domingo, 20 de septiembre de 2009

El sabor de los días

…y la felicidad de las pequeñas cosas.

Entrada perpetrada en una servilleta hace ya varios meses…

En una cervecería de Madrid, en mi mesa de siempre – tan cercana a mi piso que las malas lenguas insinúan que lo elegí por su cercanía – disfruto de una cerveza holandesa de alta graduación; una de las seis verdaderamente trapenses que quedan en el mundo.

Estoy acompañado por un buen libro mientras espero a los amigos. Esto es vida. No hace falta mucho más para tocar con los dedos la felicidad de las pequeñas cosas. Algún día os hablaré de mi pasión por la cerveza, que hoy no hay tiempo.

Hoy prefiero referirme al libro que leía en ese momento,
El sabor de los días, que me regaló una amiga. Su autor es Juanan Urkijo, Dedalus para los bloggeros que seguimos sus escritos desde hace tiempo en El Alféizar.


No quiero desvelar nada del relato. Sólo diré que me encantó, que lo recomiendo encarecidamente y que esta vez no podemos usar la manida excusa del precio, porque es muy asequible. De todas formas, podéis haceros una idea más objetiva de su manera de escribir echando un vistazo a su blog. Mejor os dejo una sinopsis:


Cuando Terenci Poquet se trasladó a Barcelona para preparar sus oposiciones, no podía siquiera imaginar que comenzaría a recibir unas anónimas cartas de amor, tan enigmáticas y sorprendentes que terminarían absorbiendo su voluntad y su tiempo. Tras iniciar una pedestre investigación, en la que el azar le irá tendiendo toda suerte de emboscadas, Terenci se verá atrapado una y otra vez en su propia peripecia vital y no conseguirá sino regresar al mismo punto del que partió: la realidad de su hermética y anodina existencia, reflejada en un espejo extrañamente fragmentado.


Juanan, no nos dejes así, hombre, escribe algo más.

24 comentarios:

Natacha dijo...

Gracias por la recomendación. Desde luego, lo leeré.
Un beso, corazón.
Natacha

Blau dijo...

Tawaaaa, eso digo yo, esto es vida!

Un beso

Abejitas dijo...

Otro pa la lista de lecturas.

Besitos de miel.

SilviaE.D. dijo...

Hola Tawaki!
Hay un dicho por acá..."si el rio suena, agua trae"...eso con respecto a la cerveceria...jaja!
Las pequeñas cosas son las que traen felicidad, eso sin duda alguna. Parece muy interesante el libro, pero veo dificil encontrarlo desde este lado.
Un beso!

Belén dijo...

Me apunto el título y te cuento, si lo consigo, claro está...

Besicos

isobel dijo...

a mi me acompaño este verano, eso si nada de cerveza trapense, una mahou a la sombra de la parra, besillos

Isabel dijo...

Buena recomendación. Cuando voy a Madrid, también son deliciosas las veladas con los amigos en una cervecería de cerca de la Plaza de España. Cerveza, laconera y conversación amena con quienes quieres... eso es felicidad. Besos.

Cyllan dijo...

Juanan es un amigo inestimable. Tengo aún pendiente la lectura de su novela.
Leer bebiendo cerveza? Mmm. Nunca se me hubiera ocurrido. No me apetecen esas dos cosas juntas, no me pegan vaya.

Dédalus dijo...

Amigo Tawaki: Hoy al abrir el correo, le ha faltado tiempo a una paisana tuya para advertirme que habías mencionado "El sabor de los días" en tu página. No sé hasta qué punto podrás imaginar la enorme ilusión me ha hecho saber que la novela que con tanto esfuerzo y dedicación llegué a escribir ha acompañado deliciosos momentos como el que relatas en tu entrada. Es algo que me colma, más allá de lo que a mí mismo hace unos meses me cabía imaginar. Decía Paul Éluard: "Después de todo, no soy sino la persona que habla. Pero, ¿qué habla a quién?" Siempre he pensado que cualquiera de nuestros actos, por intrascendentes o relevantes que parezcan (hablar, besar, pintar, abrazar, escribir, sonreír...) permanecen inacabados si no hay quien los complete. Es lo que da sentido a la comunicación, a la creación humana, ¿no te parece?

Gracias por este enorme detalle, Tawaki. Gracias por dar sentido a lo que hice, por estar ahí... y por "completarme".

Un estrecho abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Gratísimo, me encanta la cerveza...
Y esos buenos momentos son la sazón de la vida.
Tendre en cuenta el título.

