viernes, 2 de septiembre de 2016

Stonehenge I

Llevaba tanto tiempo queriendo ir, que hasta tenía en casa un libro – comprado no recuerdo dónde – muy completo sobre este impresionante monumento megalítico. Libro que me vino muy bien para comprender mejor lo que iba a visitar.


También había visto unos cuantos documentales que enseguida quedan obsoletos, porque siguen descubriendo nuevas estructuras. Stonehenge aparece a menudo en los medios de comunicación, con múltiples hallazgos que, sin embargo, no consiguen descorrer del todo las cortinas que envuelven su misterio.


¿Cuándo se construyó? ¿Con qué fines? Aún hoy, seguimos desconociendo demasiadas cosas. La opinión más extendida es que sus orígenes se remontan al Neolítico (2900 a.C.) aunque en realidad las piedras se erigieron entre el 2550 y el 1600 a. C. ya que el monumento fue edificado en varias fases.




En mayo pasado, aprovechando la festividad del Corpus, decidí dar un salto a mi amada Londres y acercarme un día a Stonehenge, cumpliendo así uno de mis sueños.

Me habían dicho de todo, que era muy pequeño, que la gente salía decepcionada y que había que verlo desde lejos. Todo depende de cómo te organices, porque hay tres formas de acceso:

  1.    Sin pagar entrada, desde un camino que parte desde una carretera cercana. Sólo vas a ver el monumento desde un lado, y a cierta distancia. Sospecho además que la pendiente te cubrirá la parte más baja.
  2.   Pagando la entrada general puedes acercarte mucho más, como a unos veinte metros, y puedes verlo desde todos los ángulos durante el tiempo que quieras.
  3.  Haciendo una reserva previa en un grupo reducido, que fue lo que hice yo. Te permite acceder con la entrada general tantas veces como desees en el mismo día, pero luego, cuando todo el mundo se ha marchado, te llevan junto a unas treinta personas y te permiten acceder al interior del círculo de piedras. Esta reserva la puedes hacer en la página web del English Heritage. Al ser grupos reducidos, hay que reservar con antelación y esperar a que te lo confirmen.



Si buscas una foto o no tienes demasiado tiempo, entonces la mejor opción es la segunda, pero si quieres vivir una experiencia más emocionante porque de verdad te gustan este tipo de monumentos, entonces te recomiendo que hagas la reserva con cita previa.

Stonehenge está a unos 12km de Salisbury, una ciudad que por sí misma merece una visita, aunque sólo sea por ver su catedral. Desde allí, un autobús te lleva a Stonehenge y a Old Sarum, antiguo emplazamiento de la ciudad, que me quedé sin ver porque el recorrido no te permite dejar Stonehenge para el final.


Catedral de Salisbury

Estos círculos de piedra son numerosos en toda Europa. Generalmente surgen como una construcción de tierra amontonada al lado de un foso que es discontinuo, con una o dos entradas a modo de puentes, dejando una estructura en el interior que puede ser de madera o de piedra.




La orientación de las piedras da fe de su uso para medir los cambios de estación, y quizás para observar las estrellas, pero no está tan claro qué tipo de celebraciones tenían lugar aquí.


Parece que todo comenzó con un par de fosos concéntricos, excavados hace la friolera de 5.000 años, con dos, muy posiblemente tres entradas. En la parte interior se excavaron cincuenta y seis agujeros de diferente tamaño y profundidad, donde al parecer iban clavados unos postes de madera. El monumento de entonces, poco a nada tenía que ver con el que admiramos hoy día. Las piedras llegarían mucho más tarde.


Las primeras fueron las llamadas bluestones, que se encuentran en el interior y son las más pequeñas. Originariamente fueron dispuestas de dos en dos, formando dos círculos concéntricos.

Más tarde, todo esto fue desmantelado sin que se conozcan las razones. Enormes bloques de piedra arenisca, de una variedad particularmente dura que se encuentra a unos 30 km hacia el norte, fueron emplazados aquí formando un círculo.

Tienen unos cuatro metros de altura, a los que hay que añadir un metro más por el dintel que las corona. El trabajo, por cómo están dispuestas,  es excepcional.

Pero la obra seguía sin estar terminada. Otros cinco pares de piedras aún mayores, cada uno de ellos con un dintel encima, fueron dispuestos en forma de herradura, dejando una abertura en dirección noreste.


Había bastante gente, pero la mayoría iban y venían, conformándose con sacar unas cuantas fotos. Yo le di tres vueltas, disfrutando del momento, y estuve unas tres horas antes de volver al centro de visitantes para comer algo.


Dentro de unos días continuamos con la segunda visita; en ella podremos ver el interior del monumento.

15 comentarios:

Elvira dijo...

¡Qué maravilla! Yo solo lo vi de muy lejos, desde la carretera. Unos amigos ingleses me llevaban a su casita en el campo y no paramos.

Gran reportaje. Un abrazo

Erika dijo...

