miércoles, 13 de abril de 2016

Semana Santa en Suiza II

Como continuación a la primera parte, os traigo hoy otro de los sitios a los que fuimos durante la pasada Semana Santa, aprovechando que el tiempo fue benévolo con nosotros.

Al Pilatus ya había ido al poco de mudarme a Suiza, allá en el 2013, pero entonces era verano, mientras que ahora estaba cargado de nieve. Aquí se puede ver la diferencia.




Por desgracia, también había muchos asiáticos, con su peculiar forma de comportarse. Entiéndase peculiar como mala educación, ya que se saltan las colas y van empujando a todos, sin darse cuenta de que no están en su país.

En cualquier caso, vamos a quedarnos con las vistas y con el sol que tomamos en la terraza de uno de los hoteles que hay allí. Hacia el sur tenemos la masa de los Alpes, que da igual desde dónde los veas, siempre impresiona.

A lo lejos se divisaba el Titlis, el Eiger, el Monch y el Jungfrau.





Hacia el otro lado, se veían los lagos, el de los Cuatro cantones, con Lucerna en un extremo, y el de Zug, un poco más lejos, junto a otros más pequeños como el Sempachersee.






La mayoría de los caminos estaban cubiertos de nieve, pero sí se podía subir a un par de sitios. Bastante lejos, pero justo enfrente de donde estábamos, unas cabras se alimentaban de la poca hierba que había entre la nieve.




La bajada hacia Alphach estaba cerrada por mantenimiento, así que deshicimos el camino de ida, llegando a Kriens, donde tomamos un autobús hacia el centro de Lucerna, que lucía así de bonita.



Las aguas del lago tenían un azul intenso bajo la luz de la tarde, mientras que las montañas destacaban en el horizonte. Este paseo al borde del lago me gusta mucho, y más con la luz del atardecer, pero hoy hay demasiados turistas.



Caminamos junto a varios hoteles, admirando un Pilatus limpio de nubes.


16 comentarios:

Ligia dijo...

Waw!! Cuánta nieve!! Imágenes estupendas, como siempre!! Abrazos

Mari-Pi-R dijo...

Las dos versiones son buenas, esto es lo ideal de los países que cambian tanto en la temporada de invierno a la del verano.
Como siempre buen explorador de la naturaleza.
Un abrazo.

Alí Reyes dijo...

¡Qué maravillas de fotos!
Pero te digo algo...¡Cómo me impresiona la vida de esas súper-cabras! son un animal increíble, tan ágiles como gatos. Ahhhh...y por cierto, el acercamiento de tu cámara es buenísimo

unjubilado dijo...

Efectivamente la diferencia entre verano y Semana Santa es espectacular, hasta la cabra se asombra de que estéis por esos lares.

Teca M. Jorge dijo...

Preciosa semana, bem além de santa!
Maravilhoso lugar eternizado por magníficas fotografias.
Feliz domingo, amigo.
Um beijo.

Nélida G.A. dijo...

Preciosa entrada y preciosas fotos.
Una ruta con unas vistas impresionantes.
Los turistas a veces incordian "bastante", pero debemos hacer como tú quedarnos con las vistas y el sol desde cualquier enclave de ese increíble lugar.
Desde las montañas o desde los lagos, tu recorrido mereció la pena. La he disfrutado mucho.
Para repetir. Gracias por compartirlo.
Beso.

Carmen Viajes y Rutas dijo...

Que imágenes más preciosas con nieve! Me han encantado. Menuda diferencia las fotos, es increíble no?
Un abrazo
Carmen

Tawaki dijo...

Ligia, aquí en los Alpes será por nieve...

Mari-Pi-R, tienes razón, cada época tiene su propia belleza, y es una suerte poder disfrutarlas todas.

Alí Reyes, estoy muy contento con la cámara porque es muy versátil (25-400mm) aunque hay situaciones en las que se queda corta, pero en general me saca de muchos apuros y pesa poco. Las cabras son increíbles, no tienen nada de vértigo.

Un jubilado, las pobres cabras no tenían mucho que comer con tanta nieve, pero al menos no temen a las alturas.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Teca, es que aquí cuando sale el sol todo parece más bonito.

Nélida G.A., más nos vale irnos acostumbrando, porque son una plaga creciente y mucho me temo que tendremos que ser nosotros los que nos adaptemos. el país, ya lo conoces, da mucho de sí en cualquier época del años.

Carmen O, para ser un país tan pequeño, tiene unos paisajes increíbles, con la suerte de que las estaciones están muy marcadas. Es una suerte vivir tan cerca.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Blau dijo...

Me voy a comprar una hucha de cerdito para ahorrar ;-) prepárate, amenazo con ir.
A propósito, tu vendrás algún día???? que abandono.
Muack

aitor aitor aitor dijo...

Vaya suerte tener ese tiempo en esas fechas por aquellos lares...
Un auténtico lujo poder disfrutar de esos paisajes aunque tuvieras que pagar el duro peaje que supone ese turismo tan poco respetuoso. En fin, son culturas y costumbres muy diferentes y para ellos es algo totalmente normal. Sé de lo que hablas ;-))
Un saludote!!

Tawaki dijo...

Blau, ya sabes que puedes venir cuando quieras. Me gustaría pasar por Barna, pero ya sabes que el tiempo no me sobra. Cualquier día de éstos te doy un susto.

Aitor, Aitor, Aitor, a la tercera fue la vencida, porque las dos primeras Semanas Santas estuvieron pasadas por agua. Mereció la pena volver a intentarlo.

Muchas gracias a los dos por vuestros comentarios.

nélida dijo...

Cuánta blancura y yo sumergida en un apocalipsis de libros y peleando a brazo partido con los mohos, los bichos y quién sabe qué otras cosas más jajaja
La próxima visita saluda de mi parte a esa bella señora doña cabra :)

Tawaki dijo...

Nélida, la saludaré, porque dos veces que he subido, dos veces que las he visto. Deben posar de 8 a 5 todos los días. Aquí en Suiza no hay moho, pero sí carámbanos.

ñOCO Le bOLO dijo...


Estupendas imágenes. Son todo un estímulo para viajar a ese país, algo impensable de momento.

Un abrazo

· LMA · & · CR ·

Tawaki dijo...

ñOCO Le bOLO, bueno, haces como yo, lo apuntas, lo añades a la lista, y con un poco de suerte consigue ir en algún momento.