jueves, 21 de enero de 2016

Madriz

Tengo una compañera de trabajo, suiza, que habla español muy bien y que dice que su madre es de Madriz, con zeta al final, signo inequívoco de que dice la verdad. Yo le insisto en que Madrid empieza con “M” y termina con “t”.

Cuando voy a la capital de España algún fin de semana, no dispongo de mucho tiempo, así que he aprovechado las vacaciones de Navidad para, además de estar con la familia y los amigos, pasear por el Parque del Retiro, visitar exposiciones y ver mucho, mucho cine.

La mañana del 27 de diciembre amaneció espléndida, y no era cuestión de desaprovecharla. Me reencontré con este alcahuete, originario de México, y posiblemente el árbol más antiguo de Madrid.


Está en uno de los laterales del parterre, y mide unos 25 metros de alto. Se cree que fue plantado en 1630, así que se trata de un hermano menor del famoso Santa María del Tule, del que ya os hablaré en otra ocasión.


Todo el mundo estaba en el centro, de compras navideñas, de modo que el estanque lucía más tranquilo que nunca, con los árboles aún cubiertos de hojas de un marrón intenso.



Mi destino era el Palacio de Velázquez, pero en vista de que hacía sol, decidí acercarme primero al Palacio de Cristal, ese bello edificio en el que se empeñan en acoger exposiciones imposibles.




Frente al palacio encontramos algunos ejemplares de cipreses de los pantanos, una de las pocas coníferas que pueden vivir dentro del agua. Provienen del sudeste de Estados Unidos y son el árbol oficial de Luisiana. Sus raíces aéreas sólo pueden verse cuando baja el nivel del agua.



El Palacio fue construido en 1887 con motivo de la Exposición de Islas Filipinas, inspirado en otro palacio de cristal que se encuentra en Londres, en Hyde Park. La decoración cerámica de los frisos es obra de Daniel Zuloaga. (Wikipedia).




Con las fotos en el zurrón, encaminé mis pasos al cercano Palacio de Velázquez, donde pude ver una exposición de Andrzej Wróblewski que me había recomendado Nélida G.A.


Nacido en la actual Lituania, era de nacionalidad polaca, y falleció por un accidente de montañismo cuando no había cumplido los treinta años. No obstante, nos dejó un buen legado de obras, algunas figurativas, otras abstractas, en las que nos muestra los terribles sucesos de la ocupación alemana de Polonia durante la Segunda Guerra Mundial.




No es que sus cuadros estén pintados boca abajo, sino que utilizó a menudo las dos caras del lienzo, algo que, lejos de tener causas económicas, respondía a su intención de representar las contradicciones de la vida del momento.

Contrasta el colorido de sus obras con los temas tan brutales que tratan.


Otro día os hablaré de las películas que pude ver.

16 comentarios:

Ligia dijo...

Mi padre siempre nos decía lo de Madrid empieza con M y termina con T y yo de pequeña no lo entendía, ja, ja. Parece que tuviste unas buenas vacaciones. Las pocas veces que he ido a Madrid me ha encantado y me apetece mucho volver. Muy interesantes las pinturas. Abrazos

Alí Reyes dijo...

Debo reconocer que eres tremendo fotógrafo mi hermano. Gracias por estas vistas tan bellas
¡Saludos desde Venezuela!

José Núñez de Cela dijo...

No sé que tiene ese parque que a pesar de tan conocido y visitado, siempre acabo en él cuando voy a Madrí, acabe como acabe....

Saludos!

Mari-Pi-R dijo...

Posiblemente que esta primavera me daré un paseo por Madrid, así que iré siguiendo tus trazos.
Eso de los acentos es muy discutible.
Un abrazo.

nélida dijo...

Pues Madriz es muy bonita, los cuadros me encantan. El Palacio de Cristal es un sueño sacado de un cuento de hadas.¿Por qué exposiciones imposibles?
beso

Elena dijo...

Sólo decirte que hiciste bien aprovechando ese día de "compras" para pasear por este bellísimo parque.
No conocía al pintor que nos muestras, pero me ha encantado su obra, los colores me recuerdan a Botero.
Un abrazo Tawaki.

unjubilado dijo...

¡Qué tiempos en los que estuve en Madrid!, primero estudiando varios cursos para ir ascendiendo en Telefónica, luego con mis hijos paseando en barquita, por el estanque, así que me ha venido a la memoria una canción.

Nélida G.A. dijo...

