lunes, 24 de julio de 2017

Fin de semana en Zug

Hoy nos quedamos cerca de casa, en Zug, porque para este primer fin de semana de marzo daban lluvia en la mayor parte de Suiza. Otros planes quedaron pospuestos, que no olvidados, y me dediqué a ponerme al día con mis cosas: blogs, libros, películas y amigos.
El sábado aproveché la aparente subida de temperaturas para dar una vuelta. Y digo aparente porque en cuanto se ocultó el sol tras las nubes, llegó el frío. Todavía estamos en invierno y hay que abrigarse. No llevaba cámara, pero el móvil te saca de un apuro.


La orilla del lago estaba vacía de gente, al igual que las terrazas de los restaurantes. Era pronto para la puesta de sol, pero el espesor de las nubes auguraba el final del día por mucho que le quedaran unas horas. Un final tormentoso, por cierto.


Poco después el sol volvía a brillar; duró poco. Enseguida llegó la lluvia y se acabó el paseo.
El domingo amaneció así de soleado; uno de esos días en los que es pecado quedarse en casa. Fui a ver el inmenso roble que hay en una de las plazas de la ciudad, un ritual que repito a menudo, porque me sigue impresionando su tamaño por muy acostumbrado que esté a su presencia. Aún conserva varias de sus hojas, a pesar del frío.


Luego caminé por la orilla del río, en dirección a Cham. No sé cuántas veces he hecho este paseo, sacando las mismas fotos en los mismos lugares, pero es que cada día es diferente.




Cargaba con el teleobjetivo a pesar de que estoy harto de sacar cisnes y patos. He descubierto dónde anidan las garzas, pero esos árboles están demasiado lejos, incluso para mi 500 mm, y no puedo acercarme más. Me conformo, entonces, con otros paisajes más al alcance de la mano.




También aprovecho para probar un par de filtros, un ND que realza las nubes del cielo y un polarizador que satura los colores y reduce los reflejos.




De vuelta, me detengo en el Haffenrestaurant para tomar una cerveza mientras estudio mi próximo viaje y disfruto del sol.


Dan lluvia para por la tarde y hay que aprovechar mientras se pueda. La primera foto fue tomada poco antes de la una del mediodía. La segunda apenas dos horas después. Aquí el clima cambia rápidamente.




Tengo previsto cenar en un hindú, con un asturiano y una griega, para rematar el fin de semana, pero esa es ya otra historia. Viva la multiculturalidad.

11 comentarios:

Alí Reyes dijo...

Hermano, tus instantáneas nos ponen al tanto de la asombrosa claridad de esas aguas. Gracias por calarte ese frío y darnos a conocer ese rincón de tus correderos.
nota; en tu entrada anterior dejé un enlace, cuando tengas tiempo dale un vistazo

unjubilado dijo...

Como siempre preciosas fotos, lo de los filtros me recuerda mi época de adolescente con una Yashica Minister D y poniendo filtros a diestro y siniestro, ya no recuerdo para que, excepto uno de ellos para aproximación para hacer macros, había que medir la distancia al objetivo en base a media docena de centímetros aproximadamente para que la foto saliera bien enfocada.
Al final no me ha quedado claro si era al hindú al que os ibais a cenar entre tu y otros dos.

Frine Laena dijo...

Vive usted en un paraje muy hermoso, si alguna vez lo visito lo reconoceré por una cámara colgando, seguro.

Kisss y Kisss

Senior Citizen dijo...

Bonito paseo... ¿Los pilotes de la 11 para que son?

Ligia dijo...

Maravillosas fotos, pongas o no los filtros necesarios. Me río de mi camarita del año pun a la que solo hay que disparar un botón... Es un lugar precioso que merece la pena inmortalizar como sea. Abrazos

Nélida G.A. dijo...

Bonita entrada.
A veces no hay sino que mirar a nuestro lado, lo que tenemos a diario, para disfrutar de la belleza. Porque la hay, y mucha, sin irnos lejos.
Preciosas fotos y muy bien aprovechado los filtros y polarizadores.
En una de las fotos hasta tuve la sensación de que el agua mojaba mis pies.
Besos.

Alí Reyes dijo...

Hola hermano, debo advertirte que de aquí en adelante es posible que postee en tigrero con retraso de muchos días o hasta meses, puede que no revise con la frecuencia que quiero tus entradas o que no responda los comentarios que me haces. Esto se debe a que el servicio de internet venezolano ya está siendo enlentizado para que las noticias no salgan a tiempo eso sin contar las implicaciones económicas. El régimen podrá hacer eso y todo lo que le venga en gana ya que el domingo 30 de agosto estarán votando, más no eligiendo, una constituyente ilegal puesto que no ha sido consultada por el pueblo, cuyo objeto es desmantelar el entramado jurídico de lo que queda de democracia y derecho por uno calcado de la Cuba castrista. En realidad es una suerte de autogolpe, pero Fujimori se queda corto con lo que tratarán de hacer acá. Desde ese fatídico día comienza la noche en Venezuela. Por favor, no me abandones hermano. Con esto quiero decir que te agradezco que respaldes cualquier iniciativa internacional o desde la propia Argentina, que vaya a favor del pueblo venezolano y en contra de este régimen opresor convertido en dictadura contituyente. Y si tardo mucho sin escribir, acuérdate que mi correo está en el propio portal de tigrero. Por favor cuento contigo a sabienda de que eres un demócrata y lo que afecta a uno nos afecta a todos. Dios te bendiga.

RosaMaría dijo...

Hermoso paisaje, las fotos lo muestran en todo sus detalles. También yo me dediqué más a lo natural en este último viaje. Nunca dejas de sorprenderte con los cambios de clima y su efecto en el paisaje. La 11 y la última son geniales. Abrazo

nélida dijo...

En Suiza existe un pueblo, que acosta de ser transitado por un fotógrafo empecinado en retener su luz, sus reflejos, verdes y lagos, se volvió Zugealista :):) :)

Bellísimas fotografías y precioso paseo.

Tawaki dijo...

Alí Reyes, aquí el frío del verdad llega en lo más crudo del invierno. Después, los paseos ya son bastante más agradables, pero ya ves que no me canso de mi lago.

Un jubilado, nos comimos al hindú y de postre a un chino que pasaba por allí. Lo de los filtros es un mundo, solo que ahora quizás sea un poco más fácil, con la ayuda de la tecnología.

Frine Laena, soy fácil de reconocer. Siempre tengo alguna a mano.

Senior Citizen, llevan una malla incorporada, así que no me extrañaría que fuesen para proteger fauna o flora de otras especies.

Ligia, los buenos fotógrafos hacen fotos maravillosas con cualquier cámara. Todo es cuestión de tener buen ojo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Nélida G.A., siempre digo que no hay que ir muy lejos para pasarlo bien, y esta entrada es prueba de ello. Procuro divertirme allí donde esté, ya que la vida es demasiado corta.

Alí Reyes, no te preocupes por los comentarios ni por las visitas. Por desgracia tenéis otras cosas en las que pensar allí, al otro lado del Atlántico. Espero que puedas sentir mi apoyo a pesar de los muchos kilómetros. Sé que algún día se arreglará y todo esto será historia, pero el problema es el cuándo y todos los damnificados que quedarán por el camino. ¡Mucho ánimo!

Rosa María, tener un sitio así a unos minutos de casa es un privilegio que no se puede desperdiciar, y yo siempre procuro sacarle el máximo partido.

Nélida, dentro de poco será el pueblo más fotografiado de la historia, ja,ja.