miércoles, 8 de agosto de 2012

Odilon Redon

Descubrí a este pintor de Burdeos por casualidad hace unos meses en la Fundación Mapfre, y me sorprendieron sus cuadros. Las exposiciones de este organismo pocas veces defraudan, además son gratuitas. Las fotos las he obtenido en Internet.

La primera parte reunía unos dibujos dominados por lo extraño, lo fantástico. Yo no lo sabía, pero al parecer era común encontrar personajes voladores en el arte del siglo XIX. Sus dibujos son muy expresivos, inquietantes incluso. No en vano, se le considera un precursor del surrealismo.


Estas litografías, que él denominó “Los Negros” nos muestran seres irreales pero de gran fuerza expresiva.
No obstante, a partir de 1890 su arte cambió de forma radical. La época coincide con la muerte de su primer hijo, que contaba sólo seis meses, y con el nacimiento del segundo. Es entonces cuando comienza a usar tonos pastel y colores más vivos. Las litografías dejan paso a los óleos. Son estos los cuadros que más me gustaron de toda la muestra, en concreto el de Buda, el jarrón con flores y el titulado Ojos cerrados 2.


Los que se den una vuelta por París pueden admirar una buena parte de sus obras en el Museo de Orsay. Los que no puedan ir a la capital francesa pueden entrar en el enlace del principio de la entrada. Hay una visita virtual estupenda. Más cuadros suyos aquí.

12 comentarios:

nélida dijo...

Es extraña,oscura e inquietante, al menos lo que se ve de su primer período. El segundo, si bien más colorido no deja de parecerme triste, como si su ser, viviese en una constante melancolía.
Me hubiese gustado verla, no pudiéndose ser así, me voy a la página que recomendás.
Beso y gracias por la pequeña muestra

nélida dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
nélida dijo...

no sé que pasa, pero me publica dos veces el comentario, será que vengo multiplicada jajajjaja
podés eliminar uno, pa? que dos

Senior Citizen dijo...

Curioso pintor y curiosos cuadros. El de la patas podría ser Gregorio Samsa empezando su metamorfosis.

Leodegundia dijo...

Gracias por los enlaces que permiten comprobar la gran variedad de estilos de su pintura.

Elvira dijo...

Ay, no sé, no sé, Tawaki. La de la cabeza araña definitivamente no me gusta.

Un abrazo

Nélida G.A. dijo...

Si, lo bueno es que a veces nos sorprenden cosas como estas.
Por eso me gustan las iniciativas culturales y si me pilla de paso, no dejo escapar ninguna exposición. ¡Quién sabe lo que puedes encontrar!

Un abrazo y gracias por la muestra.
Neli.

Raquel dijo...

Siempre me gusta cuando nos cuentas de las exposiciones a las que vas.
Espero que estés disfrutando el verano en un Madrid que desconocía tan vacío. Estuve allí antes de ayer y me sorprendió verlo así. Creo que debe ser el mes para quedarse en la ciudad.
Un beso

lola santana dijo...

Hola Tawaki, la verdad es que no sabía de este pintor. La primera litografía, ese ojo globo resulta bien curioso las otras dos que has puesto la verdad es que las encuentro amenazadoras, vamos que ni por asomo se me ocurriría ponerlas en el salón de mi casa y mucho menos en la habitación.
Que tengas un buen fin de semana.

Tawaki dijo...

Nélida, su vida no fue del todo fácil y esa primera época da un poco de miedo. El color vino a dar cierta tranquilidad, pero es verdad, parece triste.

Senior Citizen, ahora tengo que buscar quién fue ese...

Leodegundia, un placer. Ya que no vienes por Madrid te lo llevo hasta casa.

Elvira, yo tampoco lo colgaba en el cabecero de mi cama...

Nélida, es verdad y en Madrid no ns podemos quejar de oferta cultural.

Raquel, hacía tiempo que no veía Madrid tan vacío. Para mí es una gozada poder moverme con comodidad. Lástima que dure tan poco.

Lola, ¿por qué? ja,ja, si son unos bichitos muy simpáticos...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

RosaMaría dijo...

Algunos cuadros son tormentosos, pero tormentosos de caos interior. Tengo el libro. Además creo que escribió un libro. Los pasteles son muy bellos.
Beso.

Tawaki dijo...

Rosa María, sí, escribió un libro. Si te parecen tormentosos, imagina mi impesión al llegar, sin conocerlo de nada. Gracias por la visita.