Cariños

cruz dijo...

sabes... estaba convencida de leer el libro, ahora mas todavia, si me permitis los dos (y perdon por la intromision) porque creo que lleva razon en las palabras de agradecimiento que te dedica. gracias por la recomendación tawaki.

ahh! tenemos la misma pasion por la cerveza, pero esta con las amigas, el libro lo leo en casita.
Bsos.

dintel dijo...

Me he apuntado el libro. Por cierto, siempre llevo una libreta, estaba harta de las servilletas.

Sylvia Reguero dijo...

Si es buena y barata , mejor ¿no?
Que detalle que te la regalaran .
Aunque soy fiel seguidora de Juanan aún todavia no la he leido.

Raquel dijo...

Me encanta cómo escribe Dédalus. Anoto el libro.

angela dijo...

Tawaki, es una de los blogs que más admiro por su prosa y la manera de narrar que tiene, sabía de él y de esa gran amiga que es tuya y mía. Espero que tus jefes se calmen con la llegada del otoño y te dejen ver la caida de las hojas desde la ventana aunque sólo sea un ratito.Un abrazo. Angela

Qalamana dijo...

Sí que comienza bien, sí... lo añadiré a la lista!

Y muy bueno también lo que escribes sobre la felicidad en las pequeñas cosas: se nos suele pasar por alto algunas veces!

Tawaki dijo...

Natacha, seguro que te gusta, se nota que está escrito con corazón. Un beso.

Blau, de eso sabes un montón. Vaya juergas que te pillas. Un beso.

Abejitas, vale, pero dale prioridad. Besos.

Silvia, con amigas como tú, quién necesita enemigos, ja,ja. Un beso.

Belén, estoy seguro de que no te arrepentirás. Un beso.

Isobel, bueno, la Mahou es muy buena cerveza, y lo d ela sombra de la parra promete. Un beso.

Isabel, no será una que hay en la Plaza de los Cubos... Sería curioso que hubiésemos coincidido. Un beso.

Cyllan, pues no está nada mal. Deberías probar, aunque supongo que yo soy más solitario que tú. Un beso.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Dédalus, es lo que tiene tener tantos amigos, que más pronto que después alguien te avisa.

Se nota que has puesto el alma en el libro. Es algo que llega a los que no te conocemos personalmente.

No sé si te habré completado, francamente, pero te aseguro que me hiciste pasar muy buenos ratos. Un abrazo.

Abuela Ciber, date una vuelta por su blog. Creo que muestra la excelente persona que hay detrás. Un beso.

Cruz, tendremos que intercambiar referencias de cerveza, entonces. Y nada de entrometerte, todo lo contrario. Un beso.

Dintel, con todo lo que lees, necesitarás un cuaderno bien gordo.

Sylvia, pues no sé a qué esperas... Unbeso.

Raquel, no eres la única, me parece...

Ángela, todo termina por calmarse, incluso la vuelta de vacaciones. Un abrazo.

Qalamana, ese es uno de los secretos de la vida, pero qué te voy a contar a ti... Besos.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios

Frabisa dijo...

Si tengo ocasión de comprarlo, lo leeré.

Gracias por la recomendación.

un beso.

nélida dijo...

La felicidad de las pequeñas cosas, cuántas veces nos la perdemo, no?
El libro parece interesante!
Un viva! a las servilletas, que siempre nos salvan!
Besitos

Serrano-chan dijo...

Gracias por tu recomendación,será el siguiente que me compre y te diré que me parece,como ahora leo más que coso,no creo que tarde demasiado.Un beso.

Neli dijo...

Tomo nota, Javier.
Parece interesante, gracias por compartirlo.
Lo de la servilleta.....muy simpática anécdota y es que las ganas de expresar sobre papel algo vienen cuando menos lo esperamos y sin avisar. Es así.

Besos.

Isabel Romana dijo...

Verdaderamente nos pone la miel en los labios…Tratare de hacerme con ese libro. Besos, querido amigo y gracias por tus siempre afectuosas palabras y buenos deseos.

Tawaki dijo...

Frabisa, lo tienes que pedir por Internet o bajártelo en pdf, porque no lo tienen en las librerías. Un beso.

Nélida, eso de las servilletas me ha dado una idea. Las pequeñas cosas son las que construyen las grandes. Un beso.

Serrano-chan, leer no es mala cosa. Espero que lo de no coser no sea por la mano. Un beso.

Neli, a la servilleta le tengo previsto un homenaje que publicaré un día de estos, porque se lo merece. Un beso.

Isabel Romana, es un buen tio, con la cabeza sobre los hombros. Y además escribe bien. Un beso.

Muchas gracias a todas por vuestros comentarios.