domingo, 29 de julio de 2012

Bretaña

Acabo de volver de Bretaña, donde he pasado una semana de vacaciones. Es muy bonita, tiene una costa espectacular y un interior muy interesante. Los pueblos están bien cuidados y se nota en las casas que la gente por aquí tiene dinero, pero a me ha resultado un viaje un tanto decepcionante. Han pasado bastantes cosas y no todas buenas; quizás me había formado unas expectativas demasiado altas.


Para empezar, no es una región que pueda apreciarse conduciendo un coche durante ocho días escasos. Bretaña hay que conocerla a pie o en bicicleta, disponiendo de varias semanas, porque los lugares de interés son muchos, están apartados y no es fácil cubrirlos en tan poco tiempo.
Y menos si aterrizas un sábado a las ocho de la tarde y no te entregan el coche hasta el domingo a las once de la mañana. Vale, era la fiesta nacional, pero se supone que estamos en temporada alta y que es ahora cuando más afluencia de visitantes tienen. La mayoría de las agencias de alquiler ni siquiera abre los domingos.

 
Tuvimos que devolverlo sin llenar el depósito, porque fuimos incapaces de encontrar una gasolinera a menos de 80 km del aeropuerto. Seguro que las hay, pero no están indicadas. ¿Es esto Europa? Se supone que estamos en el país que recibe más turistas del mundo.

 
El camino está literalmente plagado de rotondas y de pasos de cebra. Si lo llego a saber alquilo un automático, porque si me llegan a dar un euro por cada cambio de marcha estaría jubilado en Florida a estas alturas.

 
Y la señalización. En la mayoría de los sitios se han ahorrado la mitad de los carteles, así que es habitual pasarte el cruce y descubrirlo a la vuelta porque sólo lo pueden ver los que venían de frente. Te indican las cosas varios kilómetros antes y luego te dejan a tu suerte en medio de un mar de rotondas y callejuelas.

La región está plagada de creperies, pero a la una de la tarde, cuando las necesitas, desaparecen. Han sido varios los días en los que visitando tal o cual castillo hemos tenido que volver sobre nuestros pasos para poder comer porque se nos echaba la hora encima.



Luego está el tema del tiempo. La lluvia no nos ha estorbado, pero ha estado nublado toda la semana y sólo tuvimos un día de sol al final. Me esperaba mal tiempo, pero es que estas nubes tan grises sólo sirven para arruinarte las fotos y para obligarte a cargar con el paraguas. Tampoco en esto hemos tenido suerte. Los ratos de sol han sido muy escasos.

Todo esto lo habíamos comentado antes de que rompieran un cristal del coche el día antes de volver. El robo fue la guinda del pastel, el prólogo de una tarde en comisaría y una mañana entera en el aeropuerto peleando con la burocracia francesa. Como digo, ya estaba bastante desilusionado para entonces.

Nuestro vuelo salió con retraso y perdimos nuestra conexión. Tuvimos que quedarnos a dormir junto al aeropuerto de CDG en París, y no llegamos a Madrid hasta catorce horas más tarde.



También hubo cosas buenas, claro está. La gente fue amable y hemos visto muchos lugares interesantes que nos han gustado. Los iré mostrando poco a poco conforme vaya revelando las  fotos, y quizás entonces consiga recuperar parte de la ilusión perdida. Se aprende mucho viajando.

14 comentarios:

nélida dijo...

A pesar de las experiencias negativas y de la lluvia y las nubes las fotos se ven bien bonitas; agregaría por las impresión que me llevo al leerte, que ha sido un viaje misterioso, algo para descubrir y que te descubran.
beso

Elvira dijo...

Pues vaya, muchas pesadeces juntas. La foto de las nubes sobre el mar me encanta, es como un cuadro. Y seguro que nos enseñarás muchos sitios bonitos. :-)

Un abrazo

Raquel dijo...

Se aprende mucho viajando, sí. Siempre hay cosas buenas pero la decepción siempre nos deja un sabor amargo

Nélida G.A. dijo...

