viernes, 26 de abril de 2013

Pachacamac


Viaje relámpago a Lima para una reunión el viernes. Nuestros amigos peruanos nos organizaron una salida lúdica cultural para el sábado en la que hubo un poco de todo. Las fotos no son gran cosa, porque las hice con el móvil.

Pachacamac es un centro arqueológico que se encuentra a 40km de la capital peruana, en medio del desierto en el que se ha convertido la costa, enfrente del Mar de Grau, héroe peruano de la guerra con Chile.




El complejo es grande y ocupa 475 hectáreas, pero puede verse caminando, eso sí, bajo un sol implacable. Nosotros, como teníamos poco tiempo, lo hicimos en autobús.



Hace varios siglos, la costa peruana era mucho más fértil y varias culturas se asentaban junto a ella. Este centro religioso fue construido por cuatro de esas culturas (Lima, Huari, Itchma e Inca).



Quedan restos, bastante dañados, de 17 pirámides, la mayoría de las cuales se edificaron entre el 800 y el 1450 después de Cristo, aunque las más antiguas datan del 200. Las construcciones son de adobe y por eso han resistido peor el paso del tiempo.




El Pacha Kamaq es un ídolo de madera que encontró Pizarro en el Templo del Sol y que representa al creador del mundo. El ídolo fue creado por los Huari aunque los Incas terminarían por adoptarlo.


Se han descubierto varias momias en el Templo del Sol, todas ellas de mujeres estranguladas. Se cree que son el fruto de varios sacrificios rituales en nombre de la fertilidad.

Las dos islas que hay cerca de la costa tienen su propia leyenda, el Mito de Cavillaca y Cuniraya.





También hay un pequeño museo a la entrada donde se guardan algunos quepos y otros objetos precolombinos.

11 comentarios:

Elvira dijo...

Tú podrías hecer un libro estupendo de viajes. Un abrazo

Leodegundia dijo...

Un viaje interesantísimo con leyenda incluida que se puede ver perfectamente ampliando la foto.
Otra cosa que me llamó la atención fue lo de las momias que todas eran mujeres a las que habían estrangulado, parece que las mujeres siempre pagan el pato.

Leodegundia dijo...

Un viaje interesantísimo con leyenda incluida que se puede ver perfectamente ampliando la foto.
Otra cosa que me llamó la atención fue lo de las momias que todas eran mujeres a las que habían estrangulado, parece que las mujeres siempre pagan el pato.

Tawaki dijo...

Elvira, sí que me gustaría, pero me falta tiempo y talento, así que me coformo con el blog.

Leodegundia, es el problema de la fecundidad, que siempre está relacionado con lo femenino. Es ciero que las mujeres siempre terminan siendo las sacrificadas.

Gracias a las dos por vuestros comentarios.

nélida dijo...

Qué inmensidad, y que maravilla esas costas.
Y qué suerte haber podido llegar hasta pachacamac y recorrerla.
Te dejo el link de un tema que podría acompañar perfectamente estas fotografías.

El antigal, de Abel Pintos, cantautor argentino
http://youtu.be/ySy0a-UsDh0

besos

Senior Citizen dijo...

Interesante sitio, pero mejor que lo hicierais en autobús, pues da un aspecto de calor que asusta.

Blau dijo...

Tawaaaa, vaya viajecitos relámpagos. muy mal eso del bus, donde quedo la aventura?

Un beso

unjubilado dijo...

Curiosa leyenda, que no conocía.
Saludos

Tawaki dijo...

Nélida, gracias por el enlace, tiene una voz prodigiosa. Sí, fue una suerte poder acercarme a ver estas ruinas, testigos ahora de otro tiempo y de otra cultura.

Senior Citizen, más que calor hacía un sol de justicia, de esos que te atraviesan el cráneo.

Blau, es que la aventura queda para cuando uno viaja solo. Los anfitriones no nos dejaban correr ningún riesgo.

Un jubilado, gracias por el enlace. Normalmente eres tú el que me descubres cosas.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

RosaMaría dijo...

¡Qué buena nota! Cómo no la vi? Estupendas fotos, muy interesante. Besos y hasta siempre.

Tawaki dijo...

Rosa Maria, fue una excursión estupenda que me sorprendió porque en realidad fui a trabajar y no esperaba encontrarme con estas ruinas. Un beso.