domingo, 3 de agosto de 2014

Jungfrau

Los que me seguís habitualmente recordaréis una excursión fallida a Interlaken. Me quedé entonces con ganas de subir al Jungfrau, pero conseguí desquitarme en Semana Santa.

Aparcamos en Interlaken Ost, donde nos informaron del recorrido y del precio, unos CHF200. Aquí se pagan pocos impuestos, pero luego las cosas no son baratas, y los billetes de tren menos. No obstante, prefiero este sistema al engañabobos del todo gratis que en realidad está pagado vía deuda o impuestos.

Desde allí tomamos un tren con destino Kleine Scheidegg, pasando por Lauterbrunnen. El tren gana enseguida altura y pronto vimos las primeras nieves. Como podéis observar se trata de un tren cremallera.





En Kleine Scheidegg cambiamos de tren y pasamos a otro más pequeño que nos llevó hasta la cumbre, que está a 4.158 metros sobre el nivel del mar. Al principio disfrutamos el paisaje, pero luego un túnel larguísimo nos privó de las vistas.


Hicimos un par de brevísimas paradas para admirar el panorama protegidos por gruesos cristales.





Una vez llegamos a lo que llaman “The Top of Europe”, lo primero que notamos fue la falta de presión. Estábamos a 3.454 metros de altura, mis pulmones se quejaban y me costaba respirar.

El tren nos dejó en un engendro de edificio formado por tiendas de recuerdos y cafeterías de comida rápida atiborradas de turistas, en su gran mayoría asiáticos. Escapamos como pudimos y nos asomamos al exterior soportando estoicamente los nueve grados bajo cero.

Había muy poca visibilidad.



Regresamos dentro para ver algunas de las atracciones, como este palacio de hielo en el que hay algunas esculturas y un suelo muy resbaladizo.



El tiempo mejoró y las nubes se fueron, así que volvimos a salir. El viento era fuerte y las manos se nos congelaban, pero las vistas merecían la pena. Poco a poco las nubes se fueron apartando y pudimos admirar las montañas.






La nieve se acumulaba en las laderas.




Subimos otros 118 metros, esta vez en un veloz ascensor hasta el centro de investigación, el punto más alto de la visita, y regresamos por el mismo túnel por el que habíamos ascendido. En Kleine Scheidegg tomamos un camino diferente para llegar a Interlaken.






De vuelta al valle la nieve desaparece y los prados la sustituyen.




9 comentarios:

Ligia dijo...

Ya estaba yo congelada nada más ver las imágenes... Una preciosidad, pero demasiado "blanco". Me llama la atención esas figuras hechas con hielo. Al llegar al "verde" ya me entra un poco de calorcito. Abrazos

nélida dijo...

Tocar el cielo con las manos, casi.
Una maravilla!!! y que fríoooo uf
pero viendo tus fotos, sé que valió la pena. ¡¿cómo perdérselo?!
beso

Anónimo dijo...

No se podría haber resumido mejor la excursión. ¡Y qué fotazos! Vienen muy bien para contrarrestar la chicharrera que hace en los madriles.

Un abrazo,


Carlos

Teca M. Jorge dijo...

Que impressionante passeio (e belíssimas fotografias) e um tanto quanto gelado!

Beijo.

Tawaki dijo...

Ligia, me pregunto cuál será la mínima ahí en Canarias, ja,ja. La verdad es que aquí sí que hacía frío, a pesar de ser una Semana Santa tardía. Pero seguro que bien abrigada, habrías disfrutado la excursión.

Nélida, desde luego; aunque tuvimos que esperar un poco y no llegó a despejar del todo, bien que disfrutamos de la excursión.

Carlos, es que aún tenemos pendientes las fotos de ésta y de otras excursiones. Ahora se ha convertido en un recuerdo bonito que espero repetir.

Teca, sí que es una excursión bonita; no en vano es una de las típicas en el país helvético.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Nélida G.A. dijo...

¡¡Precioso!!
Así da gusto despertar un domingo por la mañana, con estas vistas que nos trae tu blog.
Me has recordado, por las fotos que se parecían mucho, a una excursión que hice cuando visité Suiza, se trata de la subida a Zermatt.
Igual la publico en mi blog, ahora que me la hiciste tan presente.

Un beso.

Senior Citizen dijo...

Que bien organizado lo tienen todo los suizos. Un tren para acá, un ascensor para allá... todo al alcance de la mano. Y con lo que aquí está cayendo, resulta envidiable ese frío.

Blau dijo...

Tawaaaa, cuando quieras te llevo a los Picos de Europa ;-) cuando me llevas tú a estas bonitas montañas???

Tawaki dijo...

Nélida G.A., sí, tienes que publicarlo. Llevo meses esperando un fin de semana con buen tiempo para acercarme por allá.

Senior Citizen, organizados hasta en los más nimios detalles. Son tremendos.

Blau, cuando seas buena…

Muchas gracias a todas por vuestros comentarios.