miércoles, 28 de enero de 2015

Munich I

Cuando después de veintiséis años regresé a Múnich en la Semana Santa de 2012 no imaginé que repetiría en 2013 y en 2014. Si hace tres años estuve solo y aproveché para ver los museos, en 2013 fui por trabajo y ahora (en agosto pasado) nos hemos limitado a pasear por sus calles, volver a Dachau y ver de nuevo el estadio olímpico. Lo único que he repetido en todas estas últimas visitas han sido las imprescindibles cervecerías.

Buscamos un hotel que no estuviese lejos del centro, por los alrededores de la Karlplatz, que nos recibió con su famosa puerta.


Atravesarla es adentrarse en una calle peatonal flanqueada por tiendas, iglesias y cervecerías. A esa hora del sábado, bullía de animación y el sol, que no era fuerte, invitaba a sentarse en alguna de las terrazas.    




Enseguida llegamos a Marienplatz, donde está el ayuntamiento, un edificio precioso plagado de esculturas.    



Merece la pena fijarse en los detalles de la fachada.





Un poco más adelante está el ayuntamiento antiguo.


Mi piloto automático me lleva hasta la Hofbrauhaus, una de las cervecerías más famosas de la ciudad. Está en una placita junto a algunas otras, pero ésta es la más famosa.    



La cerveza es muy buena y la sirven en jarras de medio o de un litro. Siempre está a rebosar de gente y los camareros son bastante bordes. De hecho, volví porque iba con unos amigos que no la conocían, y porque su codillo es espectacular, pero hay que armarse de paciencia para encontrar mesa.    






Aprovechamos la tarde del sábado para acercarnos al rio Isar.    



Llegamos hasta el Ángel de la Paz, una escultura de bronce recubierta de pan de oro que se encuentra sobre una columna corintia de 38 metros de altura y que representa a Niké, la diosa griega de la victoria.

Conmemora los 25 años de paz tras la Guerra Franco-Prusiana (1870-1871) y fue inaugurada a finales del siglo XIX.



Volviendo al centro, entramos en el Jardín Inglés, donde nos encontramos con unos surfistas y con gente disfrutando del suave sol de la tarde. La última vez que estuve aquí, hace dos años, llovía casi sin parar.    





Y claro, es imposible dar dos pasos por esta ciudad sin toparse con una cervecería, ya que acechan en los lugares más inesperados.    


Nos quedamos descansando hasta la próxima entrada, eso sí, disfrutando de una jarra de HB.    

20 comentarios:

Senior Citizen dijo...

Como siempre, he recorrido tus fotos varias veces en presentación y me han hecho pensar que esta ciudad ha sobrevivido a varias guerras, por lo que tiene que estar muy reconstruida. Pero también he recordado el llamado "contubernio de Munich" que tanto dio que hablar durante nuestra dictadura.

Elena dijo...

La verdad es que se me agotan los adjetivos para referirme a estos lugares que nos enseñas.
El ayuntamiento parece más bien un palacio y la cervecería merece la pena esperar para encontrar mesa, me parece una pasada.

Un beso Tawaki.

Mari-Pi-R dijo...

Que buenos recuerdos me has traído hoy, he estado dos veces en Munich y siempre me ha encantado esta ciudad, tiene tantos detalles para contemplar que muchos de ellos incluso te los pierdes, un buen reportaje.
Abrazos.

Ligia dijo...

Estuve en Munich hace siete años, pero aparte del Ayuntamiento, la cerveza y poco más, no reconozco mucho en las imágenes que nos traes, como siempre fabulosas. También es verdad que estuvimos de paso. Abrazos

Laura. M dijo...

Habrá que ir. no conozco nada de Alemania y lo que veo por los blog me gusta.
Las imagenes son espectaculares.
Menudos detalles hay en las fachadas
Un beso.

Senior Citizen dijo...

Lo que es la casualidad... Hoy, haciendo zapping, me he tropezado con el Ángel de la Paz en una película que ni siquiera sabía cual era, pero he sabido que se desarrollaba en Munich gracias a tus fotos.

nélida dijo...

Precioso. y el primer premio es... para el edificio del ayuntamiento, un flash como dicen los chicos, sobretodo ese balconcito (o especie de balcón) que parece estuviera contando una historia con sus personajes escultóricos. Los techos de la cervecería también tienen lo suyo. En verdad muy bonito.
besos

Nélida G.A. dijo...

¡Qué fotos más bonitas! Me ha gustado todo.
Tomo nota, porque nunca he estado en Alemania, salvo en el aeropuerto de Munich pero para hacer escala.
Esa calle peatonal, llena de vida, tiendas, terrazas.....debe ser un lujo pasear por allí.
El ayuntamiento me pareció espectacular. Vaya arquitectura más rica!!!!!

