domingo, 1 de abril de 2018

Biografía de Audrey Hepburn

Soy consciente de que a muchos de vosotros no os interesa demasiado el cine. Tampoco es habitual que comente los libros que leo, algo que, por cierto, me parece que voy a cambiar, pero es que esta biografía de Audrey Hepburn me ha gustado especialmente, ya que nos muestra a la mujer que había detrás de la conocida estrella de cine.

Con éste, son ya varios los libros que he leído de Donald Spoto. El primero fue el dedicado a Alfred Hitchcock, y me encantó a pesar de contar con algunos puntos de vista polémicos sobre el cineasta británico, incidiendo a veces en su conocida vena sádica. El de Marilyn también me gustó mucho, mientras que el de Grace Kelly me pareció algo inferior, como si el autor hubiese querido pasar de puntillas por la vida de la actriz y princesa. No soy ningún entendido, no sé cuánto hay de cierto en estas biografías, y no puedo valorarlas desde ese ángulo, pero me parecieron muy bien documentadas y, sobre todo, muy bien escritas. Su lectura resulta amena y enriquecedora.


Pues bien, hace poco que me he terminado la de Audrey Hepburn, que es con seguridad la que más me ha emocionado, especialmente en sus últimas páginas, cuando al colaborar con UNICEF se la ve más feliz que nunca. Porque esta mujer, que lo tuvo todo, no consiguió casi nada de lo que ansiaba. Su padre, ausente, nunca llegó a quererla, y su madre, que sí la amó, fue incapaz de transmitirle el cariño que tanto necesitaba. Buscaba un matrimonio feliz y se divorció dos veces. Deseaba tener muchos niños y sufrió varios abortos; quiso ser bailarina y terminó convirtiéndose en una gran actriz.

Su niñez estuvo marcada por la Segunda Guerra Mundial, algo que sin duda influyó en su carácter y que nos deja alguna anécdota, como el hecho de que cuidara a un soldado que terminó siendo director de cine en Hollywood, pero no quiero extenderme en unos detalles biográficos que podéis encontrar fácilmente en Internet, sino comentar el libro y homenajear a esta belga conocida en todo el mundo.

Donald Spoto se las arregla para llenar las páginas de curiosidades, y dedica algunas líneas a los personajes que acompañaron en vida a la protagonista, de forma que estos no se limitan a desfilar, sino que nos son presentados con detalles que nos hacen partícipes de cada instante, dando credibilidad a lo que de otra forma habría sido una simple sucesión de hechos.

Según pasan los capítulos, evolucionamos con Audrey, nos alegramos con sus éxitos y sufrimos cuando la vida la golpea, algo que sucede en numerosas ocasiones, desde que ayuda a la resistencia holandesa hasta que se retira del mundo del séptimo arte. Descubrimos entonces su verdadera personalidad. Ella, que era tan insegura, tan contraria a conceder entrevistas o a hablar de su vida privada; ella, que tanto ansiaba una vida normal alejada de los focos y la notoriedad, se vuelca, lo da todo, con tal de ayudar a los niños de medio mundo. Utiliza su bien merecida fama para despertar conciencias y recaudar unos fondos que ayudaron a muchos desfavorecidos.

Ya sabéis que me gustan las historias de superación personal, y esta es una de ellas. Pudo haber sucumbido a la guerra en Holanda, pero ayudó a la Resistencia, pudo abandonarlo todo en Londres cuando no era lo suficientemente buena para bailar, pero encontró un hueco en el cine. Pudo dejarse ganar por sus miedos e inseguridades, pero decidió trabajar firme, pudo conformarse con una vida de madre y esposa, pero luchó. Luchó toda su vida cuando otros se rinden. Admirable. Una de las virtudes del libro es que nos lo muestra en apenas trescientas páginas que se leen en un suspiro.

18 comentarios:

nélida dijo...

No conozco de Audrey Hepburn más que su nombre y saber que fue actriz; pero lo que contás
es superador. No todas las personas logran pararse sobre sus propias ruinas y caminar hacia adelante, para llegar hasta donde quieren. Gracias a tu aporte, ahora sé un poquito más de ella.
Besos y buen domingo.

ñOCO Le bOLO dijo...

·.
No suelo estar interesado en las vidas de actrices o actores, más bien solo en apreciar su trabajo. No obstante, cuando cae alguna información en mis manos me encuentro con aspectos curiosos que me hacen apreciar y valorar más sus trabajos. y este es el caso. No sabía nada de A.H. pero que haya sido colaboradora de Unicef la hace muy merecedora de mi admiración y respeto.
Buen trabajo, Javier.

