martes, 25 de octubre de 2011

Parque de Richmond II

Retomamos nuestro paseo y nos internamos en el bosque en busca de algo de sombra que nos alivie.





Este parque es inmenso, el mayor de Europa y es unas cuatro veces más grande que Central Park. Nosotros apenas podremos llevarnos una ligera idea.


Encontramos toda una manada de ciervos que descansa junto a un árbol, rodeados por fotógrafos. Los edificios del fondo nos recuerdan que la ciudad no anda lejos.


Seguimos disfrutando del día camino del estanque.



Y nos topamos con este otro ciervo.


No estoy dispuesto a dejarlo escapar, así que camino junto a él sin saber si acelerar el paso y adelantarlo o ir más despacio para que no se asuste.


No parece muy feliz de que me haya interpuesto en su camino, y me mira un tanto desafiante. Yo no dejo de observarlo mientras tanteo en busca del árbol que tengo al lado por si se le ocurre cargar contra mí. Tantas luces y sombras me complican la foto, pero no logro convencerlo de que salga a cielo abierto.


Al final prefiere darse la vuelta y llamar a las hembras, que no andan lejos.


El estanque que buscamos no es éste, pero no tenemos tiempo de caminar más porque hay que volver pronto al centro. Aunque es domingo me espera una cena de trabajo a las siete de la tarde. Estos extranjeros están locos.

Nos sentamos un rato a descansar de tantas emociones.





Hubo algún ciervo más, y por supuesto, más árboles, pero os ahorro el camino de vuelta. Creo que con estas dos entradas os podéis hacer una idea de cómo es la esquina noroeste del parque.

16 comentarios:

Elvira dijo...

Pues excepto esa foto con los edificios a lo lejos, nadie diría que esto está en, o muy cerca de Londres.

Sigo encantada con el lugar. Un abrazo

Elena dijo...

Digo como Elvira. Porque te creo, que si no, yo diría que estás en plena sabana.
Y vaya valor, me mira a mí un ciervo y se me pierde el culo corriendo.
Por cierto, si te gustan los ciervos puedes ir de excursión al parque de Cazorla en Jaén, en época de berrea, yo no he estado nunca, pero dicen que es una maravilla.

Besos, resalao.

Raquel dijo...

Ese parque es una pasada. Todo un gigante.

juan rafael dijo...

"Encontramos toda una manada de ciervos que descansa junto a un árbol, rodeados por fotógrafos".

No olvidemos que los fotografos también tienen derecho a descansar y a tumbarse en la hierba de vez en cuando.

isobel dijo...

quiero un teletrasportador

Belén dijo...

Esto es solo una esquina... joe, cómo será todo :)

Besicos

Leodegundia dijo...

:-) Me encanta ver un lugar tan hermoso y además que, por lo menos en las fotos. parece que no haya demasiados "gusanos" que rompan la tranquilidad del lugar.
Las fotos como siempre magníficas.

Senior Citizen dijo...

pero no logro convencerlo de que salga a cielo abierto.

Lo que faltaba, que también le hablaras a los ciervos....

Antero dijo...

¿Lo de llamar a las hembras entra dentro del instinto animal?

El parque es una pasada y las fotos también

Un abrazo

SilviaE.D. dijo...

Hola Tawaki!
Qué hermoso lugar!! La verdad que uno no se imagina que en Londres pudiera haber semejante parque!
Lo del ciervo....la verdad buenisimo...yo tambien me arriesgaria al ver un animal asi....aunque tenga que trepar a un arbol despues, jaja!
Gracias por compartir tus paseos!
Un beso grande!

Tawaki dijo...

Elvira, la ciudad ha crecido mucho, pero saben respatar los espacios abiertos y disfrutan de ellos. Un abrazo.

Elena, ja,ja,ja, ya te imagino. Estuve en Cazorla, pero hace demasiados años. Ya va siendo hora de volver por allí. Besos mil.

Raquel, un gigante con el corazón verde y rebosane de vida.

Juan Rafael, pues estos estaban bien activos, sin perderse un ápice.

Isobel, si lo encuentras me lo prestas, que yo estoy cansado de aeropuertos.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Belén, lo iré averiguando en futuras visitas, espero. Un beso.

Leodegundia, había gusanos y más de uno me arruinó alguna foto, pero aquello es tan inmenso que apenas se los ve.

Senior Citizen, el mundo es de los que lo intentan...

Antero, supongo que el instinto tiene algo que ver. Quizás las llamaba para que no se perdieran al tío raro de la cámara. Un abrazo.

Silvia E.D., mereció la pena, ya lo creo. Londres está lleno de parques bellísimos en los que perderse. Un beso.

Muchas gracias por vuestros comentarios.

RosaMaría dijo...

Qué belleza de paisaje! Y las fotos una maravilla! Esos claro-oscuros, maravillosos. Reflejaste la magia del paisaje, aunque en algún momento te haya metido un poquitín de miedo el ciervo que está espectacular... Menuda cornamenta, yo no hubiera tenido tanto valor. Besos gordotes y gracias por tanta belleza.

nélida dijo...

Belloooo! para pasarse todo el día allí, descansar a la sombra de los árboles y dejar que sean los ciervos quienes nos observen.
Besos

Trapiello dijo...

Me ecnatan los ciervos!!!

Tawaki dijo...

Rosa María, estas fotos son de las complicadas, con tantas luces y sombras, pero estoy contento de cómo han quedado. Desde luego mereció la pena acercarse al ciervo. Un beso.

Nélida, ellos a lo suyo. No sabes cómo envidio esa educación que muestran los ingleses con lo que les rodea. Así pueen disfrutar de la naturaleza. Un beso.

Trapiello, a mí también. En realidad me gusta todos los animales.

Muchas gracias por todos vuestros comentarios.