miércoles, 28 de mayo de 2008

Morir de éxito

Me vais a permitir que os cuente hoy una historia personal. Lo hago porque creo que es sintomática de la sociedad española actual.

Hace algunas semanas conseguí mesa en El Paraguas, ese ansiado restaurante al que seguía la pista desde hacía meses. Varios compañeros de trabajo me habían alabado la calidad de la comida, haciendo que mi interés creciera aún más, porque si bien hay multitud de restaurantes en Madrid, siempre gusta probar lo nuevo, sobre todo cuando viene avalado por las buenas críticas.

Tremenda decepción. La cocina es excelente, que quede claro, que se come de maravilla, pero entre el maître y los camareros se encargaron de estropearnos la cena, que además, era de trabajo. Dudo que sepan en la cocina lo que sucede en la sala.

Por lo visto, llenar todas las noches te da carta blanca para tratar mal a los clientes, algo que subyace en la cultura española de vivir al día y de no preocuparse por el futuro. No son sólo los restaurantes, y no se maltrata únicamente a los turistas. Antes bien, es algo que tenemos enquistado bajo la piel, que sufrimos a diario y que me molesta profundamente.

Os prometo que busqué cámaras ocultas, y que ya me veía saliendo en televisión, en alguno de esos programas de bromas que tan poco me gustan. Habíamos pedido unos aperitivos, una copa de vino blanco y unas manzanillas. Al comenzar la cena, éramos cinco comensales y teníamos seis copas de agua, porque en su atolondramiento habían rellenado con agua la copa de vino blanco. Algo que puede pasarle a cualquiera, hasta aquí nada que objetar.

¿Qué haríais vosotros? Porque a lo mejor resulta que el raro soy yo. Pediríais que se la llevaran, supongo. La respuesta de la camarera, en un tono neutro desprovisto de la menor emoción, fue – palabras textuales – que la retiraría cuando la señora se la hubiese bebido. Pero esto fue sólo el principio de una larga noche llena de despropósitos, de platos descolocados y de postres equivocados, todo ello aderezado con bastante mala educación. No exagero, más bien le estoy quitando hierro a mi indignación, y tampoco quiero aburriros con los detalles.

Habrá quien valore más ser visto que comer bien o pasar un rato agradable, pero os aseguro que no es mi caso. Por lo que a mí respecta, estoy harto de hacer la vista gorda y dejar que los incompetentes espabilados se salgan con la suya.

***

El otro día fui a comprar un libro de fotografía, bastante caro, para un regalo. Visité cuatro grandes librerías y todos los ejemplares estaban dañados. ¿Tan difícil es poner uno para que los clientes lo vean y proteger el resto?

Cuando hice saber a los dependientes que no regalaría un libro dañado, se encogieron de hombros y me miraron como a un bicho raro.

Una prueba más de que les da lo mismo. Luego diremos que hay crisis y que ya no se vende.

***

Llevo varios días buscando una guía Michelin para mis vacaciones. He visitado once grandes librerías, varias de ellas especializadas en viajes y ninguna la tiene. Menos mal que estamos en época de vacaciones. Seguramente repondrán el stock en octubre y se quejarán de que no venden.

Pienso que estamos rodeados de gente apática sin el más mínimo sentido de la responsabilidad. O quizás yo soy demasiado exigente.

51 comentarios:

Isabel dijo...

no tawaki, no eres el unico, yo pienso igual que tu. tratan con malos modales y de forma idiota, y esto ocurre cada vez con más frecuencia, es como si les diese igual.
yo opino similar a ti, es mejor un rato agradable.

besitos isabel

toronterobull dijo...

