoy haciendo un poco eso, visitar los sitios sin prepararlos, pero es incluso peor, porque terminas perdiéndote cosas interesantes. Sueño con poder viajar sin límite de tiempo, pero me temo que cuando pueda hacerlo seré ya muy mayor y me faltará ilusión. No se puede tener todo. No se me había ocurrido lo de la ducha.

Mari-Pi-R, fue un viaje espectacular. Cuanto más reviso las fotos más me convenzo.

Nélida G.A., tienes razón, siempre nos falta algo, cuando no todas esas cosas que mencionas a la vez. Yo aprovecho lo que puedo, pero irse de vacaciones atado a una blackberry cada vez lo llevo peor, peo de momento es lo que toca. Siempre digo que la luz del sol es vital para las fotos, porque les da una alegría especial. Se pueden hacer grandes fotos sin ella, claro está, pero yo la prefiero.

Ligia, es que nuestro país es una maravilla en cuanto a naturaleza se refiere, y California, a pesar del desierto, se da cierto aire al Mediterráneo. Intento aprovechar todo lo que puedo, ya lo sabes.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Senior Citizen dijo...

Lo que me extraña es que, tratándose de California, no estén esas calas más aprovechadas -y estropeadas- turísticamente.

nélida dijo...

ay ay ay!!! cuánto mar, costa y playa; con las ganas que tengo de lugares así!
Precioso, nostálgico :(
:)

Atazina dijo...

Qué preciosidad la cascada vertiendo directamente al mar, y un lujo ver tantos animales.
Saludos

ATENEA dijo...

La niebla no impide disfrutar de la belleza de esos lugares, tal vez los adereza con unas notas de melancolía y nostalgia !!!
Un precioso reportaje en imágenes y en palabras. A pesar de los pequeños contratiempos espero que hayas disfrutado mucho del viaje !!!
Un abrazo !!!

Blau dijo...

Que grandes viajes te metes y que bueno que te gusta sacar muchas fotos ;-) jajaja (con doble intención)

Un beso

unjubilado dijo...

Como siempre preciosas fotos, pero me da a mi que California está algo lejos y que con el metro de Berlín no llegamos, o con el tranvía de Zaragoza.

Tawaki dijo...

Senior Citizen, hay zonas más al sur que están más explotadas, pero esta parte está muy protegida por una sucesión de parques estatales o regionales. Los estadounidenses ya tenían parques nacionales cincuenta años antes que nosotros y en un país tan grande hay de todo.

Nélida, pues imagínate yo, que tengo el mar bien lejos...

Atazina, y que lo digas, sólo siento no haber tenido tiempo para disfrutarlo con más calma.

Atenea, en todo viaje hay momentos buenos y mejores. Hay que adaptarse a las circunstancias y aprovecharlas, es verdad.

Blau, se hace lo que se puede, ja,ja. Qué culpa tengo yo de que mi cámara quiera ser protagonista.

Un jubilado, no te creas, que con la fiebre de hacer tranvías de nuestros políticos bien pueden extender las vías hasta allí. Todo depende del 3%.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

El Guisante Verde Project dijo...

Que buenos recuerdos de esa carretera, el "aroma" de los lobos marinos, el frío helador en la playa Carmel (y las sudaderas que nos compramos), y no es coña, jajaja, es un recorrido espectacular. California es inmensa, después de varios viajes aun nos quedan cosas por ver, y que sea así, de lo contrario, que aburrido ¿no?
Saludos!

Tawaki dijo...

El Guisante Verde, es que esa carretera es para recorrerla varias veces, o al menos más despacio de como lo hicimos nosotros, ya que la sucesión de calas, parques y pueblos lo merece. No me extraña que pasarais frío, nosotros tampoco tuvimos tiempo de playa precisamente, y el contraste con las temperaturas del interior era bastante acusado.