lunes, 8 de febrero de 2016

Cine en Navidad

El 2015 ha sido el año en el que más películas nuevas he visto, 252, lo que en mi caso, que no paro quieto, es todo un récord. Pero la inmensa mayoría las he visionado en casa, cuando a mí lo que me gusta es disfrutarlas en el cine, en pantalla grande.

Esta pasada Navidad he aprovechado para ver unas cuantas, seis en concreto. Fue aterrizar, dejar la maleta y marchar al cine para ver El puente de los espías, de Spielberg, antes de que desapareciera de la cartelera, e hice bien, pues apenas éramos veinte en el patio de butacas. Es una película muy bien ambientada, pero hecha a mayor gloria de los estadounidenses, que no americanos. La historia es buena y está bien contada.


Han sido cintas tan diversas como Paulina, 45 años o la última de Star Wars. Las tres me decepcionaron. Las dos primeras porque no logré identificarme con los personajes, que estaban sin embargo, bien interpretados.

A la séptima entrega de La guerra de las galaxias le falla el guion, por mucho que los efectos sean buenos y la acción trepidante. Todo suena a ya visto, y sorprende demasiado poco. No es fácil retomar una historia que se remonta a varias décadas atrás, sobre todo si se presta más atención al marketing que al producto.

Me impresionó, en cambio, la actuación de Natalia de Molina en Techo y comida, aunque luego el guion nos cuente sólo una parte de la realidad, la que le interesa mostrar a los productores. Le resta algo de verosimilitud el que la protagonista sea tan buena y lo haga todo tan bien. No he visto a Inma Cuesta en La novia, pero el Goya de este año tenía nombre y apellidos.

Con pases de Star Wars cada hora y la sala de lleno en lleno, está claro por dónde transcurre el futuro de un cine convertido en puro espectáculo, en el que no hace falta pensar mucho. No seré yo quien critique los gustos del público, siempre que tengamos clara una cosa: obtendremos lo que deseemos tener, y si soñamos con una caja muy bien envuelta, pero vacía, eso vamos a conseguir.

Es algo que podemos hacer extensible a la mayoría de libros que se publican o a la televisión que nos enchufan. Allá cada uno. Por otro lado, si lo que queremos es ver las películas gratis, descargadas ilegalmente, entonces no podremos quejarnos de que las salas de cine estén medio vacías en cuanto la película no va acompañada de una publicidad agresiva. Los que dicen que el cine a cinco euros es caro son los mismos que se gastan 15 en una copa que les dura diez minutos, así que esa excusa no me vale. No es cuestión de dinero, sino de prioridades.

En el lado opuesto tenemos el Macbeth de Justin Kurzel, que no es para todo el mundo, ya que exige una atención que pocos están dispuestos a mantener. Sólo cuando la película termina te das cuenta del cuidado con el que está hecha, pero hay momentos en los que te gustaría que la acción transcurriese más rápido. No me atrevo a recomendarla, que conste.


Al final, lo mejor es que haya diversidad, pero me pregunto si seremos capaces de mantenerla o si por el contrario vivimos en una falsa abundancia de opciones.

10 comentarios:

Elena dijo...

Vaya, hoy nos hemos levantado en plan crítico, me encanta esta faceta tuya.
Yo fui a ver "El puente de los espías", y salí de la sala... cómo te diría, que ni fu ni fa, está bien pero ...como muy de Spielberg. Las demás que nombras no las he visto, pero tengo alguna en mi lista.
En cuanto al precio de la entrada al cine sí me parece caro, somos cuatro en casa cuando no cinco, y a siete euros nos plantamos de una tacada en 35€ sin palomitas ni coca-cola ni cena después. Quizá lo veo caro porque no soy de las que se gasta 15€ en una copa jajajaja...
Y en cuanto a los libros que se publican, qué quieres que te diga, demasiada mediocridad creo.
Un beso Tawaki.

Mari-Pi-R dijo...

Es una de las películas que he descargado y que espera ser vista, con esto me he animado.
En general no veo muchas películas con violencia, se me han pasado en mis gustos.
Un abrazo.

nélida dijo...

No he visto ninguna jajaja, bueno, hoy ví por cable Jinete de ballenas, te la recomiendo y también te recomiendo, aunque no la he visto El renacido o en inglés The revenant, te dejo el link
http://culturacolectiva.com/datos-que-no-sabias-de-the-revenant/

"Al final, lo mejor es que haya diversidad, pero me pregunto si seremos capaces de mantenerla o si por el contrario vivimos en una falsa abundancia de opciones."
Me voy pensando...

Nélida G.A. dijo...

