lunes, 23 de abril de 2018

Menos face y más book

La imagen me llegó por Whatsapp hace tiempo, lo que no deja de ser una ironía. Es un recordatorio de que la lectura, además de un placer, es muy necesaria para mantener nuestra agilidad mental, para que nuestras neuronas se relacionen y creen vínculos de amistad permanentes.


Dicen, y yo estoy de acuerdo, que nuestro cerebro es vago, que busca siempre el camino más cómodo, el que implica menos esfuerzo. Es por ello que la imagen triunfa sobre la palabra. Llegamos a casa agotados tras una jornada laboral y la televisión, en el caso de los mayores, y Youtube en el de los jóvenes nos tienta. Las redes sociales nos permiten relacionarnos con el piloto automático encendido. Una carita sonriente y un me gusta; o varios.

Pero algunos, cada vez menos, nos rebelamos. No es “smart-algo", tampoco sigue las órdenes dictadas a viva voz ni los movimientos de las manos. No está compuesto de píxeles, pero de momento sobrevive como puede al auge de las pantallas. Es el libro en papel, que resiste los embates de una tecnología que los erosiona página a página. Los míos están por todas partes, repartidos en mesas, aparadores y sofás, amontonados cuales piedras inestables con las que tropiezo una y otra vez. Me miran desde las estanterías como ese cachorro de la tienda de animales, y no puedo resistirme.

Hace aproximadamente un año os traía una lista de libros pendientes. Hoy os muestro otra, con los que más me han gustado en estos últimos meses, sin ánimo de criticarlos individualmente.

Terminé, después de muchas horas terribles, El poder del perro (Don Winslow), un relato sobre el mundo del narcotráfico en México; terribles por lo crudo que es y porque sospecho que se parece demasiado a una realidad demasiado dura como para hacerla nuestra. Es muy bueno, pero no apto para todos los corazones, aviso. Algo parecido le sucede a El cártel, del mismo autor, que es una continuación del anterior.    



De Dennis Lehane cayeron dos, Vivir de noche, que es Chandler en estado puro, vibrante, muy de cine negro, y Mystic River, que está a la altura, pero al que le sobran algunas páginas.



Y ya que vamos por parejas, también terminé la trilogía de Toni Hill con Los buenos suicidas y Los amantes de Hiroshima. El autor barcelonés consigue que empatice con sus personajes y que siga la trama paralela de sus vidas privadas además de las investigaciones. El primero de la serie lo había leído varios meses antes.



No podían faltar los libros de cine, como Sergio Leone, de Carlos Aguilar, y Chaplin, de Peter Ackroyd, interesantes los dos, al igual que una biografía de Audrey Hepburn (Donald Spoto) que me emocionó, hasta el punto de que le dediqué una entrada hace algunas semanas. Y ya que estamos con biografías, leí J.R.R. Tolkien (Collin Duriez), que retrata al genial filólogo sudafricano que nos llevó a la Tierra Media en una aventura que ya conoce todo el mundo.





En el apartado histórico, la segunda parte de la Reconquista, contada por Jose J. Esparza en Moros y cristianos, la gran aventura de la España medieval, nos lleva por los años en los que todos luchaban contra todos en la Península, en una sucesión de reyes, traiciones y alianzas. También me gustó mucho La guerra anglo-española, de Rubén Sáez Abad, un compendio de las batallas entre ambas naciones a lo largo de un amplio y azaroso periodo de nuestra historia.



Volviendo a los libros fáciles de leer, me gustaron El círculo, 
de Bernard Minier, Bajo el hielo, del mismo autor, El cuento de la criada, de Margaret Atwood (quizás un poco sobrevalorado pero interesante) y Los restos del día, de Kazuo Ishiguro, que es tan reposado como la película.





Hace algo más de tiempo me leí dos de esos libros que no puedes soltar porque te atrapan incluso después de haberlos terminado. Joël Dicker apareció en mi universo gracias a una acertada recomendación con dos de sus obras: La verdad sobre el caso Harry Quebert y El libro de los Baltimore.



Finalmente, un regalo precioso que me hicieron y que aprecio mucho, Más que nada, de Raúl Tamargo, un librito con unas descripciones excelentes que se lee de un tirón, pero se aprecia lentamente, como los buenos vinos.