No lo pintas muy atractivo, leyéndote no dan ganas de ir, desde luego.
Pero cuando yo estuve en ese país, la percepción que tuve fue bien distinta, aunque solo bordeé la costa, el festival.

Un saludo y que se te quite pronto el mal sabor de boca.
Neli.

Senior Citizen dijo...

Pero bueno, ¿a alguien que se ha recorrido las regiones más exóticas del planeta le afectan esas minucias? Me da a mí que ya ibas mal predispuesto por otros motivos...

Tawaki dijo...

Nélida, cuando se me olvide el robo y vea las fotos me reconciliaré con esta tierra. ¿Misterioso? Yo diría más bien aciago.

Elvira, hay muchas cosas interesantes que procuraré ir desgranando con el tiempo.

Raquel, muy cierto, espero que el tiempo lo cure.

Nelida, yo tuve mala suerte y no salió como tenía pensado ni como imaginaba, pero la zona es bien bonita.

Senior Citizen, bueno, una cámara de fotos y unas gafas de sol graduadas y sin estrenar no son minucias. Digamos que esperaba otra cosa y que para pasar una semana bajo las nubes me habría ido en otra época, con menos gente.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Sylvia Reguero dijo...

Hay que ser positivos...ya sabes podían ocurrir muchas más cosas....
La foto de los nubarrones es impresionante,ya conoces. lo rarita que soy. Y la comida,que tal?
Besos.

Blau dijo...

Tawa, estoy segura que si vas a Burgos nada de eso te hubiera pasado jajajaja

Besos

RosaMaría dijo...

Querido amgo: Cuántos inconvenientes, aunque eso propicia los recuerdos y anécdotas de viaje. Las fotos están muy buenas, especialmente la de las nubes me impactó. Un abrazo.

Leodegundia dijo...

Bueno, no todos los viajes salen como uno tenía previsto, pero estoy segura de que a pesar de todo encontraste muchas cosas buenas.

Leodegundia dijo...

Bueno, no todos los viajes salen como uno tenía previsto, pero estoy segura de que a pesar de todo encontraste muchas cosas buenas.

ulises dijo...

Yo recorrí con mi coche Bretaña y Normandía y disfruté mucho conduciendo. Eso sí, con GPS. Lo veo fundamental a la hora de salir de España. Lo del robo siempre es un inconveniente. Me faltaron de ver muchas cosas en Bretaña, por ejemplo las salinas de Guerandé. Pero tuvimos suerte con otras como el festival celta de Quimper. Nos llovió un poco pero sin molestar. En Concarnau nos diluvió en unos minutos y después salió el sol. Lo de las comidas y cenas en Francia es un problema para nosotros porque tenemos que cambiar el chip o nos quedamos sin comer.

lola santana dijo...

Hola Tawaki, a mí me gustan las fotos que has puesto.
Respecto a las anécdotas que has contado, parece ser que eso de que Europa termina en los Pirineos no debe de ser verdad y termina un poco más arriba.
Saludos y buena semana.

Tawaki dijo...

Sylvia, comimos en plan barato pero las galettes están buenísimas, y la sidra también. Siempre pueden ocurrir tantas cosas que hay que ser positivo de continuo.

Blau, por lo menos no me habría pasado tres horas redactando la denuncia en francés, ja,ja.

RosaMaría, tengo un buen puñado de fotos con nubes. En cuanto a lo otro, siempre hay cosas buenas y otras malas.

Leodegundia, viajar es así, unas veces sale bien y otras no tanto, pero hayq eu quedarse con lo bueno.

Ulises, vuelvo con la sensación de que me he dejado casi todo sin ver. Creo que tendré que volver con más calma. En cuanto a las comidas, yo me adapto al horario, el problema es que había pueblos enteros sin una maldita creperie.

Lola, Parece que Europe taermina en Estocolmo, ja,ja. Hay de todo en todas partes.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.