En Madrid por desgracia el servicio en los bares y restaurantes cada va a peor... Se supone que con eso de las escuelas de hosteleria deberian estar mejor formados etc, etc, pero que va... Al final contratan a un "aficionado", que no tiene ni puta idea, además de no saber estar que hace que te lleves estas decepciones. Y la pena es que se esta llegando a un punto en que esta es la tónica general... Yo tambine tengo multitud de anécdotas de tratos chulescos, y poco profesionales como el que tu viviste...
Ahora vivo en Toronto y he de reconocer que aunque no todos los camareros son simpáticos es verdad que el servicio lo cuidan mucho. He tenido mis malas experiencias, pero han sido las menos...
Ya pagarán las consecuencias...

un abrazo

Gitana dijo...

Malo... muy mala actitud, yo trabajo en un bar, y los clientes tienen que ser tratados como reyes... Siempre, para que regresen...

Ese es el lema del lugar... aqui, "beben todos los reyes del mundo.."
Lastima de comida no?

Belén dijo...

Tienes razón, yo prefiero ir a una hamburguesería si hay buena compañía que a llo mas caro de la ciudad...

Tendrías que haber pedido el libro de reclamaciones...

Besicos

Abedugu dijo...

Tienes razón en todas tus protestas, creo que existe una gran dejadez a la hora de realizar el trabajo sea en el campo que sea y lo más curioso es que esas personas que realizan su trabajo con tanta apatía y desinterés, luego son las más exigentes cuando van como clientes a algún establecimiento.
Creo que en casos así hay que protestar y dejar queja por escrito porque si no, el problema será cada vez mayor.
Eso si, después de un trato como ese, se nos arruina el día.
Un abrazo

Marce dijo...

Te juro que te leia y me decia: pero este hombre esta describiendo Buenos Aires. Tal cual pasa en Buenos Aires, parece que les haces un favor por ir al restaurant porque al ser de moda y tener tanta concurrencia no te necesitan. Un horror. De la total atencion amable al turista tambien sufrimos los argentinos. te entiendo. indignada estaria yo tambien. besos

Fernando Alcalá dijo...

Ya lo decía Antonio Machado, que los mayores problemas de los españoles eran la envidia y la abulia.Ambas cosas nos llevan a unos servicios deficientes y llenos de faltas de respeto y mala educación. Es algo que no soporto, la mala educación. Estoy tan de acuerdo contigo...

Cuando yo trabajaba de cara al público, lo menos que podía hacer era poner una sonrisa en la cara y atender con toda la educación de la que era posible.

Desgraciadamente en España eso no se lleva. Y no veas lo que me jode.

juan rafael dijo...

Me hacen falta clientes como tú ;)

Mara dijo...

Has probado a buscar la guía en el corte inglés? Seguramente esté allí. Y si tan mal fue la cosa en el restaurante, ahora recomendad ustedes que no vaya nadie. El boca a boca es a veces más efectivo que la publicidad.
Besotes!

demetrio dijo...

Yo creo que gran parte del problema viene dada por la actitud de muchos empresarios: les interesa sólo el beneficio, el resto da igual. Pagan poco a los empleados con lo que estos, mayoritariamente optan por pensar: a mí me la pela
Otros exigen pero no pagan con lo que el trabajador curra quemado lo que se traduce en un mal servicio. Por supuesto, tb está el trabajador "destrabajador" De estos tb hay a patadas...
En fin, que sí, que el cutrerío está a la orden del día así nos va...

nélida dijo...

Tawaki, antes que nada gracias por ofrecer tu ayuda. Respecto a tu post, sufrimos de apatía, de desidia, indiferencia, ¿tan eternos e inmortales nos creemos? y creo que eso tiene que ver con no hacer las cosas, con tan siquiera una pizca de amor de cariño, de entrega. Estamos tan ocupados mirándonos el ombligo, que se nos olvida el resto, y es que pasan tantas cosas?! En fin no todo lo podemos solucionar, pero creo que desde el pequeño lugar en el mundo de cada uno, algo podemos aportar, para no dejar que nos gane tanta maldad en todas sus variantes!! Te dejo un fuerte abrazo!!

