lunes, 1 de agosto de 2011

Bernini

Uno de los alicientes de volver a Roma era ver de nuevo las fabulosas esculturas que hay de Bernini en Villa Borghese. A mi parecer, son las mejores del mundo y nadie ha sabido plasmar la carne en una pieza de mármol como él.

Por desgracia, no me dejaron hacer fotos dentro de la villa, así que la mayoría son de Internet.

Villa Borghese se encuentra algo apartada del centro, en medio de un parque de dimensiones nada desdeñables y requiere de reserva previa para su visita. Si bien hay que molestarse en llamar, también podemos verla con menos aglomeraciones.

Son varias las esculturas de Bernini que podemos ver allí, todas en el centro de las salas, por lo que podemos rodearlas y admirarlas desde todos los ángulos.



Apolo y Dafne es una de mis favoritas. Fue creada a petición del cardenal Scipione Borghese cuando Bernini contaba 24 años y muestra a Dafne convirtiéndose en laurel mientras escapa de Apolo. Parece imposible que se pueda trabajar el mármol con tanta delicadeza.

Un año más tarde, el mismo cardenal encargó esta otra escultura de David en el momento de lanzar la piedra que mató a Goliat.
Pero la que me deja siempre sin habla es esta otra en la que Pluto rapta a Proserpina. Fijaos en el detalle de la segunda foto, en cómo sus dedos se hunden en esa carne hecha de mármol.



Fuera de esta villa, en la Iglesia de Santa María de la Victoria encontramos otra escultura emblemática, el Éxtasis de Santa Teresa, un encargo del cardenal Comaro para su tumba. Esta foto, como la primera de la entrada, es mía.


29 comentarios:

isobel dijo...

es único, es como si la piedra albergase vida, un besillo

Yo! dijo...

Leer un post tuyo es viajar en segundos y realmente trasladarse a ese lugar, me encanta! Besos!!

Sylvia Reguero dijo...

Me parece que siempre tendemos más a admirar la pintura y es una lastima por que la escultura es lo más autentico que hay, a mi asi me lo parece.
Me han encantado estas que hoy nos traes.
Un abrazo

Senior Citizen dijo...

Maravillosas todas las obras de Bernini, aunque siempre se mencionen más las de San Pedro.

Nunca he entendido que no dejen hacer fotos en estos sitios donde no se perjudica a las obras, pues serviría de publicidad. Supongo que será para vender catálogos o postales....También es verdad que hay a quien lo que le interesa no es fotografíar las obras de arte, sino fotografiarse él delante y muchas veces impiden a los demás verlas bien.

Elvira dijo...

Es verdad, están maravillosamente hechas. Y ese detalle de la mano, impresionante.

Besos

Belén dijo...

Fijate, que parecen de verdad en vez de mármol...

Besicos

ulises dijo...

¿Te puedes creer que estuve en Roma y no estuve en Villa Borguesse?

Elena dijo...

Son espectaculares, parece algo sobrenatural que se pueda sacar tanta belleza de la piedra amorfa.
Te agradezco que nos enseñes tantos sitios y tantas cosas que desconozco.

Un beso desde tierras gaditanas, traje el portátil por si cogía onda y hoy ha habido suerte.

Sergio dijo...

Es increíble pensar que semejante realismo esté esculpido en mármol. Parece real, como si estuviera vivo.

Josélez dijo...

Uauuu! Tienes razón, el cómo se hunde la mano en la carne es increíble. Me encanta la entrada.

Un abrazo

Zulú dijo...

Me encantaría poder preguntar al escultor si ya sabía antes de empezar lo que iba a encontrarse dentro del bloque de mármol o si lo fue descubriendo poco a poco
...qué intriga!
Bss
M.

Antero dijo...

"Pero la que me deja siempre sin habla es esta otra en la que Pluto rapta a Proserpina. Fijaos en el detalle de la segunda foto, en cómo sus dedos se hunden en esa carne hecha de mármol."

A mí me ha dejado de piedra, valga el símil. Parece una foto de una persona, no de una estatua. Genial

Un abrazo

dintel dijo...

No entiendo para nada de escultura, pero ver la presión de unos dedos de piedra en un cuerpo de piedra me ha parecido genial.

nélida dijo...

Si siempre me ha emocionado ver fotos de éstas maravillosas esculturas, no puedo imaginarme lo que podría llegar a sentir estando allí. Lo que sí sé, como me ha pasado con otras que ví en el Museo Nacional de Bs. As. es no resistir la tentación de tocarlas, acariciarlas, es que son tan reales! uff que maravilla y qué suerte la tuya de volver cuántas veces quieras a recrear tu alma y tu mirada.
Besos

José Núñez de Cela dijo...

Recuerdo Vila Borghese como mi primer paseo en solitario por Roma. Era un viaje familiar a mis 18 años,mis padres y mis cuatro hermanos. Un día mi padre nos dijo que cada uno fueramos por nuestra cuenta, donde quisiéramos. Yo elegí Villa Borghese y deambulé solo por entre aquellas maravillas. Inolvidable.

Tawaki dijo...

Isobel, yo no he visto nada igual en ninguna otra parte. Un beso

Yo! no me dirás que no es barato... Un beso.

Sylvia, es más tridimensional y si te descuidas te puede meter un dedo en un ojo. Un beso.