Interesante entrada, Tawaki.
Te agradezco mucho el resumen, con sus puntos de vista objetivos y subjetivos.
No he visto ninguna de las películas que nombras. No compartimos gustos cinéfilos :-))) salvo que a mi también me gusta más ver las películas en la gran pantalla y que prefiero que hayan pocos espectadores en la sala.
Pero no lo mido en resultados de publicidad agresivas, o pésimas. Ni en precios por entrada, o descargas gratuitas en internet.
Cuando la peli me atrae me tiro a la piscina de la gran pantalla, y cuando me llama medianamente la atención pero siento curiosidad la veo en casa.
Me gusta el cine (como me sucede con el teatro, los libros, los cuadros...) que me diga algo, que me emocione, que me transmita cosas aunque sean irreales, durante un tiempo, el que dura la peli. Vamos, que no me deje indiferente, que capte mi atención y todos mis sentidos. Ese cine, el que emociona, es mi favorito. El género no es excluyente porque muchos pueden conseguirlo.
Besos.


unjubilado dijo...

Hace tiempo que no voy al cine, a lo sumo veo alguna película en el ordenador, pero tengo que reconocer que no es lo mismo, sin embargo tiene una ventaja, que si te cansas momentáneamente, puedes pararla darte un garbeo por la casa y volver con el bocata, el vaso de zumo o lo que te hayas preparado para seguir visualizándola.

Senior Citizen dijo...

Hace mucho que dejé de ir al cine porque no me gustaba nada de lo que veía y es demasiado caro como para estar aburrida mirando el reloj. Además, me molestan ciertas cosas ahora habituales, como la gente hablando o comiendo palomitas. Y de no ir al cine pasé a no verlo tampoco en televisión, pues estaba apagando a la mitad de la película.

nélida dijo...

Vuelvo con reflexión :)
No creo que haya falsa abundancia de opciones; sí, muchas opciones que van desde lo pésimo a los excelente matices de por medio (según nuestro criterio); por ende la diversidad sigue siendo lo mejor y mejor aún, que se siga creando. Aunque eso creado a nosotros no nos guste; seguro a otros les gusta.
beso

Julia dijo...

Me ha encantado tu post, ha sido todo un regalo mirar tu bloc. Te invito a visitar el mío.
"Al principio todos los pensamientos pertenecen al amor. Después, todo el amor pertenece a los pensamientos." Albert Einstein. Feliz dia especial y no dejeis de extenderlo a todo el año.Elracodeldetall.blogspot.com

Tawaki dijo...

Elena, lo del precio es muy subjetivo, es verdad. La de Spielberg está muy bien ambientada y los actores son buenos, a mi entender. Imagino que hemos de defender lo que nos gusta, adaptarnos a la vida moderna sin perder la esencia de las cosas.

Mari-Pi-R, ¿a cuál te refieres? Actualmente es complicado encontrar películas en las que no haya violencia. Se acabaron los tiempos de las sutilezas.

Nélida, muy mal, hay que ver más cine, ja,ja. Encuentro Jinete de ballenas, pero en alemán... El renacido la vi hace un par de días y aunque reconozco que es una película muy buena, se me hizo demasiado larga. Y eso que Iñárritu es de mis directores favoritos. Parece que tengamos muchas opciones a nuestro alcance, pero si analizamos libros, películas, etc. es todo la misma m...

Nélida G.A., es difícil que tengamos los mismos gustos porque yo veo de todo, desde una de Tarzán a una de Bergman. Por supuesto, me gusta el cine que me emociona, pero también me fijo en muchas otras cosas, especialmente en la fotografía, pero no sólo en eso. Para mí, una película es mucho más que el guión, más que una historia, y disfruto pensando cómo la habría enfocado yo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Un jubilado, una ventaja relativa, porque, al menos en mi caso, no me concentro igual. Me levanto, cojo el móvil o hago otras cosas al tiempo que la veo. En el cine no tienes escapatoria y se ven más cosas.

Senior Citizen, es cuestión de gustos. Yo creo que hay pelis muy buenas con las que pasar un buen rato. A mí me molestan más las señoras que comentan la película que los que comen palomitas.

Nélida, no sé, si vamos a una librería encontraremos desde lo pésimo a lo excelente, pero un 80% será basuray un 2% excelente. A eso me refiero con "falsa" abundancia de opciones. No digo que todo tenga que ser a mi gusto, pero sí al menos con un mínimo de calidad. Bergman y Fellini no suelen gustarme y sin embargo son muy buenos.

Julia, bienvenida, me alegro de que te haya gustado. Gracias.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.