Antero dijo...

la solución es fácil, no volver a donde te tratan mal. No me gustan los lugares donde tienes que estar pendiente de los camareros, cuando voy a un bar es para disfrutar y pasar un rato agradable con la compañía, no para estar detrás o pendiente de los camareros.

Isabel dijo...

Igualmente pienso yo, sobre todo porque hace poco viví una situación semejante en un restaurant. Al final, la dueña mismo tuvo que venir a poner orden y a resarcirnos de manera educadísima por lo mal que sus empleados nos atendieron.
Creo que alguno cayó despedido, pero seguramente tampoco le importó.
Besos.

Yolanda de Odiseas dijo...

No, Tawaki, no eres exigente. Pienso que Todos deberíamos exigir así, y no conformarnos con esta sociedad tan corta de miras, que tan sólo vive a muy corto plazo... :((

Un besico de Yolanda!

lola dijo...

Hola,
esto que comentas aquí, el otro día lo hablaba con Julio y es que la gente últimamente se ha vuelto muy "pasota" vas a una tienda y muchas veces los empleados te ignoran por completo. Yo he trabajado de cara al público y siempre nos decían que debíamos preguntar y si el posible cliente decía que sólo estaba mirando, alejarnos pero estar atentos por si quería preguntar algo. En los restaurantes más de lo mismo, hemos dejado de ir a algunos por el servicio tan malo. Pero es que últimamente todo el mundo parece que está de mal humor. En fin, espero que se recupere la cordura.
Un saludo,

Cyllan dijo...

Mmmm es lo que yo digo siempre, yo creo que el problema es la falta de especialización. Los dependientes y los camareros deberían saber su oficio, igual que yo sé el mío, para poder realizarlo correctamente. Aunque lo del pasotismo también pasa, no hay ni ganas de aprender.

Tawaki dijo...

Isabel, es como una espiral de peor servicio - peor sueldo - peor servicio. Y pagamos los clientes. Un beso.

Toronterobull, acabo de volver de Londres y todo eran sonrisas. Un abrazo.

Gitana, es cierto que en la hostelería los sueldos y las vacaciones están muy mal, pero si no ponemos interesés mejor nos dedicamos a otra cosa, ¿no crees? Un beso.

Belén, se salvaron porque teníamos invitados, pero si me llega a pillar a mí sólo... Un beso.

Abedugu, en general, cuanto peor eres, más protestas. Es una verdad como un templo. Un abrazo.

Marce, ya ves que pasa en muchos lugares del mundo. Aquí en Madrid están muy mal acostumbrados. Un beso.

Fernando, y por ese orden. Yo entiendo que se pueda tener un mal día, pero se tiene a solas, cuando no te ve nadie. Un abrazo.

Juan Rafael, generalmente soy bastante respetuoso, pero es que hay cosas que no alcanzo a comprender. Un abrazo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

angela dijo...

Tawaki, totalmente de acuerdo contigo, totalmente de acuerdo en todo.A mí me ha ocurrido muchas veces de sentirme mal por no decir lo que sentía en momentos muy parecidos a los tuyos, incluso te miran como si tú fueses la rara... la que no aguanta nada o que eres de otro planeta...¿ Sabes lo qué creo Tawaki? Que los indecorosos son ellos por no tener idea de lo que es saber estar... o lo que es saber envolver un regalo... como a mí me ha pasado hace unos días... Tranquilo que aún quedamos gente que pensamos como tú. Que tengas un buen fin de semana.Un abrazo.Angela

Tawaki dijo...

Mara, la he buscado en tres Corte Inglés, en dos no la tenían y en el otro me fui harto de esperar a que me atendieran. El boca a boca funciona, pero es demasiado lento. Un beso.

Demetrio, parte de la culpa la tienen los emprearios, pero el que da la cara es el empleado. Yo creo que si no te gusta el trabajo, o el sueldo, o las vacaciones, lo que tienes que hacer es otra cosa, pero no pagarlo con el cliente, que ese no tiene culpa de nada. Un abrazo, amigo.