Un abrazo

La Mirada Ausente · & · Cristal Rasgado

RosaMaría dijo...

Resciliencia total y un corazón extraordinario. Me pasó a mi cuando leí la biografía del almirante Guillermo Brown que consagró su vida a nuestro país, su segunda patria pues era irlandés luchando por nuestra causa. Me fui por las ramas, pero "sentí" tu entusiasmo como me pasó a mí en su momento. Admiraba a A. Hepburn y aún se repiten aquí sus películas así que la vuelvo a admirar, por su elegancia, sencillez y belleza estilizada. Me encantó tu crónica. Besos.

lola dijo...

Hola Tawaki, gracias por la recomendación. Ya sabes que a mí se que me gusta el cine, sobre todo el de épocas pasadas, así que tomo noto del libro.
Saludos.

unjubilado dijo...

Ahora leo muy poco, más bien releo novelas y relatos que ya había leído. No obstante nunca me han gustado las biografías, igual si han sido escitas por ellos mismos o por otra persona. En casa hay unas cuantas ya que mi hijo al ser filólogo las fue comprando, pero pese a que alguna la he empezado a leer al cabo de media docena de páginas la he abandonado.

Ambar dijo...

Es lo que tienen las biografías, por muy riguroso que sea quien las escribe siempre trasmite la empatía o la falta de ella que ha tenido con el personaje. Esos sentimientos del escritor se trasmiten al lector.
Por lo que yo he leído de Audrey Hepburn siempre he pensado que sólo fue feliz al final. Se pasó la vida tratando de ser perfecta para merecer el sincero cariño de quienes la rodeaban y en esa búsqueda de la perfección se le olvidaba ser ella misma.
Un abrazo

Senior Citizen dijo...

Con los actores y actrices nos pasa que muchas veces los identificamos con los papeles que representan, cuando puede ser que sean completamente distintos, pues para eso son actores. A mí me caía muy bien esta mujer y hubo una época en que la imité descaradamente. Llevaba ese mismo peinado de la foto, le copiaba la ropa… Ella era más alta, pero entonces estábamos igual de delgadas.

Almatina dijo...

Ah, el cine!
Estoy en un grupo nacional fantastico de cine, donde conoci gente muy interesante.
Siii! hubo una epoca donde tambien estuve leyendo biografias.
La vida de Audrey fu como ella, fuerte, linda e integra.
Yo tambien estoy en una ONg y es bonio ver que se puede ayudar a la gente.
Tambien me gustaron las bio's de Ganhdi y Chaplin, sobretodo de este ultimo
del que conoci a su nieto en el colegio.

Cada uno de ellos tiene un poco de nosotros, como unas claves o pistas
de como pudieron resolver su vida.
Una manera de darse cuenta, como los niños, que siempre se puede seguir soñando.

Besos querido Tawaki¡

Nélida G.A. dijo...

Me gustan las autobiografías, no tanto las biografías porque nunca sé qué parte de entre todo lo leído será real, máxime cuando el personaje ha fallecido y no puede opinar. Cuestión de gustos...
Ya ha pasado en alguna ocasión que una vez publicadas, el protagonista comunica que no le gusta y que no es fiel reflejo de su vida.

Y dicho esto, y es mi opinión, viene la otra cara de las biografías. La más "humana" y menos "personal" (si es que podemos decirlo así). Donde admiramos la otra cara del personaje, sentimos empatía y en cierto modo aprendemos con sus ejemplos y solidaridad....

Muy buena reseña, Tawaki. Sin duda nos has dado pinceladas más que sugerentes para quien quiera aventurarse a su lectura.
Gracias por compartirla.
Un beso!

Alí Reyes dijo...

Ella es admirable. Me encantó la interpretación que hizo en VACACIONES EN ROMA cuando era prácticamente una desconocida. Y eso de la guerra fue terrible, fue difícil recuperarse

Tawaki dijo...

Nélida, al final, su vida como actriz fue casi un accidente, y de este modo descubrimos a la mujer que había detrás de todos esos papeles estelares. Me gustó aprender más de su vida, de lo que hizo fuera de las pantallas y de cómo pensaba.

ñOCO Le Bolo, fue una forma de devolver (con creces) la ayuda que ella recibió de la UNRRA, cuando la UNICEF aún no existía. Debió ser una experiencia terrible lo de vivir las consecuencias de la guerra. Poco a poco, me voy aficionando a algunas biografías, me resulta interesante descubrir lo que hubo detrás de estos personajes.