Hubo más, pero por unas razones u otras me gustaron menos. Ahora se acerca la Feria del Libro en Madrid, y mucho me temo que caerán unos cuantos más.

17 comentarios:

Alí Reyes dijo...

Lo mejor de todo es que nos recomiendas SOLO los que te gustaron y eso es algo que se agradece

Ambar dijo...

Quién se resiste a comprar algún libro cuando va a la feria. Algunos de los que citas los he leído y también me han gustado.
Un abrazo

unjubilado dijo...

Demasiados book actualmente para mi gusto, y eso que la tele solamente la veo un rato al día, es un concurso cultural y el posterior telediario que no suelo terminar de ver.
Eso si, por la mañana me leo unos cuantos periódicos nacionales y uno internacional en español, en el ordenador.

Mari-Pi-R dijo...

Yo tengo una gran biblioteca que he heredado con la compra de la casa en España y aunque tengo tiempo no leo lo suficiente como debería. Hay algunos libros de tu lista que me han interesado.
Un abrazo.

lola dijo...

Hola Javier, una buena y variada lista de libros. Yo, la verdad, ya no leo como antes, aunque procuro hacerlo un poco cada día.
Tomo nota de algunos de los que has nombrado, tanto para mí como para Julio. De los que hablan sobre el narcotráfico no pienso leer nada, ya tuve bastante con un reportaje que vi sobre un sicario que trabajaba para esa gente y no pude terminarlo.
Saludos y buena semana.
P.D. Yo estoy leyendo una novela histórica: Cartago, el imperio de los dioses. Está regulín, pero bueno, quiero terminarla, me sabe mal dejar un libro a medias, tiene que ser muy muy malo para hacerlo.

Ligia dijo...

Una buena colección la que nos traes. A mí también me gusta mucho la lectura, y ahora aprovechando mis estudios, procuro leer en italiano, aunque es difícil conseguir por aquí novelas de acuerdo a mi nivel. Abrazos

Silvia E.D. dijo...

Hola Tawaki!! Hermosa colección nos regalas. Ando vaga para leer. Tengo varios esperando lectura. Y me interesaron dos de los que nos contas. Asi que tendré que activar mi cerebrito....jajajja anda musical ultimamente...
Beso

Tawaki dijo...

Alí Reyes, sí, aunque a veces pienso si no sería mejor advertir de los que me aburrieron...

Ámbar, ese es mi miedo, que la Feria del Libro está al caer y yo no tengo fuerza de voluntad.

Un jubilado, ya sé que no eres lector y que te entretienes con otras cosas. Yo en cambio, no puedo vivir sin un buen libro.

Mari-Pi-R, algunos mataríamos por una buena biblioteca. ¡Qué suerte la tuya! Espero que te animes a irlos leyendo.

Lola, los de Winslow son especialmente duros. Me costó aprender a dejar los libros a medias, pero ahora lo hago sin ningún problema. Como mucho, les doy una segunda oportunidad pasados unos años. Hay tanto que leer que no podemos perder el tiempo, aunque reconozco que a veces cuesta.

Ligia, poder leer a los grandes escritores italianos en su idioma es un lujo al alcance de unos pocos. ¿Conoces a Andrea Camilleri? Ahora, con Amazon es más fácil encontrar libros en otros idiomas, aunque yo sigo yendo por las librerías.

Silvia E.D., es que la música absorbe por completo tu tiempo, ja, ja. Quizás dentro de unos meses retomes la lectura.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Nélida G.A. dijo...

Hola Tawaki.
Yo también me rebelo y aunque parezca que nado contracorriente, me alejo de las redes sociales y siempre me acerco a los libros. Me llaman, no puedo resistirme, sobre todo los de papel.
Dices que agiliza la mente, y es así. Pero también que con ellos puedes viajar lejos, aprender mucho, vivir aventuras que ni imaginabas, conocer personajes de todo tipo, empatizar hasta el llanto, la risa o cualquier otra emoción.....
Cuando termino un libro, soy súper feliz (al igual que mientras lo leía) porque ya voy buscando cuál será el siguiente que elija.

Tomo nota de tus recomendaciones, me gusta la manera en que lo expones.
Algunos de los que nombras los he leído y me han gustado.
Gracias!
Un beso.