También bonitas las fotos del Angel de la Paz. Y los techos de la cervería son espectaculares!!!!!
No me extraña que esté tan solicitada por eso también, habrá que pensar en que los camareros están un poco-mucho estresados (por eso de justificarlos un poco, claro).

Lo único que me dio pena es saberte tan angustiado, por eso de que "las cerverías siempre te acechan en los lugares menos inesperados". jajaja
(Es broma....Muy bueno).

Gracias por compartirnos este viaje!!!!!!!
Un beso.

José Núñez de Cela dijo...

Qué envidia! Cuantas ganas tengo de volver! Lo he planificado muchas veces pero siempre se interpone otro destino, claro, como "ya hemos ido", pues otra vez será, ... y así...
Al menos me quedan tus fotos. ¿te acercaste a Neuschwanstein?

Saludos!

Tawaki dijo...

Senior Citizen, me sonaba lo del contubernio, pero he tenido que buscarlo para enterarme bien. No sé cómo quedó Munich tras la guerra, pero ahora da gusto verla. Es una ciudad para disfrutar varias veces.

Elena, es una ciudad preciosa, con un ambiente estupendo, especialmente cuando hace sol y la gente se echa a la calle.

Mari-Pi-R, seguro que le has sacado mucho partido a tus visitas porque con esas entradas tan elaboradas que haces se nota que no pierdes detalle.

Ligia, estuvimos paseando un poco fuera del centro, a lo mejor es por eso por lo que no lo reconoces.

Laura M., a mí me pasa lo mismo, de Alemania apenas conozco algunas ciudades, pero debe ser un país muy interesante.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Senior Citizen, a veces pasa que estás leyendo un libro y escuchas a alguien la misma palabra que acabas de leer. Las casualidades son increíbles.

Nélida, por el centro de Europa decoran mucho los edificios y da gusto verlos. Las fachadas suelen estar muy limpias y cuidadas, lo que es de agradecer.

Nélida, G.A., ya sabes, la próxima vez sales del aeropuerto y te das una vuelta por las calles. Los museos también merecen la pena, así como algunos palacios que hay en las afueras. En cuanto a la cervecería más que agobiados es que saben que la llenan de turistas a todas horas y les da igual lo que piense el cliente.

José Núñez de Cela, no conozco el castillo. He intentado ir un par de veces, pero nunca nos cuadraba, pero sigo intentándolo. Es una ciudad a la que espero volver y confío en que tú también lo hagas.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Blau dijo...

Tawa, yo quiero ir, lo apunto en la lista de pendientes que cada vez se hace más larga gracias a ti.
Besos.

Teca M. Jorge dijo...

Uma beleza de arquitetura e que delicadas flores, tão preciosas!!!
Suas viagens são verdadeiros roteiros de deleite...

Beijo.

unjubilado dijo...

Se me había hecho tarde, así que he cogido el coche y me he acercado hasta la puerta Karlplatz, pero he tenido que dejar el coche aparcado y seguir andando, mi coche lo he dejado aquí y el guardia casi me pone una multa.

Giga dijo...

Yo no estaba en esta ciudad interesante, y es digno de ver por lo que veo. Muy bonito restaurante. Saludos.

Tawaki dijo...

Blau, yo que tú empezaba a tachar algún sitio porque aunque eres muy joven no te va a dar tiempo a verlos todos.

Teca, intento exprimir la vida y aprovechar lo máximo, porque cada lugar tiene su encanto.

Un jubilado, por esas escaleras que hay a la derecha salimos nosotros. Toma un par de cervezas, que hoy invito yo.

Giga, pues no la debes tener muy lejos, yo en tu lugar iría a verla. It should not be very far from where you live. I would visit it if I were you.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Raquel dijo...

eso es lo bueno de poder volver a los lugares. eliges. Tengo que volver a Munich.

Tawaki dijo...

Raquel, es verdad, ya vuelves con un criterio, habiendo seleccionado lo que quieres ver.

El Guisante Verde Project dijo...

Munich es de esas ciudades que, por un motivo u otro, se nos escapa siempre a última hora. Desde principios de año estamos intentando cuadrar un vuelo, y nada... En fin, ya llegará.
La Niké me recuerda muchísimo a la Siegessaule del Tiergarten de Berlin. Me gusta el Ayuntamiento, tengo ganas de estar allí, y la Hofbrauhaus (tomamos nota de la paciencia).
¡Un saludo!

Tawaki dijo...

El Guisante Verde Project, es verdad, se parecen mucho. Espero que podáis ver Múnich pronto y que la disfrutéis tanto como yo. La HB es una cervecería digna de una visita, pero la ciudad está plagada de buenos sitios. Gracias por dejar un comentario.