miércoles, 29 de agosto de 2007

Fernando Alonso

Imagen: www.historiasdelmotor.com

Nosotros no enviamos a Fernando para que luchara con los elementos, al menos no con este elemento.

Habrá que ver qué es lo que pasa ahora que todo sigue siendo posible pero algo menos, porque sospecho que vamos a necesitar un par de reventones más.

¿Quizá haya un periodo de negación de la evidencia mientras se acaba de exprimir al campeón? El único motivo por el que aún no hemos tumbado al ídolo es que hay que vender periódicos, y hay que vender publicidad en la tele. Son demasiados intereses comiendo de su mano pero todo indica que Fernando está a punto de descubrir muy pronto quiénes son sus verdaderos amigos y quienes se han arrimado a la sombra del bicampeón del mundo.

No le conozco personalmente y por lo tanto no opino. No obstante, me pregunto si esa opinión pública contraria a Alonso que le ha estado criticando como persona no tiene un tufillo a revancha. Todo por no haberse prestado el asturiano a los tejemanejes de la prensa rosa. Sólo por eso, por defender su libertad y su vida privada ya tiene mi aprobación.

Fernando, por encima de la fama y de los éxitos, por encima de los reveses y fracasos, están siempre las personas. Yo aún no he perdido la esperanza.

4 comentarios:

leo dijo...

Estamos de acuerdo, Tawaki, pero, aunque digas lo contrario, yo te veo desanimado. ¡Amos, hombre, po Dió! Que aún queda mundial. Y ¿qué son cinco puntos para la vida eterna?
Lo que me temo es que las carreras que quedan van a ser de infarto...
Besos.

Sir John More dijo...

Suscribo a Leo en todo, hasta en la bienvenida. Gracias por el piropo y ojalá tu blog se siga llenando de palabras interesantes.

Un abrazo.

Tawaki dijo...

Leo, lo del mundial claro que tiene arreglo. Lo de los medios de comunicación haciendo y deshaciendo sobre las vidas de otras personas es harina de otro costal.
Sir John, muchas gracias por su comentario (con ese tratamiento cualquiera le tutea, y menos en Sevilla). Sepa usted que lleva algún tiempo en libertad vigilada y que sólo un empacho de blogs y un ataque ocasional de trabajo le han librado de recibir comentarios. Su disección del jueves 23 me parece sublime, así que mucho cuidado con lo que escribe que sigue usted en el punto me mira.
Un abrazo

Manderly dijo...

No soy aficionada a la Fórmula 1. Desde que Alonso recibió fama y fortuna, tampoco (aún siendo asturiana como él). Lo que si se dice es que en sus principios fueron pocos en la ciudad lo que le apoyaron (y no me refiero al público). Ahora vuelve como vencedor y son todo homenajes y premios, charlas, etc...

... así que supongo que ya sabrá quienes son su 'amigos' desde hace tiempo...

Saludos