Nélida, buena forma de orientarlo. Sí nos creemos inmortales, por eso la nefermadad y la muerte nos sigue sorprendiendo tanto. Un beso.

Antero, tienes razón, pero es una lástima que cocinando tan bien, sirvan tan mal. Un abrazo.

Isabel, eso pasa cuando la dueña está, que no es siempre. Imagínate la cantidad de clientes que se pierden todos los días. Un beso.

Yolanda, de hecho soy demasiado paciente. Con gente así no vamos a ninguna parte. Un beso.

Lola, ojalá se recupere, pero yo creo que vamos de mal en peor. Ya no quedan profesionales. Un abrazo.

Cyllan, comprendo que sea un trabajo duro y mal pagado, pero si decides hacerlo hay que ser bueno. Al menos esa es mi opinión. Un beso.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Ángela, que casi te escapas, me tranquiliza saber que no soy el único. Ojalá hubiese más profesinales, orgullosos de hacer bien las cosas. Un beso y que lo pases estupendamente tú también.

Bohemia dijo...

Yo también veo eso que tu dices, lo veo en multitud de comercios, bares, restaurantes, cafeterías, en oficinas, en bancos, en Correos...cuando te topas con alguien que hace bien las cosas, que es amable y que es competente hasta te sorprende...

Un saludo

Sylvia Reguero dijo...

Por desgracia lo raro es toparse con gente profesional ,cuando es así no queda más remedio que decirselo y agradecerselo ¡ Yo tengo un marido terrible que no pasa una....

PIER BIONNIVELLS dijo...

Se que en los bares casi siempre te tratan fatal tambien por la cantidad de personas. y no pueden esmerarse .. pero en los resturantes siempre tengo suerte de que el ambiente sea de primera y que me atiendan como dios manda!..
Porque si yo me gasto una pasta en una cena. es porque tiene que valer la pena!..
Se que soy muy exigente.. pero bueno para eso estan. para atender al cliente lo mejor posible.

abrazos.

ISOBEL dijo...

creo que es un mal general, la falta de educación y respeto, muchos derechos y pocos deberes... y luego la falta de luces, besitos

Trapiello dijo...

Tienes toda la razon,en cuanto a los libros yo tengo una amiga que tiene una libreria y los cuida como si fueran sus hijos,pero no se si los manda por correo,si te interesa le pregunto
Un besazo para el Indiana Jones de la red!!!

Izel dijo...

No creo que seas exigente... Más bien la gente, en general, es (somos) poco rigurosa en lo que hace...

JuaKo! dijo...

Pues que bordes por Dios! Recuerdo una vez que a mi me pasó una vez algo parecido. La equivocación de los camareros era reiterativa, por tanto ya no pudimos más y nos quejamos. El resultado: solo nos cobraron el agua.
Aunque no creo que esa sea la solución, lo mejor es que no hiciese falta quejarse.

rajo de luz dijo...

He tenido experiencias similares a las tuyas las pocas veces que he ido a algún restaurat en Vigo, tienes mucha razón en tu post, yo para no enfadarme y pasar un mal rato prefiero comer en casa. El tema está en que la gente parece cansada de todo y no le pone ilusión al trabajo( porque lo que gana de casualidad le alcanza para vivir) en fín todo es una cadena, una cosa lleva la otra,un error lleva al otro. La crisis está y se siente tan sólo mirando a las personas caminar por las calles.
Perdona, me he extendido pero es mi opinión.
Un besiño.

carmen dijo...

Creo que hay que diferenciar entre dueño y personal...como dice mi padre "si no te duele, je m'en fou!!" No, no suele haber profesionalidad en el sector servicio,ni en Madrid, ni en Murcia.
Y por supuesto comporta plenamente las palabras de Isobel " falta de educación y respeto, muchos derechos y pocos deberes... y luego la falta de luces..."

