domingo, 9 de septiembre de 2012

Punta de St Mathieu

Esta zona de Bretaña es preciosa, y hay un sendero que recorre toda la costa, que es escarpada y salvaje. De vez en cuando aparecen pequeños pueblos, tan tranquilos que parecen lugares de veraneo en mitad del invierno.

Un faro de 56 metros de alto, construido en 1835 nos da la bienvenida.


A su lado encontramos las ruinas de una antigua abadía donde se custodió el cráneo de San Mateo antes de que se perdiera definitivamente en el mar y una torre de señales más pequeña y moderna.



Los edificios han sido construidos en la misma punta y las vistas desde el acantilado son espectaculares.




Veinte metros más abajo, el mar bate sin descanso la costa.



Mientras, algunas vacas pasan ahítas la tarde bajo los suaves rayos de sol.


Merece la pena dar una vuelta por el sendero y descubrir este bunker de la Segunda Guerra Mundial.




Es fácil imaginar a los soldados alemanes oteando el horizonte en busca de una invasión que se produciría más al norte, aunque en realidad ellos la esperaban por Calais.


Dan ganas de seguir caminando hasta Brest, pero la tarde avanza y aún nos quedan muchas cosas por ver. De regreso vemos este calvario, que es mucho más sencillo que el de la entrada anterior y una pequeña capilla.



10 comentarios:

Elena dijo...

¡Ooooh, me encantan estos sitios!
Parecen el escenario perfecto para una película de intriga con asesinato por medio.
Espectaculares vistas desde el acantilado. Gracias Tawaki por traérmelas.

Un abrazo.

nélida dijo...

Los faros siempre me resultan enigmáticos, tienen algo de tótem.
La abadía en su tiempo debe haber sido bella y esa costa un sueño.
Precioso
Beso

Raquel dijo...

¡Qué ganas de mar!

Senior Citizen dijo...

Está claro que no te limitas a ver países, sino tambien rincones y zonas que seguramente ven pocos turistas.

Nélida G.A. dijo...

Un lugar espectacular.
Me ha recordado un poco los Cliff of Moher, de Irlanda.
No es lo mismo pero por momentos me lo pareció, igual que esas ruinas a otros parajes de allá.

Un abrazo y gracias por mostrarnos el lugar.
Neli.

Leodegundia dijo...

Que buenas vistas desde el bunker, claro que los soldados no tendrían tiempo ni ganas de disfrutar del bello paisaje.
Toda la zona es preciosa, así que seguiremos contigo hasta el final del viaje.

lola santana dijo...

¡Lindas vistas! y me recuerdan un poco a Gran Canaria, por los acantilados, aunque acá no tengamos vacas.
Y hablando de bunkers aquí quedan algunos,
http://www.youtube.com/watch?v=G0LxIz_PQL0
Saludos,

Tawaki dijo...

Elena, y a mí también pero yo lo veo más tranquilo, me conformo con un picnic.

Nélida, me encantan los faros y en un viaje a Galicia vi todos los que pude. Tantos que mis amigos acabaron hartos.

Raquel y que lo digas. Viviendo en Madrid no tengo demasiadas oportunidades de verlo.

Senior Citizen eso es lo que intento. Lástima que sean tan pocos los días de vacaciones.

Nélida, Moher es otra maravilla, más drmática, quizá.

Leodegundia, seguramente etaban hartos de fumar un cigarrillo tras otro en una vana espera.

Lola, menos mal que convencieron a Franco para no entrar en la guerra.

Muchas gracias a todas por vuestros comentarios.

Antero dijo...

¡Qué bonito!

pasear por tu blog es conocer un trocito de mundo

Un abrazo

Tawaki dijo...

Antero, trocito a trocito... Un abrazo.