miércoles, 18 de octubre de 2017

Wallace Collection

Hace ya bastantes años, un antiguo amigo regresó de Londres afirmando que ya conocía la ciudad, tras haber pasado en ella un fin de semana. No pude menos que darle la enhorabuena, porque yo he estado yendo al menos un par de veces al año durante los últimos veinte, y apenas si he rascado un poco su superficie. Supongo que todo depende de las expectativas de cada uno.

La Wallace Collection es uno más de los muchos museos que podemos visitar una vez que ya hemos ido a los más conocidos. No es la National Gallery, ni el Imperial War Museum, ni el Museo Británico, pero tampoco hay que dejarla de lado.


Está ahí, medio escondida, es gratuita (te piden una colaboración voluntaria para su mantenimiento) y no recibe demasiados visitantes. Si os gustan la pintura francesa del XVIII, las armaduras, la cerámica o los muebles, este es vuestro sitio. Debido, eso sí, a una reducción de presupuesto, es posible que algunas salas estén cerradas, así que mejor lo comprobáis antes de ir.




La encontramos en Hertford House, a pocos minutos de Oxford Circus, en pleno centro de Londres, en un edificio construido en 1776-88 por el cuarto duque de Manchester, aprovechando que podía cazar patos en sus alrededores.




Fue sede de las embajadas española (1791 – 1795) y francesa (1836 – 1851), pero sería el cuarto marqués quien, residiendo en Francia, la utilizara como almacén de su creciente colección de arte. Debemos a su hijo, Sir Richard Wallace, no sólo el notable incremento de objetos, sino también la reconversión del edificio en un museo que abrió sus puertas al público en 1900.




Encontramos cuadros de pintores tan renombrados como Tiziano, Velázquez Rubens o Rembrandt, sin olvidar algún Canaletto. ¡Ahí es nada!







Ya tenéis un motivo más para visitar esta espléndida ciudad. Yo no paro de descubrir cosas nuevas y cada vez disfruto más.

17 comentarios:

Friné dijo...

Un amante del arte no se la debería dejar pasar

Kiss y Kisss

Ambar dijo...

Pues gracias por la información. Me encantaría visitarlo.
Besos

RosaMaría dijo...

Muy bueno! Gracias por el recorrido, me ahorré horas de vuelo. Muy buenas tus fotos, ese jarroncito me encantó. Una gran historia detrás de esa magnífica muestra. Saludos.

RosaMaría dijo...

Estoy otra vez. Quise decir botella, me pregunto porqué el retrato de la 10 viste una manga de cada color, el mueble de la 12 también me encanta... Cuánto refinamiento. Gracias de nuevo.

Senior Citizen dijo...

Este tipo de museos siempre me recuerdan al Lázaro Galdiano, que no está nunca en los planes turísticos de quien visita Madrid, pero merece la pena verlo.

unjubilado dijo...

Bonita colección y ¿algún que oro pato disecado? ¿O Sir Richard Wallace se los comió todos?

unjubilado dijo...

Quería decir, "que otro pato disecado", no "que oro pato"

nélida dijo...

Maravillosa colección, pero más loable que sus dueños decidieran compartirla con el público.

lola dijo...

Hola Tawaki, gracias por acercarnos a tantas cosas bellas.
Saludos.

Ligia dijo...

De las expectativas y de las posibilidades, claro. Un lugar muy interesante el que nos traes hoy. Abrazos

Una mirada... dijo...

Lo pongo en la lista para la próxima vez, que esos rancios lugares siempre sorprenden y terminan los ojos por atesorar pedazos de pasado.

Tawaki dijo...

Frine, yo de hecho la he visitado ya varias veces y no me canso de repetir.

Ambar, espero que puedas hacerlo. Londres esta llena de rincones que apenas se conocen pero que merecen mucho la pena.

Rosa Maria, quizas uno de sus puntos fuertes sea que es una coleccion muy variada de piezas de gran calidad. Es facil pasar de una a otra e ir apreciandolas individualmente. En cuanto al color de las mangas, desconozco el motivo, me temo.

Senior Citizen, llevo agnos diceindo que ire al Lazaro Galdiano, pero antes porque estaba en obras y ahora porque vivo en Suiza, el caso es que aun lo tengo pendiente...

Un jubilado, parece que no dejo ninguno para la posteridad. Se ve que la aficion a la caza le tiraba demasiado.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Nelida, es cierto, pues bien podrian habersela guardado para ellos. Una suerte que podamos disfrutar de estas preciosas obras. Yo no me canso de admirarlas.

Lola, de nada, ya sabes que para mi es un placer poder compartir mis gustos.

Ligia, solo tienes que subirte a uno de esos aviones que llevan a los britanicos por "ahi abajo" en busca de sol y playa. Quien sabe, quizas puedas hacer un intercambio.

Una mirada, ojala puedas verlo, yo creo que merece mucho la pena, como tantas y tantas cosas de Londres. Es una ciudad que nunca termino de descubrir.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Almatina dijo...

No he estado nunca en Londres. Pero cuando vaya tengo claro a quien puedo llamar para que me asesore.
Sin embargo si estuve en Dublín, y ademas de los conocidos, a años luz de diferencia de los ingleses, claro está, encontré el museo de escritores irlandeses, que era bonito y humilde, el de James Joyce, punto de referencia de rutas de la ciudad. Y en Galway hubo uno que me encanto, también, pequeño pero encantador.

Un saludo querido Tawaki, a ver si subes mas fotos!

Tawaki dijo...

Almatina, que sepas que estás en pecado mortal entonces,je,je. A mí Dublin me gustó mucho y, de hecho, quiero volver por allí, pero Londres es mi ciudad favorita. Si decides ir ya sabes que en mi perfil está mi correo electrónico; será un placer darte algunas ideas. Dependiendo de lo que quieras hacer a lo mejor no es tan caro como piensas. En la etiqueta de Londres puedes encontrar otras entradas, fundamentalmente de parques, ya que me apasionan. Un saludo!

Anónimo dijo...

Sin duda me lo apunto. Me encantan estos museos porque además de transportarte a otra época, su visita reconforta, el lugar en sí te lleva a sentirlo de esa manera.
Con tus fotos, fue como estar allí.

Tawaki dijo...

Anónimo, y además está en una zona de Londres que me consta que te gusta. En la página web te puedes hacer una idea más amplia de las colecciones, aunque lo mejor, claro está, es verlas allí.