miércoles, 20 de febrero de 2013

Astorga, Castrillo, La Bañeza

Lo de comer el cocido maragato se ha convertido ya en una tradición anual a la que procuro no faltar. Igual que otros se hacen análisis o pruebas físicas, para nosotros es una forma de averiguar si aún estamos en forma, y parece que hemos vuelto a sobrevivir.

Este cocido se sirve en tres vuelcos y tiene la particularidad de comerse al revés, es decir, se empieza por la carne, se continúa por los garbanzos y se termina con la sopa. No está claro el por qué se hace así, pero parece ser que el objetivo era evitar que la carne se enfriase.

Castrillo de los Polvazares es un pueblo de apenas dos calles conocido por sus buenos restaurantes. Nuestro favorito es Casa Juan Andrés aunque el más conocido es el de Maruja.




Hasta ahora siempre nos habíamos quedado a dormir en León, pero este año decidimos cambiar y quedarnos en Astorga, en un lugar estupendo que se llama Casa Tepa. Es una posada real de finales del siglo XVIII y se supone que Napoleón, que había acudido para apoyar a las tropas que asediaban Astorga, durmió en la misma habitación ocupada por mí.






La noche del sábado estuvo divertida, ya que se celebraba el carnaval y absolutamente todo el mundo iba disfrazado. Astorga se llenó de gentes de los pueblos vecinos y había marcha por doquier.

El domingo llegó la segunda parte de este tour gastronómico y nos acercamos a La Bañeza para dar cuenta de un “pequeño” chuletón de buey. El restaurante está en una cueva, que es como llaman allí a las bodegas, pero nos decepcionó. Se come mejor carne en Madrid por el mismo precio, y no digamos en el País Vasco.





Ahora sólo queda organizar el cocido del año próximo.

15 comentarios:

Caminarsingluten dijo...

No te has cuidado mal en este viaje por estos pueblos leoneses tan bonitos, donde se disfruta de buena gastronomía y ambiente.

¡Ten cuidado! Si notas que metes la mano entre la camisa a la altura del bolsillo, ya que puedes haber influido en algo Napoleón.

Un abrazo.

Ana y Víctor.

Sylvia Reguero dijo...

Creo que mas bien tu copiaste a Napoleón.
Me ha encantado recordar mis tiempos de andanzas por esos lugares que tanto quiero.
Bss.

Elena dijo...

¡Madre mía! ¿Te has mirado el colesterol?
Te envidio, una de las cosas que más me gusta es conocer la gastronomía de los sitios a los que voy.
Y hablando de cocidos, verás, por aquí abajo se come el cocido de forma distinta, los garbanzos y la verdura(berza) se comen con el caldo (sopa) y después nos comemos la carne (pringá) ¡ummmmmmmm...., qué cosa más rica!

Un abrazo Tawaki.

Leodegundia dijo...

No estuvo nada mal tu paseo por esa zona, comer el famoso cocido y dormir en esa posada real que me pareció muy bonita. Pena lo del chuletón porque buena pinta si tenía.

Senior Citizen dijo...

Pero que vida tan sacrificada llevas...

Tawaki dijo...

Caminarsingluten, procuro ser bueno conmigo mismo, la verdad. De momento tengo la misma estatura que Napoleón.

Sylvia, es que son sitios preciosos que bien merece la pena recordar.

Elena, de momento no tengo colesterol, aunque a este ritmo no sé cuánto más aguantaré. En Andalucía hay unas cuantas formas de hacer el cocido, como corresponde a una región tan amplia y diversa. En Huelva, que es donde nací, le ponen calabaza. La pringá es excepcional.

Leodegundia, no se puede tener todo, pero ya me desquitaré del chuletón en Madrid.

Senior Citizen, no lo sabes tú bien. Si supiera dónde me marcho ahora...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

nélida dijo...

Miro por arriba porque no quiero entusiasmarme con tan bello lugar, pero vuelvo a mirar y zaf, ¿dónde iré a a parar? jajja es muy bonito, me encantan esas construcciones, esas bodegas a mitad de la tierra.

beso

unjubilado dijo...

¡Que bien te lo pasas! Como me gusta investigar he encontrado dos teorías muy similares, para que el cocido se sirva en tres vuelcos y al revés.
La primera dice que era comida de arrieros y como debían de comer durante el transporte se servían primero los alimentos más sólidos, otra teoría dice que siendo comida de labriegos que se la servían en el campo en olla de barro si se empezaba por la sopa se llegaría a las carnes cocidas frías, de esta forma lo hacían al contrario.
Saludos

dintel dijo...

Qué hambre!!! De viaje y de carne.

Blau dijo...

Tawaaaaa, cuando dijiste que me llevarías al Valle??? ya mismo voy a buscar en google más imf.

Un beso

Raquel dijo...

Uf! Qué maravilla todo!

PULGACROFT dijo...

Ayayayayayaaaaaaayyyyy Tawa pordiossssssssss!!
Mira que le tengo ganas a Astorga, de este año no pasa, además desde Asturias nos queda muy bien.
No sabes cómo me has puesto con esos chuletones!!
Qué entrada más guay, me ha encantado y la posada real uffff de cine!
Saludos!!

Tawaki dijo...

Nélida, España es un país muy diverso en el que abundan los rincones bellos.

Un jubilado, sí, conozco las dos teorías, pero yo soy más de práctica, y que me quiten lo bailao, ja,ja.

Dintel, las dos necesidades tienen fácil solución.

Blau, que yo te dije, ¿qué? Ja,ja,ja

Raquel, y que lo digas, qué te voy a contar a ti que te das tantos paseos a ambos lados del charco.

Pulga, ya va siendo hora de que vayas a secar, como decís por allá.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

RosaMaría dijo...

Qué maravilla de paseo! Preciosas fotos. Nada más rico y apropiado cuando hace fríao que un buen puchero, que así le llamamos por aquí y se come de igual manera. Besos.

Tawaki dijo...

Rosa María, dependiendo de cada región aquí también se le llama puchero. Y ya sabes que en España puede hacer bastante frío en invierno, así que un buen cocido entra estupendamente.