lunes, 3 de julio de 2017

Murten II

Continuamos donde lo dejamos en la entrada anterior, a las puertas del castillo. Es del siglo XIII, aunque el portal es de 1516 y la forma actual del edificio data de 1755. Antigua residencia del presidente municipal, hospital, cuartel y prisión en otros tiempos, en la actualidad alberga la prefectura del distrito de los Tres Lagos.





A su espalda encontramos la plaza de los tilos, antigua plaza de armas, desde la que podemos disfrutar de bonitas vistas del lago al tiempo que reposamos en la sombra.




Muy cerca queda el museo de Murten, uno de los más antiguos del cantón de Friburgo y ubicado en un molino. Está dedicado a la historia de la ciudad, pero la entrada era más cara que mi interés por verlo, de modo que me contenté con echarle un vistazo por fuera.


Había visto una terraza en la que comer algo rápido, pero antes quería terminar la visita, así que me encaminé hacia la muralla, cuyas quince hiladas de piedra inferiores son anteriores a la fundación de la ciudad en el siglo XII. En cambio, la parte central fue construida un siglo después, mientras que la superior, en piedra arenisca, data de 1476. Se puede acceder al camino de ronda y ver la ciudad a un lado y los campos al otro. Son un total de doce torres las que se asoman a un foso ahora convertido en jardines.





Aún nos quedan más cosas por ver, como esta casa llamada Rübenloch, que es una joya del gótico tardío. Estuvo a punto de ser demolida para conectar dos calles, pero la falta de medios económicos hizo que se salvara y que podamos disfrutar ahora de sus curiosas ventanas.



Dejé para el final la calle principal, con sus arcadas de los siglos XVII y XVIII. Las fachadas son preciosas y están protegidas por leyes que, por ejemplo, prohíben los letreros luminosos para preservar la armonía del conjunto.




Por ella pasan modelos clásicos de coches, desde un Mustang a un Austin-Healey 3000, aunque el más curioso era este Morgan Three Wheeler. El conductor, muy amable, se detuvo para que pudiera tirar bien la foto.





He dejado para el final las fuentes que hay repartidas por la ciudad, que también tienen su propia historia.







Llevo cuatro años en Suiza y sigo descubriendo cosas que ver.

12 comentarios:

nélida dijo...

Precioso.
La idea de convertir los fosos en jardines es genial!!
Ya veo que Suiza no deja de sorprender y maravillar; y que
ando atrasada con mis visitas a los blogs :)


unjubilado dijo...

Me ha gustado el paseo, pero cuando has dicho que ibas a comer algo rápido, pero tenías que terminar la visita, he aprovechado para esperarte comiendo algo ligero y de paso te guardaba sitio, el restaurante creo que se llamaba Jasmine restaurant, lo que si querría ver esos coches tan modernos de época... de la época de Maricastaña.

Nélida G.A. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nélida G.A. dijo...


Preciosos rincones de Murten los que nos enseñas con esta entrada.
Me sorprendió conocer que el castillo, durante una época fue una prisión. He buscado en internet más sobre ello pero no encontré nada.
Todas las fotos son bonitas, te dan una muy buena idea del lugar y su encanto.
Pero qué bonita la foto número 8 ¿esas figuras están talladas en madera o era tal vez metal oscuro? La foto me sugirió muchas cosas, pareciera sacada de un cuento. Buen invitación a un lugar que seguro merece la pena descubrir, intuyo mitad historia y mitad leyenda.
Que siga usted descubriendo lugares nuevos de Suiza. Que la vida te depare muchos años allí y capacidad para seguir sorprendiéndote junto al interés en querer conocer más.

Giga dijo...

Hay algo para ver y admirar. Gracias por el programa que. Saludos.

Misma Mente dijo...

Es que ni sé por donde caía eso,
Le diré a mi novio que me lleve

Un saludo

Senior Citizen dijo...

¿Toda la ciudad es así? ¿No tiene zonas de edificios modernos?

celebrador dijo...

Un amor a la belleza y un respeto por las formas, en una sociedad que entiende eso

RosaMaría dijo...

Una maravilla, luz en el día y luz en las calles, cuánta limpieza! Todo contribuyó a que las fotos salieran estupendas, sin olvidar la óptica del fotógrafo, genial como siempre. Gracias y beso.

Tawaki dijo...

Nélida, otros andan más atrasados con los correos... Suiza da mucho de sí y no deja de mostrarme lo mejor de sí misma.

Un jubilado, ya veo que te has puesto las botas mientras yo subía a la muralla. De coches clásicos te vas a hartar, porque ya estoy preparando algunas entradas.

Nélida G.A., es un pueblo pequeño y a pesar de su belleza no es fácil encontrar información en Internet. Menos mal que tenía el folleto de la oficina de turismo. Efectivamente, Suiza no deja de sorprender. Las figuras de la foto corresponden a una escultura y están hechas en hierro. Me gustó mucho y estuve a punto de poner algún primer plano que tengo de ellas, pero al final pensé que había fotos de sobra. Cuatro años y sigo descubriendo el país. Maravilloso.

Giga, y tanto, esta zona de Suiza todavía no la conozco bien, pero poco a poco la voy descubriendo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Misma Mente, entre París y Venecia. Que te lleve a esos dos sitios y paráis a comer en Murten.

Senior Citizen, dentro de las murallas sí, aunque son dos o tres calles, porque están protegidas para no estropear el conjunto. Fuera hay casas más modernas, pero tampoco son demasiadas; es un lugar relativamente pequeño.

Celebrador, encantado de que te guste. Suiza es un gran país en el que la educación y el respeto están a la orden del día.

Rosa María, es fácil hacer fotos bonitas en lugares así, tan preciosos y tan bien cuidados. En ese aspecto, los suizos son envidiables. Es una suerte poder visitar estos sitios e irlos descubriendo.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

nélida dijo...

Se acerca el tiempo de caducidad jajjajaja