domingo, 26 de mayo de 2019

La primera vuelta al mundo

Bienaventurados los que no esperan nada, pues no serán defraudados. Es la ventaja de saber de antemano que, por culpa de los sucesivos gobiernos, en España íbamos a ir – en el mejor de los casos – a remolque con el asunto de la primera vuelta al mundo. Ya nada me sorprende.

Reniego de aquellos que se envuelven en la bandera española mientras añoran otros tiempos que nunca fueron mejores, porque esa forma partidista de recordar un pasado más o menos glorioso, lo único que genera es odio y enfrentamiento. Tampoco entiendo la postura de quienes tergiversan la historia de forma vengativa y sectaria, apoyándose en los enemigos de nuestro país mientras buscan votos y subvenciones. Estos son aún peores, pues les interesa mantener viva la llama del odio, porque viven de ello. Un tercer grupo se la inventa, directamente, aprovechándose de la ignorancia reinante, creciente y autocomplaciente.

Unos y otros pecan, en el mejor de los casos, de falta de información y de exceso de ansias manipuladoras. Lo peor es que muchos les siguen el juego, contentos de sumergirse en una estulticia alimentada por el maniqueísmo y los intereses personales. Allá cada uno, yo prefiero informarme a través de diversas fuentes y disfrutar al tiempo que aprendo sobre nuestra historia, que, afortunadamente, es mucha y variada.

Porque se trata de comprender mejor nuestro pasado, no de utilizarlo como arma arrojadiza. Mientras aquí nos tiramos los libros de historia a la cabeza, Portugal ha hecho suya una gesta que no le correspondía, un viaje que se hizo a pesar de todos los intentos del soberano luso por sabotearlo, en defensa, eso sí, de sus intereses.

Como de costumbre, son otros los que se llevan los beneficios económicos de promocionar una ruta, una cultura, un país, mientras que en España lo solucionaremos como siempre, generando más deuda, subiendo los impuestos a los “ricos” y volviéndonos más y más pobres, tanto material como intelectualmente. En vez de sacar rédito de nuestro inmenso patrimonio preferimos tirarlo por la borda y llorar luego. Es el famoso “que inventen ellos”. Ya extenderemos la mano para que nos den la subvención de turno.

Que nadie piense que quiero restar méritos a Magallanes. Después de todo, si llegamos hasta las islas de las especias fue gracias a él, que quede claro; pero por mucho que les duela a los portugueses, ingleses, franceses, españoles despistados y demás, se trató de una empresa castellana en la que participaron gentes de varios países. De todos es sabido que Magallanes se quedó a medio camino, mientras Elcano, junto con un puñado de hombres, daba término a una vuelta al mundo que en ningún momento estaba prevista.


Porque lo que buscaba Castilla era encontrar un camino alternativo hacia las Molucas, uno que esquivara las posesiones que el tratado de Tordesillas había adjudicado a nuestro vecino. Lo de dar la vuelta a la Tierra fue solo porque no tenían otra opción mejor e hicieron de la necesidad, virtud.

Leí hace tiempo el estupendo libro que Stefan Zweig dedicó a esta expedición auspiciada por Castilla y capitaneada por Magallanes. Un libro que recomiendo a todos aquellos que estén interesados en la historia de verdad, la que se basa en los hechos.


Ahora, hace poco, terminé este otro libro, de Agustín R. Rodríguez González, que va un poco más allá. No solo nos describe el viaje utilizando la información que hay disponible, sino que nos da unas pinceladas de lo que sucedió después, con expediciones posteriores como la de Loaísa, el propio Elcano y Urdaneta, sin olvidar al líder portugués. Todo ello nos ayuda a comprender cómo y por qué sucedieron los hechos, poniéndolos en contexto.


Me habría gustado resumiros aquí esta parte de nuestra historia peninsular, pero me alargaría demasiado, por lo que he preferido traeros un par de libros que considero interesantes. Además, ellos lo cuentan mucho mejor que yo. Otro día os hablaré de cuando abordé en Sevilla, la réplica de la Victoria.