Rosa María, fue una mujer que tuvo un gran impacto en la época, de esas que marcan tendencia. Con las biografías descubrimos otros aspectos más desconocidos, aprendemos cómo eran, qué pensaban y por qué hicieron lo que hicieron. Cuando están bien contadas, además de entretener se aprende con ellas.

Lola, como digo, Spoto tiene algunas muy buenas. Hay quien dice que es un autor polémico, pero a mí me gustaron mucho. Seguro que les sacas algo de partido.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Un jubilado, a mí no me llamaban, quizás porque las veía como libros gordos y aburridos, pero ya me he leído unas cuantas que están francamente bien. No se limitan a dar fechas, sino que te involucran en la vida de estas personas, explicando sus motivaciones, logros y fracasos. Me resultan muy entretenidas.

Ámbar, cierto, le costó mucho encontrar la felicidad que buscaba, y tuvo muchas más dificultades de las que podríamos imaginar. Eso la convierte en un icono aún mayor. Es inevitable que el autor plasme sus impresiones, pero al menos podemos hacernos una idea de cómo fue su vida, y siempre podemos cotejar las informaciones que menos nos convenzan.

Senior Citizen, marcó tendencia y fue muy admirada, lo que convierte su inseguridad en algo aún más curioso. Precisamente porque detrás de esas personas famosas hay seres de carne y hueso hay que leer sus biografías. Se descubre qué les hizo ser como eran, y se aprende algo siempre.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Almatina, compartimos pasión entonces, porque el cine, además de entretener es casi una forma de vida en sí mismo. Hace poco leí una de Chaplin que me gustó, la de Gandhi la tengo pendiente, así como volver a ver la película. En cuanto a A.H. coincido con tus apreciaciones.

Nélida G.A., pero en las autobiografías el autor puede exagerar sus logros y "olvidar" sus momentos menos gloriosos, mientras que la mirada de alguien externo, bien documentado, que haya hablado con diversas fuentes puede ser más objetiva y completa. Cuestión de gustos ;) Es cierto que hay biografías muy polémicas que han sido rechazadas por sus protagonistas, pero suelen ser aquellas que buscan la notoriedad por encima de la verdad. En cuanto a la actriz que nos ocupa, tuvo una vida más que notable, tanto dentro como fuera de la pantalla, y da gusto conocerla.

Alí Reyes, tenía entonces la frescura de quien está libre (hasta cierto punto) de las opiniones ajenas. Creo que la notoriedad que obtuvo sirvió también hizo que se volviera más insegura, pero lo que yo valoro más es cómo logró sobreponerse a todas las adversidades.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Mari-Pi-R dijo...

Cuando se lee una biografía de cualquier persona se comprende mucho mejor su vida y se valora el personaje como en este caso sus películas. Siempre me ha gustado Audrey Hepburn y sus películas.
Un abrazo.

Ligia dijo...

Un personaje con una vida muy interesante y ejemplar. A mí me encanta y a mi hermana Montse más todavía. Abrazos

Silvia E.D. dijo...

Me gusta saber de libros que otros leen y comentan. Es como que me invitan a leer. También soy de leer biografias, estoy con algunas de los próceres de mi Argentina, se entiende más la historia asi, me parece. Gracias por hacernos conocer sobre esta actriz. Beso!

Friné dijo...

y además era guapísima,
Cúal es su película preferida, ¿Vacaciones en Roma?, ¿Desayuno con diamantes?...

Un saludo

Tawaki dijo...

Mari-Pi-R, a mí también me gusta mucho verla en sus películas una y otra vez. El libro nos muestra el otro lado, que complementa su vida.

Ligia, pues el libro no es nada caro y se lee en un par de tardes. A mí es un personaje que me fascina y que siempre me transmitió mucha dulzura.

Silvia E.D., es mi intención hablar algo más sobre los libros que leo y me gustan. La lectura es algo tan particular, con unos gustos tan personales, que no me atrevo a recomendar, pero por otro lado hay que compartir lo que a uno le gusta.

Friné, imposible elegir una. Vacaciones en Roma es una delicia, pero My Fair Lady, exceptuando el final, que no me gusta, es una hazaña de interpretación. Sufrí con ella en Sola en la oscuridad, me asombré con Historia de una monja y estuve desconcertado en Charada, pero Sabrina, esa película de reparto fallido, es una historia que me atrapó para siempre. Ella fue siempre la reina de la elegancia.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.