Un bso

Manderly dijo...

Ya sabes que cada uno cuenta la feria según de va y que no a todos nos gustan las mismas cosas.
No todo lo que nos importa en un restaurante es la calidad de sus productos, pienso que tiene que ser 'todo' ya que sino lo uno puede defraudar a lo otro y al total.
Es una lástima ya que como dices al cocina es excelente. Después de tus palabras a mi no me entran ganas de probarla.
Chao

Almatina dijo...

Completamente de acuerdo.

La desprofesionalización del sector de Servicios, y la falta de cultura al cliente, hace que, junto a los bajos sueldos y la escasa educación de mucha gente, espcialmente joven, acostumbrada a vivir segun sus propias normas, al margen de los protocolos básicos del profesional respeto, caiga en picado la satisfacción del cliente.

Que normalmanete, lo único que quiere es un rato agradable con los amigos o hacer una gestión ordinaria sin tener que sufrir un colapso.

Esa era mi especialidad antes de venirme a Murcia.
Los clientes se fidelizaban solos, yo personalizaba un trato profesional bastante regular, y era muy exigente con los empleados resepcto a las normas de cortesía. Pero tampoco permitía a los clientes que maltraran a la gente que trabajaba, eso es así de claro. Pasamos de ser la última filial a la 1ª por delante de Barcleona, ya ves, sólo por eso.
Coordinaba lo mejor del sector, una pena que por razones ajenas a mi voluntad, tuviera que venir a esta ciudad de provincias, que es un mundo aparte.
Aqui ni se molestan en atenderet, no hay tanta falta de educaión porque básicamente pasan de ti, te ponen lo que les da la gana y si no quieresno vuelvas, s un mundo echo por y para ellos.

Es una pena, la sociedad se ha deshumanizado demasiado en el trato a los demás, y creo yo que es gratuito y necesario para todos estar en un ambiente agrdable donde la gente se sienta feliz de estar ahí compartiendo un momento.

Por eso siempre tenía lleno de gente cualquier sitio al que iba, ves, eso echo de menos el trato al público, claro que tambien hay que ver que el cliente de ahora, tampoco es e mismo de antes.
Exigente, maleducado y con prisas.
Tal servico para tal público, lástima por la gente anormalmente normal.

Saludos gatunos!!

Piri - Mi taller de manualidades dijo...

A nosotros nos paso´, que estuvimos esperando mucho rato en la mesa y cuando ya ceimos oportuno decidimos marcharnos. casi a pie de coche vino a buscarnos el dueño del restautante.
CONCLUSION. los maleducados eramos nosotros, ( encima que no armamos ningun jaleo) y la gente no miraba, como si encima hubieramos echo algo ( ellos que tenian mesa, claro)
El problema no es Madrid, ni ni..... el problema es todo, es una rueda o más bien una pelota que cada vez se hace `´as y más grande. unos callan, otros no hacen, otros no pagan otros no cobran, en fin que haremos?..
Viajero mira mi blog si te da tiempo y dime si sabes donde he estado.
guapisimo tus reportajes, algunos sitios ya los he visitado, otros espero ir
hasta pronto

los retales de Luisa dijo...

Comprendo qué hay muy poca gente competente para el trabajo de hosteleria pero tambien entiendo qué la gente podemos ser tambien un poco impertinente ,no digo qué sea tu caso pero si el de mucha gente .Un saludito Tawaki.

Y en cuanto a la de viajar yo tambien puedo llegar a ser muy tiquismiquis ,me gusta patearlo todo ,mirarlo todo ,contrastarlo todo ,por eso me hace gracia qué dijeras qué tu tienes tu aquel para los viajes ....En fin de todas maneras siempre nos quedará Paris ....ah no ,quise decir el blog .Un besito

whitepawn dijo...