Senior Citizen, no puse las de San Pedro por no hacer demasiado larga la entrada. A mí me fastidia que no me dejen sacar fotos, pero esta villa tiene tantas cosas que por una vez está justificado. Un abrazo.

Elvira, imagino que tú ya las tenías fichadas. Un beso.

Muchas gracias a todos por contestar.

Tawaki dijo...

Belén, sí, y en tres dimensiones ganan más aún. Un beso.

Ulises, me lo creo porque a veces me pasa a mí. Ya tienes excusa para volver. Un abrazo.

Elena, ten cuidado no te lleve el viento. Me alegro de que te llevaras el portátil; seguro que escribes algo bonito. Un beso.

Sergio, es de lo mejor que he visto en escultura. Un saludo.

Josélez, llevaba mucho tiempo queriendo hablar de ello y esta visita me ha dado pie. Un abrazo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Zulú, creo que ellos son capaces de verlo. Hay una anécdota, creo que con un caballo esculpido por Miguel Ángel. Un niño exclamó sorprendido que el caballo estaba dentro (de ese gran bloque piedra) Un beso.

Antero, es que es como para convertirse en piedra y no dejar de mirarla nunca. Un abrazo.

Dintel, yo tampoco entiendo, pero sé lo que me gusta y esto me parece la obra de un genio. Un beso.

Nélida, toda Italia es un gran museo a nuestra dsposición y yo soy muy afortunado al vivir a dos horas en avión de allí. Un beso.

José Núñez de Cela, pues ya fuiste precoz, mi primera visita fue hace sólo ocho años. Suerte que tuviste... Un abrazo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Blau dijo...

Tawa, lo tuyo es un no parar! me gustaría tener la oportunidad de verlas algún día.

Un beso

lola dijo...

¡Qué suerte poder admirar todo eso en directo! De momento me conformo con tus relatos.
Saludos, y buena semana.

Zara dijo...

Fantástica, algunas de las esculturas son realmente sobrecogedoras, me encantaría saber qué estaría pensando y sintiendo el artista cuando creó cada una de ellas
Un abrazo

Tawaki dijo...

Blau, Roma esá sólo a un paso de Barna, así que todo es proponérselo. Un beso.

Lola, ahora con las compañías baratas todo es más fácil, y Roma te iba a gustar mucho. Un abrazo.

Zara, vete tú a saber, con esa edad seguro que estaba pensando en alguna chavalita... Un beso.

Muchas gracias a las tres por vuestros comentarios.

RosaMaría dijo...

Qué maravilla! Gracias por buscarlas para nosotros, tu relato las hace disfrutar el doble. Un abrazo.

Javier 16 dijo...

Menuda pechada de ver esculturas que me pegué pero, me dolió no haber tenido tiempo para disfrutar, aunque hubiera sido tan sólo, por contemplar el detalle que recalcas con tanto empeño; el efecto ipactante de la presión de los dedos sobre la carne. Es impresionante el equilibrio tan exacto del conjunto de efectos. No te digo más que, la imágen, me había parecido carboncillo.

Saludos.

Chaac dijo...

Rosa María, en Internet hay de todo, pero cuando buscas algo concreto no suele ser tan fácil de encontrar. Esta vez hemos tenido suerte. Un beso.

Javier 16, lo bueno de Roma es que está ahí a la vuelta de la esquina. Yo disfruté más la segunda visita. Creo que es na ciudad que se aprecia mejor cuanto más se conoce. Un abrazo.

Gracias a los dos por vuestros comentarios.

Elisabeth Piras dijo...

Un genio Bernini, es increìble la exactitud, el humanismo que impregna en cada una de sus obras, fiel discipulo de Miguel Angel

Tawaki dijo...

Elisabeth Piras, y que lo digas. Estar delante de alguna de sus obras es maravillarse de hasta dónde puede llegar la habilidad del ser humano. Gracias por la visita y el comentario.

Nélida G.A. dijo...

Preciosas esculturas trabajadas en mármol.
El realismo conseguido es una maravilla y el detalle en el trabajo también.
Creo que Bernini aunque su arte es único, tuvo un buen ejemplo con las obras de Miguel Angel.
Y es que fue Italia un lugar propicio y aquella época (la de Bernini como continuidad de la de Miguel Angel) dorada para la inspiración y el buen hacer de estos genios.
Y hubieron más artistas y quedan muchas más obras por descubrir.
A mi me gusta mucho Miguel Angel por su delicadeza, cómo consigue el realismo de los pliegues de un vestido o las venas del cuerpo humano, etc. De una manera muy sutil y hermosa. Bernini no se queda atrás, tu entrada es una muestra de ello.
Impresionante.
Un beso.

Tawaki dijo...

Nélida G.A., son espectaculares, y están además muy bien expuestas, porque se pueden ver cómodamente desde todos los ángulos. Miguel Ángel fue un gran genio, qué duda cabe, basta con ver sus esculturas más famosas. Los pliegues de la vestimenta de la Piedad son impresionantes, imposibles de describir con palabras, al igual que lo monumental de su David. No pretendo comparar a uno con el otro, pero es que esa mano, hundiéndose en el mármol del muslo como si fuera carne siempre me emocionó. Ya lo he visto dos veces, y no descarto volver cada vez que regrese a Roma. Muchas gracias por tu comentario.