Maravilloso

Ligia dijo...

Siempre me ha parecido curioso este monumento. Gracias por la información y espero la segunda parte. Abrazos

Mari-Pi-R dijo...

Lo cierto que hay que estar bien documentado para sacarles su jugo, de lo contrario quizás mas de uno puede tener una decepción.
Las fotos son muy buenas.
Un saludo.

Nélida G.A. dijo...

Impresionante.
Cuánto misterio encierran estos monumentos. A mi también me llaman la atención, se escuchan muchas versiones del cómo fueron creadas y para qué fin: que si culto a la vida y la muerte, que si cementerio para miembros destacados, etc.. También me gusta escuchar todas las leyendas que acompañan al misterio; rituales druídicos, ceremonias religiosas, grandes festejos rodeados de hadas y duendes......
Tú te has documentado de maravilla y ha sido estupendo que lo compartieras con nosotros.
Mil gracias y enhorabuena por haber cumplido este sueño, debe ser una experiencia muy emocionante. Tomo nota de las alternativas para visitarlo, porque ya puestos merece la pena hacer esa reserva. Estoy deseando que nos muestres imágenes del interior.
Precisamente no hace mucho vi en la tele un documental de Stonehenge. Y sobre estos monumentos hay películas o series como la famosa "Outlander" que comienza con un monumento megalítico parecido a éste pero en las Higlands escocesas (serie que no me gustó, no pasé del capítulo 1, pero que me sirvió para sumar una leyenda más del misterio de estas estructuras).
Bonitas fotografías, Tawaki. Y esa tonalidad de verde, como siempre, espectacular y peculiar por esos lares.

Friné dijo...

Curioso, es una obsesión por todo el mundo el poner las piedras unas encima de las otras, pero alli se aburrian aún más, ya parece arte...
¿no le entran ganas de empujar una? juas (e broma)

Kissss y Kissss

nélida dijo...

Uff! No imagino lo bello que se ha de sentir estar ahí. Unas fotos increíbles. Me quedo esperando para entrar al círculo. ¿Qué nos susurrarán ésas gigantes del neolítico?

Senior Citizen dijo...

En este tipo de monumentos siempre nos preguntamos como se las arreglaban para levantar piedras tan pesadas.

unjubilado dijo...

Mesa de piedra Las hacían bien grandes y pesadas para que duraran.
De piedra ha de ser la cama
De piedra la cabecera
La mujer que a mi me quiera...
¡¡Huy, ya se me ha ido el santo al cielo!!
Las fotos muy bien conseguidas.

Tawaki dijo...

Elvira, yo tenía muy claro que deseaba verlas de cerca. Estos monumentos me interesan mucho y no me importa dedicarles tiempo, porque los disfruto.

Erika, ¡cuánto tiempo! Espero que te vaya estupendamente.

Ligia, parece increíble que en aquella época pudieran hacer construcciones como estas. El misterio es parte de su atractivo.

Mari-Pi-R, sí, no es un monumento fácil de comprender. Mejor si se sabe lo que se va a visitar o ir con un buen guía.

Nélida G.A., no veo series, pero sí muchos documentales, y, en efecto, hay teorías para todos los gustos, porque es mucho lo que aún se ignora. Creo que es parte de su atractivo. En mi caso, documentarme fue fácil, porque en vez de tomarlo como un trabajo fue una diversión. Ojalá puedas verlo de cerca algún día.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Friné, creo que haría falta una pequeña multitud para empujar una, je,je. Ya hubo quien quiso desmantelarlas por considerarlas un peligro para la aviación primeriza.

Nélida, conociéndote, habrías disfrutado de lo lindo, admirando el monumento por dentro y por fuera.

Senior Citizen, poco a poco se va desvelando el misterio, pero de momento hay más hipótesis que certezas. Se ve que tenían dos cosas de mucho valor: tiempo e interés.

Un jubilado, durar duraban, pero eso de sacarlas a la terraza en verano y volverlas a meter en el salón en invierno debió darles algo de trabajo ;-))

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Teca M. Jorge dijo...

Curioso monumento e muito bem apresentado através da sua reportagem pessoal.
Aguardarei a segunda parte da postagem para completar a admiração.
Beijo

Carmen Viajes y Rutas dijo...

Qué envidia más grande me has dado, es un lugar al que tengo que ir si o si aunque a saber cuando. Necesito tres vidas. Muy bien documentado y explicado.
Un abrazo
Carmen

Ela dijo...

Oh, that's a beautiful place to visit !!
Fantastic photos !!
Greetings

Tawaki dijo...

Teca, es un monumento de referencia, no sólo en Europa, sino en todo el mundo. Espero que te guste la segunda parte.

Carmen, ese es el problema, que con una vida no nos da, pero Stonehenge es fácil de visitar yendo desde Londres. Es cuestión de organizarse. Ojalá podáis ir.

Ela, indeed it is. I enjoyed a lot the visit and I can recommend it.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.