Di que sí, que hoy en día los gandules, los vagos y los dejados son los que triunfan, y encima luego tienen el morro de quejarse, como dices, si no venden o si hay crisis.
Como dice mi buena madre y mi difunta abuela antes que ella, "los vagos trabajan dos veces".
Si quieres comer bien y pasas por Murcia: La Cerdanya.
No te arrepentirás, lo garantizo.

Raquel dijo...

A mí también me pondría de los nervios todo eso. El respeto básico se lo saltan por ahí. ¿Tan difícil es que te den lo que te corresponde?

Un abrazo

leo dijo...

Poco más puedo añadir después de lo dicho. La excelencia profesional es algo que brilla por su ausencia. En todos los oficios, sospecho.
Por otro lado, y si no lo digo reviento, yo me habría bebido el agua antes de que me cambiaran la copa. Es lo que tiene ser cutrecilla.

Noel dijo...

Yo venía a darte las gracias por participar en nuestro intercambio Presume de Ciudad, pero después de leer tu post, te digo que llevas razón de principio a fin, v¡me he visto en situaciones similares y no sé como consiguen que te sientas como el raro de la película, anda que no queda camino por delante! Bs

Patry dijo...

Jajaja tienes razón la gente es una borde,pero por ambar partes.
Mira yo trabajo de cara al público, soy dependienta en una perfumería y no lo llevo mal porque trabajo pocas horas a la semana, pero mis compañeras que tienen jornada completa, te aseguro que estan estresadas en el trabajo por como nos tratan muchos, muchos clientes.
No digo que fuera tu caso, esta claro que los camareros de ese restaurante no saben como tratar a los clientes, pero es cierto que muchos clientes tampoco saben respetar a los dependientes/camareros...En fin, que falta educación por todas partes y no sé a donde vamos a llegar.

Un besote.

ktheryn dijo...

No eres exigente.. como consumidores y dueños de nuestro dinero, q con esfuerzo conseguimos, y co n el cual pagamos un SERVICIO O PRODUCTO, estamos en el derecho de recibir por ese dienro lo que buscamo.
Como ejecutiva de marjeting siempre he dicho que la diferencia no esta en los productos sino en el servicio al cliente...
infortunadamente en algunos paises esa cultura no existe, motivo por el cual pasamos contratiempos como esos.
cuando a mi me pasa, no me voy sin antes hablar con el dueño, gerente o administrador del local, y ojala delante de gente hago el comentario para generar malestar colectivo...
con eso me siento muchismo mejor...
por lo menos le pongo un sabor dulzon, al momento amargo q me hacen pasar.
Besos

Antiqva dijo...

Ocurre que la profesionalidad en el trabajo es algo que se ha perdido.

Al igual que los niños pegan a los maestros, o los pacientes a los medicos, los profesionales de cualquier sector, que son cualquier cosa menos profesionales, tampoco estan a la altura.

Y eso se nota en la hosteleria, pero se padece igualmente en cualquier otro sector.

Eso es todo.

Nadie se toma ya el interes preciso por nada.

Y asi nos va.

Un abrazo

Tawaki dijo...

Bohemia, es verdad, la excepción debería ser la regla. Un abrazo.

Sylvia, tu marido hace bien. Hay que parar la incompetencia como sea. Un beso.

Pier Bionnivells, sobre todo si es un restaurante de los caros. Se supone que pagas para pasar un rato agradable, no para pelearte con los camareros. Un abrazo.

Isobel, suscribo cada una de tus palabras. Luego son los que más protestan, además. Un beso.

Trapiello, al final compré otro libro, pero gracias de todas formas. Lo de Indiana lo dices por la edad, ¿no? Besos.

Izel, a veces creo que soy un bicho raro. Me tranquiliza ver que no. Un beso.

JuaKo, nosotros les dijimos que tomábamos nota. De hecho teníamos reserva para otro día y no volvimos. Un abrazo.