A lo que no he podido sustraerme es a compartir mi parecer sobre las tonterías que hacemos los españoles en la actualidad. El que quiera ser ignorante y manipulado por los demás que siga al rebaño que más le guste, que los hay de varios colores. Yo estoy dispuesto a discutir con quien piense diferente, pero usando argumentos de peso, no consignas repetidas por loros que no saben lo que dicen. Estoy cansado ya de oír estupideces. Por favor, dejen de mentir y de manipular la Historia.

Por cierto, mientras nosotros miramos para otro lado, Italia ya anda defendiendo el legado de Colón. Más de lo mismo.

La imagen del mapa no es mía, la he sacado de esta página web.

10 comentarios:

unjubilado dijo...

Me voy a votar y aunque no tengo que dar la vuelta al mundo, mi colegio electoral está a unos 20 minutos andando, voy con las tres papeletas preparadas, dicen que "un grano no llena el granero, pero ayuda al compañero", así que daré un minúsculo empujoncillo a los que considero en esta ocasión de deben de ganar, que por ciento nunca son los mismos y debo decir que no soy chaquetero.

Una mirada... dijo...

Cierto, la Historia de España ha sido vapuleada, tergiversada y manipulada hasta límites vergonzosos, fomentándose su desconocimiento y haciendo de la ignorancia ondeante bandera. Y allí sigue, izada entre medias verdades y mentiras fabricadas que a nadie benefician y a toda la ciudadanía española perjudican. Curiosamente, esa mala fe y/o ignorancia historicista habría tenido escaso recorrido si las personas receptoras de tanta falacia se hubieran preocupado de LEER distantas fuertes. Porque si hay una disciplina bien documentada es nuestra historia -legajos, descripciones, puntos de vista variados, investigaciones, anales, crónicas...- y solamente acercándose a ella y situando cada acontecimiento en su contexto, se puede valorar y mantener el espiritu crítico derivado del conocimiento y la reflexión.

Tomo nota -y gracias- del segundo libro sobre la Vuelta al Mundo -el de Zweig lo conozco-.

lola dijo...

Oyendo hablar un hombre, fácil es
saber dónde vio la luz del sol
Si alaba Inglaterra, será inglés
Si reniega de Prusia, es un francés
y si habla mal de España... es español.

Hola Javier, mientras leía la entrada me acordé de esa poesía que puse al principio. Sobre lo que comentas de la Historia, desgraciadamente cada cual la cuenta a su manera, y por supuestoo que lo que hay que hacer es leer e informarse por varias fuentes que tengan distinto punto de vista y al final cada cual que saque su propia conclusión. Lo que sucede con la historia en España es muy parecida a lo que sucede en Cuba, que después de 1959 la historia se tergiversó, y mucho, a favor de los nuevos salvadores de la patria. Y es triste que aún actualmente muchos se han quedado con la nueva versión, Cuba no era un paraíso pero tampoco el infierno que algunos se empeñaron en hacer creer a las nuevas generaciones.
Mi padre, se sentía republicano y como tal, desde el mismo momento que se instauró la República en España cogió un barco desde La Habana y regresó a España, estuvo tres meses entre la Península y Canarias, donde aún vivían mis abuelos, se marchó decepcionado por lo que vio: demasiados rencores que al final pasaron factura y ya se sabe cómo terminó la cosa. Lo que no comprendo es por qué algunos han vuelto a levantar tanto odio entre los ciudadanos de este país, que ya considero mío desde hace ya muchos años.
Saludos, y perdona si me he extendido demasiado en mis divagaciones.

Ela dijo...

This is a very interesting post!
Greetings

Senior Citizen dijo...

La manipulación empezó desde el principio. Por algo América se llama así...

Nélida G.A. dijo...

ommmmm.
Se palpa indignación, pero la has sabido administrar y expresar en dosis certeras.