Hola Tawaki.
¡Qué bien que pudieras ver la exposición! Me hizo especial ilusión saberte en el mismo sitio que yo, por tan pocas semanas de diferencia, casi un mes. Igual alguna vez coincidamos.
Qué bonita entrada esta que nos traes de Madriz (que por cierto es literal, eh? Aquí si alguna vez preguntamos "de dónde es" al notar un acento no canario porque la conversación lo lleva, cuando es de la capital nos responden Madrizzzz (yo casi lo pondría con varias zetas, prolongando con descaro. jaja) Sí, es muy simpático.
Madrid es un lugar precioso, sobre todo en otoño, invierno. Los paisajes del Retiro en esa época son más bonitos, si cabe. Con sus tonalidades ocres, la hojarasca, etc.
Me gustaron mucho tus fotografías. Todas. Siempre son muy fotogénicos los cipreses del pantano.

Yo también estuve en el Palacio de Cristal el mismo día. Me parece un lugar precioso, de cuento y ensueño. Pero esta vez había una exposición de ¿huesos? Lo pongo en interrogación porque no indagué mucho, me dio como "mal rollo" cuando vi esos huesos colgando del techo. No sé, cuestión de gustos supongo.
Yo me dirigí como bien sabes al Palacio Velázquez y no me arrepiento :-) También disfruté del resto del parque, le di una buena caminata, como para no hacerlo teniendo la oportunidad!!!! Me encanta ese lugar.

Un beso.

Senior Citizen dijo...

Esos árboles que en el Retiro hunden las raíces en el agua, en el Parque García Lorca de mi ciudad están sin agua y viven bien.

El Guisante Verde Project dijo...

Un día realmente completo. El Retiro es espectacular, la verdad es que no cansa. Nosotros cuando visitamos Madrid solemos ir al menos un día, y si encima lo encuentras así, vacio, y con ese sol... todo luce más, incluido el Palacio de Cristal que es un lugar mágico. Curioso lo del alcahuete, no lo sabía, y seguro que mis amigos madrileños tampoco, a ver si nos lucimos en la próxima visita, citando la fuente, claro. :)
¡Saludos!

Tawaki dijo...

Ligia, al principio no lo pillamos, luego da rabia ver lo fácil que era. He vivido en Madrid cerca de treinta años, y es una ciudad que me gusta mucho.

Alí Reyes, no te creas, es que fotografío cosas bellas, pero el mérito está en el paisaje, no en el fotógrafo.

José Núñez de Cela, no es muy grande, pero consigue aislarte del ruido del tráfico, y tiene sus rincones. Sobre todo, te relaja.

Mari-Pi-R, espero que disfrutes de Madrid tanto como lo hago yo cada vez que voy.

Nélida, en esta ocasión tenían huesos colgando del techo. No sé, son demasiado modernas e intrascendentes para mi gusto.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Elena, yo tampoco lo conocía hasta que me topé con él en el blog de Nélida. Lo mejor de la Navidad es que todo el mundo se concentra en el centro y nos dejan la ciudad a los demás.

Un jubilado, una canción que en realidad es todo un himno para esta ciudad.

Nélida G.A., casi coincidimos. Habría estado muy bien. Sí, había una exposición de huesos que no me gustó nada, pero es que siempre ponen cosas demasiado modernas. En cambio, la otra exposición sí que me gustó. Me gusta Madrid en los días fríos, pero también en septiembre y mayo, cuando se puede disfrutar de una cerveza en la calle.

Senior Citizen, imagino que no necesitan el agua para vivir (al menos en esas cantidades) y que se adaptan sin problema. Es más bien que la zona de donde son originarios es más pantanosa.

El Guisante Verde Project, tenéis que hacer por ver el alcahuete de Santa María del Tule. Es espectacular. Madrid es una ciudad muy agradable cuando se la conoce de cerca. Se obvian entonces los atascos y se disfruta.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Giga dijo...

Hermoso parque y el palacio. Nos complace que en el segundo palacio era un acento polaco. Saludos.

Tawaki dijo...

Giga, I would like to learn more about Polish art. So far, all I know is that you have excellent vodka. I am also keen on going to your country, I am sure that it has to be a great place to visit.

ATENEA dijo...

Madrid siempre es un buen destino. La oferta cultural e histórica al igual que el ocio están siempre presentes.
Me alegro de que hubieras pasado unos días tan agradables !!!
Un abrazo !!!

Tawaki dijo...

Atenea, y que lo digas, es una ciudad que me gusta mucho y que ahora echo de menos. Un abrazo.