sábado, 10 de enero de 2015

Cataratas Victoria I

Habíamos cruzado la frontera entre Botsuana y Zimbabue sin demasiadas dificultades, bromeando con el funcionario sobre mi apellido, que coincide con el de un famoso jugador de fútbol y metiendo codos para que no se nos colara un autobús entero de austriacos. Ya se sabe que África va a su ritmo y que una sonrisa te abre muchas puertas.

Llegamos a Victoria Falls a la hora del almuerzo, y aprovechamos para descansar un poco en espera del crucero por el río Zambeze, que no salió como esperábamos. El cielo estaba cubierto, no hubo ni rastro de la prometida puesta de sol y apenas vimos animales. Después de diez días en Botsuana sin ver gente, aquello parecía un parque recreativo.



A la mañana siguiente, bien temprano para evitar el calor y las aglomeraciones, vinieron a recogernos para la visita guiada por las cataratas. Hicimos bien, porque a las diez de la mañana el sol pegaba ya de lo lindo.

Las Cataratas Victoria, también denominadas Mosi-Oa-Tunya, que en la lengua de los Lozi quiere decir el “humo que truena” están entre Zambia y Zimbabue, y son Patrimonio de la Humanidad con todo merecimiento desde 1989.

La visita es sencilla, recorriendo un sendero circular completamente plano en el que los únicos escalones están en el segundo de los dieciséis miradores.




Estamos en noviembre, a principios de la temporada húmeda que es cuando menos caudal lleva el río. De hecho, en la segunda mitad del recorrido veríamos la roca desnuda, por la que caían apenas unos hilillos de agua.

Si bien hay mucha más agua en marzo o abril, ahora se pueden ver mejor, ya que el agua en suspensión es menor. Suele alcanzar los 400 metros de altura, y excepcionalmente los 800m.




Las autoridades que gestionan esta maravilla natural nos recomiendan tomar sólo fotografías y dejar únicamente nuestras huellas.

"We kindly request that you take nothing but photos, and leave nothing but footprints".




Hay una zona en la que se atraviesa un pequeño bosque tropical. Por todas partes hay flores con forma de bola roja, llamadas bolas de fuego. Como el sol ya está bien alto se agradece la humedad.    





Seguimos caminando de mirador en mirador y admiramos el valor de algunos turistas, que se bañan en la Piscina del Diablo, en el borde mismo de las cataratas. Yo quise hacerlo, pero al final se impuso la cordura y no me atreví. Además, hay que cruzar a Zambia y si no se dispone de un visado multi-salida los trámites pueden alargarse.    




Como os avancé, la segunda parte del recorrido nos muestra la roca expuesta. Aquí el camino, que discurre a cierta distancia del precipicio, está sin vallar, por lo que no conviene abandonarlo.    




Abajo vemos algunos turistas haciendo rafting.






En esta entrada he querido centrarme más en nuestra experiencia que en datos sobre las Cataratas. Esos los dejo para mi otro blog, dentro de unas semanas.

17 comentarios:

Blau dijo...

Que bonito, Tawa. Yo creo que nunca las veré porque me da miedo.

Ahora, lo que sí me encantaría es que algo llevará mi nombre, qué te parece si las re nombro Cataratas Blau?? jajajaa

:-)

Mari-Pi-R dijo...

No siempre todo se consigue cuando se viaja, pero me imagino que el recorrido por en el crucero por el río Zambeze debía de ser muy bueno, bueno las cataratas son fabulosas que debieron de completar muy bien toda la excursión.
Un abrazo.

Ligia dijo...

Tus imágenes, como siempre, espectaculares, me llevan a imaginar el lugar, las cataratas y la naturaleza plena de emociones. Abrazos

Elena dijo...

Por más que miro y remiro las fotos no llego a imaginarme lo que se puede pensar allí in situ, viendo en persona esas impresionantes cataratas.
Jo Tawaki, qué te queda por ver hijo mío.

Un abrazo.

nélida dijo...

No sé por qué, pero cuando uno imagina África, se la imagina desértica, asoleada, casi sin agua. Y sin embargo, cuánta belleza diversa encierra.
Precioso.

besotes

Tawaki dijo...

¿Te da miedo el agua? No careo que los ingleses, tan amantes como son de las tradiciones acepten el cambio, pero las próximas cataratas que descubra llevarán tu nombre ;))

Mi-Pi-R, de hecho siempre ha de pasar algo en cada viaje. Es inevitable. Lo que ocurre con el crucero es que choca ver tanta gente después de haber recorrido Botsuana casi solos durante días. Las multitudes ruidosas espantan a los animales.