Rajo de luz, lo de comer en casa es buena idea, pero cuando se trata de una cena de trabajo hay que salir y conviene que la gente se lo pase bien. Yo creo que la crisis no ha hecho más que empezar, y no te preocupes por la longitud de tu comentario. Es un placer saber lo que piensas. Un beso.

Carmen, generalmente el dueño actúa de otra forma, por la cuenta que le tiene. Otra cosa es un personal que está lleno de carencias. Un beso.

Manderly, para más inri, el restaurante es asturiano. Los dueños tienen otro en tu tierra. Una lástima, porque no hay muchos asturianos buenos en Madrid. Un beso.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Almatina, es cierto que muchos empresarios contratan a gente sin experiencia y les pagan poco, pero el cliente no tiene culpa. Si están descontentos deberían ir contra quien les explota. Yo creo que el problema reside en que les importa muy poco lo que hacen, porque en esta sociedad no se premia lo suficiente a los que lo hacen bien. Un abrazo.

Piri, bienvenida por aquí. Ya he visto que perteneces a la secta del patchwork, ja,ja. Miraré a ver si lo averigüo. Un abrazo.

Luisa, pues sí, hay mucho cliente prepotente por ahí suelto, pero me tengo por alguien que suele respetar a los demás. Viajaremos, seguro. Un beso.

Whitepawn, tomo nota. Comí muy bien por ahí, pero no recuerdo los nombres. Parrilladas de verduras, calderos, pescado... Todo muy bueno. Un abrazo.

Raquel, parece que más que difícil es imposible. Yo que me enorgullezco de ser español, creo que ahí cojeamos bastante. Un abrazo.

Leo, pasa en todas partes´. Sólo he puesto un par de ejemplos y sin extenderme todo lo que habría querido. Un beso.

Noel, gracias a vosotras, que formáis una comunidad fantástica. Yo colaboro con lo que puedo. Un beso.

Patry, tienes razón en que hay mucho cliente impertinente, pero no creo que fuera el caso de ninguno de los que estábamos allí esa noche. Vamos muy mal. Un beso.

Ktheryn, tú lo has dicho, hay infinidad de restaurantes y de librérías, y de todo. Yo ahora camino un poco más para comprar el periódico y es porque me tratan mejor. Tan simple como eso. Un beso.

Antiqva, ya no hay educación ni profesionalidad, ni saber hacer. Puede que las nuevas generaciones no lo echen en falta, pero los que hemos sido atendidos con una sonrisa no nos resignaremos tan fácilmente. Un abrazo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

GLORIA dijo...

NO, NO ERES EXIGENTE, ES SIMPLEMENTE JUSTICIA.
SI ESTAS PAGANDO, LO MÁS LOGICO ES QUE RECIBAS UN BUEN TRATO, SI ESTAS COMPRANDO ALGO, LO LOGICO ES QUE ESTE EN PERFECTO ESTADO. HE COMPRADO LIBROS DE SEGUNDA O TERCERA MANO EN CONDICIONES IMPECABLES, ¿PORQUE NO EXIGIR IGUAL DE ALGO NUEVO?

PREFIERO IR A UN LUGAR MENOS SOFISTICADO O DE MENOS FAMA, PERO QUE SEAN EDUCADOS. TE ESTROPEAN LA NOCHE.

Frabisa dijo...

Querido, amigo, no, no eres tú el raro, creo que eres como se debe ser.

Uno sabe perfectamente lo que ha de esperar de una tasca y lo que te han de dar en un restaurante de cierta categoría. Como a ti me gusta probar sitios nuevos, de cierto estilo y cuando voy no solo espero una buena comida, también espero un buen entorno, que no haya ruidos, que esté todo impecable y que la atención esté a la altura. Me he quedado atónita con lo que has contado. Menudo futuro les espera porque la competencia es dura y oye el boca a boca, funciona ehhhh.

un beso

Tawaki dijo...

