lunes, 21 de enero de 2013

Ginebra


Aún sigo a vueltas con algunas fotos del 2012, como estas de nuestro fin de semana en Ginebra. Son varios los amigos que tengo en Suiza, y aprovechamos los primeros días de diciembre para juntarnos, ponernos al día y tomarnos una estupenda fodue de queso.

Es estupendo descubrir que esos amigos a los que no ves desde hace años siguen siendo tan entrañables como siempre.

El famoso reloj de flores lucía los colores fríos del invierno mientras el lago dormitaba en soledad.






El domingo por la mañana teníamos la ciudad para nosotros solos. Era tan temprano que incluso el célebre surtidor despertaría más tarde. Los barcos estaban amarrados y la playa abandonada bajo la primera nevada de la temporada.





El aire estaba en calma y hacía menos frío del que parece al ver las fotos.




Qué imagen tan diferente a la del verano, cuando la orilla del lago bulle de gente y las terrazas animan a sentarse con una cerveza fresquita.

16 comentarios:

Elena dijo...

Ya te vale, con la que está cayendo y tú de visita por Suiza. Ten cuidado que a la mínima te adjudican una cuenta como la de Bárcenas.

Un abrazo Tawaki.

Nélida G.A. dijo...

Me encanta Suiza. Estos días me ha venido a la cabeza la idea de repetir viaje.
Su gente es entrañable como bien dices, y sus paisajes de ensueño. Nieve incluida.

Preciosas fotos, gracias por compartirlas.

Un abrazo.
Neli.

Senior Citizen dijo...

Distinto el ambiente del verano, pero yo creo que mejor ahora, sin el bullicio de los turistas ¿no?

Leodegundia dijo...

Cada estación tiene su encanto, pero esta que nos muestras en las fotos no solo es bella, es también una invitación a cargar el espíritu de paz por el silencio y la quietud que se respira.

nélida dijo...

Qué lindo lugar!! me encanta la sensación de silencio que transmiten las fotos!
Beso

Antero dijo...

Que bonita. No me esperaba así esta ciudad, tenía una imagen muy diferente

Saludos

Tawaki dijo...

Elena, si es una cuenta con el dinero de estos no le voy a hacer ascos...

Nélida, a mí me recuerda demasiado al trabajo, pero cuando he estado de vacaciones me ha parecido muy bonita.

Senior Citizen, a mí me gusta con el frío del invierno. Me parece más auténtica.

Leodegundia, y con la cercanía de la Navidad el ambiente era más acogedor si cabe.

Nélida, sí que había silencio. A esas horas de la mañana y en un domingo la ciudad dormía aún.

Antero, es una ciudad bastante pequeña y acogedora. Si no fuese tan cara...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

ulises dijo...

Suiza me han dicho que es como la propaganda del Milkibar. A la vuelta de cualquier curva te puedes encontrar la vaca morada. Espero ir alguna vez pero en verano.

unjubilado dijo...

Bonitas fotos, para el que no le gusten las aglomeraciones, el invierno es perfecto.
Saludos

Cruz dijo...

Que bonito destino y que ganas de visitarlo. No te pierdes una jeje. Un abrazo.

lola santana dijo...

De Suiza lo que me gusta es el chocolate, una marca de perfumería que uso y las cuentas secretas sobre todo si son como la del Bárcenas.
Saludos desde una ciudad llena de polvo sahariano.

Tawaki dijo...

Ulises, sí, porque yo he ido casi siempre en invierno y hace bastante frío.

Unjubilado, cada estación tiene su encanto, y verlo así, en una mañana de domingo es una gozada.

Cruz, digamos que soy fácil de convencer...

Lola, es algo diferente a Canarias, ja,ja.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Raquel dijo...

Amigos de hace tiempo = maravilla. Y los tienes porque los sabes mantener.

Blau dijo...

Tawa, mi sister vivió un año en Ginebra y yo la visité, la verdad que me gustó mucho y me traje unos molinos gigantes de viento jajaja

Beso

Blau dijo...

Tawa, mi sister vivió un año en Ginebra y yo la visité, la verdad que me gustó mucho y me traje unos molinos gigantes de viento jajaja

Beso

Tawaki dijo...

Raquel, eso intento, pero ellos colaboran. Fue una gozada verlos.

Blau, molinos? no irías a La Mancha?

Abrazos a las dos.