miércoles, 10 de octubre de 2012

El Menhir de Kerloas


Cuando tomamos el desvío para ver este menhir no éramos conscientes de su tamaño. Es el más grande de los que quedan en pie en Francia, y desde luego, el mayor de todos los que he visto en mis viajes.
Podemos ver cómo destaca sobre las copas de los árboles nada más tomar la senda. Aquí no hay que caminar a ciegas preguntándose cuánto tardaremos en llegar, como nos pasó en Córcega.
 

 
Con una altura de casi diez metros, antes de que lo alcanzara un rayo llegó a medir doce, es visible desde treinta kilómetros de distancia.
Se cree que fue erigido hace unos 5.000 años, y se encuentra cerca de Plouarzel.


En el siglo XIX las parejas de recién casados solían frotar sus barrigas contra él; ellos con la esperanza de tener hijos varones, ellas con el deseo de asegurarse el control de la casa.
 
 
Según la leyenda, el menhir se asienta sobre un tesoro que sólo es visible en la noche de Navidad. Al dar las doce el menhir corre al mar para saciar la sed, pero apenas un segundo después vuelve a su sitio, aplastando a los incautos que se han lanzado a por el tesoro.
 
La palabra menhir fue adoptada por los arqueólogos en el siglo XIX, y proviene de dos palabras: men, que significa piedra e hir, que significa larga. Nadie sabe con qué objeto fueron erigidos.
Echemos un último vistazo antes de regresar al coche.
 

13 comentarios:

Zulu and Co dijo...

Inevitable sonreir pensando en Obelix :)
Bss gordos
M.

lola dijo...

Hola Tawaki, me pregunto cómo hacían para construir estos monumentos.
Saludos y buena semana.

Raquel dijo...

Impresiona al verlo de cerca, ¿no? Bueno, justo por lo que dices del tamaño.
(Recibí tus comentarios por e-mail pero no sé por qué sales como anónimo y no llegan a aparecer en el blog. No lo entiendo. No me gustan nada nada ni las nuevas plantillas ni el formato para escribir/editar.)

Blau dijo...

Tawaaa, eres un gran viajero.
Un besote

Elena dijo...

Me quedo con la intriga de a aquién hacía caso el Menhir, si a ellas o a ellos.

Un beso Tawaki.

Senior Citizen dijo...

Me intriga el misterio de que no se sepa para qué se elevaron los menhires. ¿Un intento de elevarse hacia la divinidad?

José Núñez de Cela dijo...

Impresionante, evocador y misterioso.
A pesar de no saber, a ciencia cierta, su fin, ya se le han encontrado muchas "utilidades".

Saludos

nélida dijo...

Un misterio ¡impresionante!
Me encanta la leyenda que gira en torno a este Menhir.
Beso

Nélida G.A. dijo...

Impresionante.
Son paisajes, los que muestras hoy, a los que no estoy acostumbrada. Por eso me gustan tanto.

Gracias y abrazo.
Neli.

Leodegundia dijo...

:-) Si esa historia del tesoro es muy conocida seguro que pescó a unos cuantos queriendo hacerse con el porque por lo que cuentas este menhir debe de ser muy ágil a la hora de correr.
Bromas a parte es fantástico.

Tawaki dijo...

Zulu & Co, y que lo digas. A mí me gustaría cerme en una marmita de cerveza bretona.

Lola, te lo preguntas tú y varios cientos de millones de personas más. Lo cierto es que no se sabe, aunque poco a poco se van desentrañando el pasado. No desesperes.

Raquel, impresiona mucho. Hasta ahora los había visto de uno o dos metros solamente. Y pensar que llevan tantos años... En cuanto a Bloggr, si los recibes ya me es suficiente.

Blau, gran turista, para ser viajero hace falta más tiempo.

Elena, puede que a ambos aunque ells ya tenían el control asegurado...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Senior Citizen, puede ser. Las noches debían se espectaculares en aquella época, sin contaminación lumínica.

José Núñez de Cela, es verdad, ja,ja. Los humanos somos increíbles.

Nélida, ya sabía yo que te iba a gustar. Piensa en todos los años que lleva ahí.

Nélida G.A., en Bretaña son muy comunes. Hay miles de estas piedras misteriosas.

Leodegundia, tiene toda la pinta, ¿verdad? Habría que verlo junto a Bolt.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Lucas Timoner dijo...

Hola