Gloria, completamente de acuerdo, al final estos sitios con tanta fama se olvidan de cómo llegaron a lo más alto. Un abrazo.

Frabisa, tú lo has dicho, cada sitio tiene un precio y unas características diferentes. El servicio (y otras cosas) deberían ir en consonancia. Un beso.

Gracias a las dos por vuestros comentarios.

Yo! dijo...

Hola amigo, qué te puedo decir, te escribo desde un país donde todo sucede y lo que te pasó es el pan nuestro de cada día... culpa de la situación económica, culpa del stress..no se pero yo tampoco soporto esas actitudes, todos tenemos problemas y si los trasladamos a todos lados imagínate la cadena de malestar. El asunto es que hay gente que no entiende que no es solo el producto sino el servicio, el servicio tiene un peso tan importante que de él depende la pérdida de un cliente pero muchos empleados lo ignoran porque no son los dueños y parece no dolerse. Qué haría yo? Mando a llamar al gerente y sin hacer escándalo le canto las cuatro con respecto al servicio, si es serio acomoda la situación.. ya lo viví en un negocio de comida rápida. Besitosss!!

GEA dijo...

Tawaki, certero y contundente tu relato. Vivo en Montreal y he tenido experiencias positivas y negativas.

Entre las últimas, la de la semana pasada. Nos instalamos en la terraza de un bar con amigas una tardecita. Nos reunímos para pasar un rato agradable y conversar. No había mucha gente. A una de ellas le trajeron una bebida que no había pedido. Cuando reclamamos, la moza nos puso mala cara y tardó veinte minutos en reemplazarla por la correcta.

Mi humilde opinión es que la desprofesionalización en el área de la gastronomía y el turismo (como en tantas otras), es un fenómeno global y que tiene que ver precisamente con la individualización feroz de este tiempo que nos toca vivir. El OTRO no importa, mejor lo ignoramos. Si molesta, lo neutralizamos, lo escondemos o peor aún, lo agredimos.

Ana dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Recuerdo en un bar del aeropuerto del Prat cuando me senté en una mesa (todas estaban sucias) llena de migas, llegó la camarera y nos hizo el pedido...Acto seguido pensé que volvería para limpiar la mesa y luego servirnos la comida..pues no..Empezó a dejar cosas sobre la mesa sucia. Cuando le pedí por favor si podría limpiarla antes su respuesta fue:
-Es que tendría que ir a por una balleta..

Uff..y como esa miles de anécdotas.
En hostelería y en muchos otros campos las cosas ya no son lo que eran. Quizás la gente no se implica en su trabajo porque sus sueldos son ínfimos y están desmotivados..quien sabe.

Un abrazo tawaki

Tawaki dijo...

Yo!, tienes razón, como no son los dueños no les imorta nada. Teníamos que haber pedido el libro de reclamaciones, pero en alquel momento sólo pensábamos en marcharnos. Besos.

Gea, es verdad, es algo que se sufre en todas partes, pero cuando el restaurante es caro y uno tiene una cena de trabajo aún duele más. Besos.

Ana, se escudan en que cobran poco y no se dan cuenta de que si fueran mejores profesionales les iría mucho mejor. Un beso.

Gracias a las tres por la visita.

luz de gas dijo...

Efectivamente, no eres el único harto; harto de que te tomen el pelo, harto de que te falten al respeto alegremente con todo lo que ello tiene de amplio en su expresión.Y además, viéndolo cómo lo más normal del mundo. Pero si, también yo me voy hartando cada vez más de aguantar y cada vez más rápidamente. Lo que traerá y en muchos lugares ya se ve, es una anunciada decadencia de lugares. Simplemente ,se lo ganan. Saludos Tawaki

Tawaki dijo...

Luz de Gas, es desesperante, y vamos de peor en peor. A mí me molesta mucho la falta de educación y de profesionalidad.

Un abrazo.