Ligia, encantado de llevarte de un lugar a otro.

Elena, me queda por ver el mundo entero, porque cuantos más lugares visitas más sitios te faltan. Es como una droga. Victoria Falls es un lugar especial.

Nélida, y que lo digas. África es inmensa, un continente muy diverso que además se extiende por varias latitudes, desde la calidez del Mediterráneo hasta las frías aguas del Cabo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Nélida G.A. dijo...

¡ Qué lugar más impresionante!
Las fotos son preciosas.

Me gusta el significado que los lugareños dan al nombre; el humo que truena.
Sería interesantisimo escuchar historias de todo eso, contadas por ellos.

Todos los turistas, en cualquier parte del mundo en que se encuentren, deberían grabarse el cartel y aprenderlo de memoria: dejar sólo nuestras huellas y pisadas y llevarnos únicamente fotos y recuerdos, de manera que nada altere el escenario.

Me gustaron mucho las " bolas de fuego", muy curiosas, y ese color.

Por cierto, gracias que ganó la cordura,Tawaki, es que eso de bañarse en esas piscinas al borde de la catarata me parece tan temerario. Ufffff.

Gracias por compartir las fotos y la experiencia!!!!

Una última pregunta.....a pesar de que había menos agua que en otras temporadas, el ruido de la catarata llegaba a ser fuerte e intenso, atronador?

Un beso y feliz domingo.

Teca M. Jorge dijo...

Essa é a África que tenho em sonhos... queda d'água imensa e verde fresco e sombreado! Que passeio imperdível, sem dúvida inesquecível.

Beijo.

Teca M. Jorge dijo...

.

José Núñez de Cela dijo...

Impresionante. Supongo que no hay nada más que decir, solo vivirlas.

Saludos!

lola dijo...

Hola Tawaki,
¡Qué maravilla de fotos! Y tiene que haber sido una experiencia inolvidable.
Yo tampoco me atrevería a bañarme en un sitio así, por naturaleza soy bastante miedosa, aunque no niego que me gustaría ser más atrevida.
Saludos y buen año.

unjubilado dijo...

He visto las fotos varias veces y en realidad no se que decir, me gustaría ser capaz de acercarme -dando un paseo- hasta allí para hacer un poco de ejercicio, pero me han dicho que me queda algo lejos y además que tendría que saber nadar para atravesar no se que Estrecho.
Así que me tengo que conformar con ver tus fotos desde casa, que no es poco.
Un saludo

Senior Citizen dijo...

Cada vez que veo estos posts tuyos, me pregunto que hago yo aquí fotografiando macasares a un paso de mi casa...

Tawaki dijo...

Nélida G.A., el ruído era fuerte, aunque yo quizás me lo esperaba más atronador. Quizás porque son muy anchas o porque no llevaban demasiada agua. De todas formas, impresionan.

Teca, es verdad, en mi caso es un largo sueño que por fin se ha visto cumplido.

José Núñez de Cela, en estos casos nada como este allí. A ti que te gusta pasear por la naturaleza no debe resultarte difícil imaginarlo.

Lola, todo es cuestión de proponérselo y nunca es tarde para empezar…

Un jubilado, puedes ir sin cruzar el estrecho, pero tendrías que atravesar países poco recomendables. Te recomiendo sillón.

Senior Citizen, pues disfrutar la vida. Yo al menos me lo paso muy bien caminando junto a mi lago. Claro que me gusta ver sitios exóticos, pero la felicidad está dentro de cada uno.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

aitor aitor aitor dijo...

A pesar de que para mi gusto las de Iguazú son más espectaculares,no es menos cierto que Victoria Falls son otra maravilla de la Naturaleza.
Además tienen el aliciente de que durante el recorrido te puedes encontrar con variada fauna en mitad del camino.
Gran viaje, Tawaki!!!!

Giga dijo...

Me encantaron las cascadas y el sonido del agua al caer. Se muestran tras prstu maravilloso y me gustó mucho. Saludos.

Tawaki dijo...

Aitor, Aitor, Aitor, Iguazú fueron en mi caso las primeras, y nunca las olvidaré. Son más extensas, pero ver las Victoria al final de la temporada húmeda debe ser un espectáculo.

Giga, they are wonderful. I hope you have the opportunity to visit them. I am sure you will like them as much as I did.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.