Giga dijo...

También me gusta leer libros en papel y páginas de lectura inversa. Se recomiendan libros interesantes. Recientemente leí "Los secretos de Gaudí". Saludos.

ñOCO Le bOLO dijo...

·.
Admiro tu capacidad lectora. Consérvala, es un tesoro.
Yo ando ahora por el menos Face, que nunca uso estoy esperando a que me den de baja. Ideal sería que me fuera al más Book... ya se andará.

Un abrazo Javier

La Mirada Ausente · & · Cristal Rasgado

nélida dijo...

Pues sí que vas leyendo. De los que recomendás hay dos que no he leído, pero los tengo en mente, El cuento de la criada,vi la serie, super-recomendable y Los restos del día. Es más, los puse en la lista de compras de la biblioteca para la feria del libro; pero lamentablemente por un problema financiero no podremos ir este año a Buenos Aires. El último, sí que es un obsequio precioso :)
Sobre el narcotráfico puedo recomendar la Reina del Sur de Pérez Reverte, no he leído los otros. Tomo nota.
Gracias gracias :)

nélida dijo...

Vuelvo...
Me quedé pensando. Más face to face y más book entre las manos y la gente.
Además de todo lo que puede provocarnos leer, los libros tienden lazos hacia otras personas.
Lo puedo ver en la biblioteca. Se generan diálogos, discusiones y hasta relaciones de amistad.
Beso

Senior Citizen dijo...

Creo que ya he dicho otras veces que la narrativa hace años que la dejé y me consuelo cuando dicen que a cierta edad deja de interesar, así que debe ser que yo ya pasé con creces de esa edad.

Por cierto, que también hace años te recomendé que leyeras Homo Faber, de Max Frisch. ¿Llegaste a leerlo? Cuando te leo, muchas veces me acuerdo de este libro y su personaje principal.

A Casa Madeira dijo...

Boas dicas as suas...
No sítio não tenho internet, quando visito os blogues
afins e preparo os posts da casa vou para a cidade.
No sítio há a seguinte frase; " Não Temos Wi-fi falem uns com os outros".
Abçs.

Tawaki dijo...

Nélida G.A., los libros nos hacen sentir todas esas cosas que mencionas, en efecto, Dan mucho a cambio de poco, y nos acompañan el resto de nuestras vidas como los buenos amigos. Quizás sea por eso por lo que algunos necesitamos tocar y oler el papel, verlos en las estanterías y sentirlos cerca.

Giga, Gaudí fue un personaje fascinante. Hace tiempo que compré en Barcelona algunos libros suyos, pero tengo que leer más sobre él.

ñOCO Le bOLO, me encanta leer, pero olvido muy fácilmente, y por desgracia, tampoco tengo todo el tiempo que me gustaría. Como dice Nélida, leer es toda una aventura. Al menos vas por el buen camino ;)

Nélida, no sé si me atrevo a recomendaros, porque en cuestión de lecturas los gustos son muy variados. Es una lástima que no podáis ir a la Feria. Yo estoy esperando la de Madrid con muchas ganas. A Pérez Reverte le quiero dar otra oportunidad después de que no me gustaran sus primeros libros, pero de momento tengo otras preferencias, lo que no deja de ser curioso, porque me gustan mucho sus artículos. Por supuesto que los libros unen a las personas. Al final somos sociables y nos encanta compartir ideas.

Senior Citizen, lo sé, pero sigo insistiendo, je,je. Al final es cuestión de gustos, y yo aún disfruto mucho con este tipo de lecturas. No leí Homo Faber, pero esta vez espero encontrarlo en la Feria del Libro, en Madrid. Gracias por recordármelo.

A casa Madeira, me parece un consejo perfecto, porque necesitamos conversar más e intercambiar ideas, sueños y conocimientos. Los libros son una buena herramienta para todo ello.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

RosaMaría dijo...

Qué buen post, todas buenas recomendaciones. Yo sigo con los técnicos inherentes a mi profesión de la que quería retirarme pero me reclaman y una entrada extra no viene nada mal en los tiempos que corre en Argentina. Clarice Lisperkor me atrapa con sus cuentos cortos reunidos, es una forma diferente que me encanta y que recomiendo.Un abrazo grandote.