Hay cierta pasividad, a veces exagerada, en la postura presente con respecto a la Historia. La que nos sitúa en un lugar, en un momento, en un logro, en méritos, reconocimientos....
Incluso diría que falta de respeto, comodidad, no salir de la zona de confort y vivir de las rentas pasadas, sin mover un dedo.
También están los que interpretan las cosas como les conviene o toman atajos en caminos de gran envergadura.

Tono nota de los libros que recomiendas, el de Agustín lo he tenido en mis manos un par de veces, pero no me decidí.
Ahora ya con una opinión conocida, se ve de una manera más atractiva.
Gracias.

A Casa Madeira dijo...

Cada país tem o seu quesito as mentiras que eles contam para o
povo acreditar.
O país que vivo é uma imensa invenção o que é pior ainda pois
é contada nas escolas.
Tudo o que conheço do Brasil foi por arquivos portugueses, espanhóis, alemães, holandeses e sim alguns países africanos. Na realidade a identidade Brasileira é a identidade dos seus
colonizadores.

RosaMaría dijo...

Estoy en todo de acuerdo con el parecer de Nélida. Mucho de lo mismo por aquí, todo se da vuelta y utiliza para sembrar rencores y también miedo y así inmovilizan al país en aras de un beneficio personal más que para el servicio del pueblo. Un abrazo

Tawaki dijo...

Un jubilado, surte que tienes que votas a favor de alguien. Yo he votado siempre para que no ganen los otros. Confiemos en que los que nos gobiernan comprendan que tienen aquí un filón para dar a conocer a España en el extranjero y para crear puestos de trabajo que revitalicen la economía.

Una mirada, suscribo completamente tus palabras. Material no falta, y parece que poco a poco se van publicando libros interesantes que nos acercan una historia tan vasta. Ojalá encontremos la manera de que la gente se interese y vea algo diferente a Juego de Tronos. O ya puestos, que vea las dos cosas si les apetece.

Lola, conozco la poesía y la repito mucho aquí en Suiza para ilustrar cómo somos los españoles. Los odios los levantan quienes al no tener oficio ni beneficio han de vivir de las subvenciones, y para ello nada mejor que enfrentarnos a los unos con los otros. Yo hablo de la historia de España, que es l que me toca de más de cerca, pero imagino que en cada país habrá más de lo mismo, reescrituras y manipulaciones.

Ela, I understand that must be difficult for you to follow such a large post but I could not put all my ideas in a shorter version. Thanks anyway for leaving a comment.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Senior Citizen, quizás, pero ni entonces había los medios con los que contamos ahora ni la intención era tan perversa. Y lo peor es que en la actualidad podemos ponerle remedio a base de informarnos y de contar la verdad, algo que entonces no se podía hacer. Pero claro, hay que querer hacerlo.

Nélida G.A., según escribo esto, en los EEUU se enseña a los niños que fuimos los españoles quienes exterminamos a los indios, tan grave es la cosa. Dentro de unos años, toda una generación creerá esa mentira a pie juntillas y nosotros nos veremos como en Cataliña, con una patata caliente en las manos fruto de nuestra dejadez. Comprenderás que en tales circunstancias me indigne. Yo solo puedo ir poniendo mi granito de arena de vez en cuando, defendiendo lo que me parece justo. Tenemos un patrimonio inabarcable que se está pudriendo por los intereses de unos pocos mientras gran parte de la población mira para otro lado. Allá cada cual, pero yo pongo el grito en el cielo.

A Casa Madeira, y tanto, nadie tiene en cuenta a los habitantes originarios, a quienes no se da voz ni voto. Como bien dices, parece que la historia de Brasil nazca en el siglo XVI.

Rosa María, me indigna que nos mientan y que la gente no tenga la personalidad suficiente como para plantarse, investigar, formarse y levantar la voz contra tanta mentira. Pudiendo generar riqueza solo conseguimos pobreza material e intelectual. Gracias a Dios, se están publicando más libros, señal de que somos varios los que nos interesamos por conocer mejor nuestro pasado.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.