miércoles, 5 de octubre de 2016

Vivian Maier

Terminadas las vacaciones de verano a mediados de agosto, disponía de 24 horas en Madrid que aproveché para ver un par de exposiciones que tenía pendientes.

Era el último día de la dedicada a la fotógrafa estadounidense Vivian Maier, y me quedé sin catálogo. Se puede comprar en librerías, pero por casi el doble, así que esperaré pacientemente a que se pase la moda y baje de precio.


Esta mujer, que trabajó como niñera durante casi cuarenta años, escondía todo un tesoro en cajas de cartón: más de 150.000 fotografías tomadas principalmente en Chicago, Nueva York y Los Ángeles.

Fotos que nunca habían sido publicadas y que salieron a la luz en 2007, dos años antes de su fallecimiento, cuando tres coleccionistas norteamericanos compraron en una subasta varias cajas llenas de fotos, películas en 8 mm y negativos, muchos de ellos sin revelar aún. John Maloof, que era el más interesado, terminó quedándose con la mayor parte.

Tras una primera publicación en Internet, las imágenes despertaron el interés del público, recibiendo enseguida una ola de buenas críticas, que hicieron posibles varias exposiciones, no sólo en Norteamérica, sino también en Europa, Asia, y América del Sur.

De este modo, un hobby que Maier había mantenido en secreto, toda su vida, quedó al descubierto, siendo analizado en libros y documentales.

Los niños aparecen con frecuencia en sus fotos, al igual que adultos de toda condición social, desde los más pudientes  hasta los menos afortunados.








Una amiga me envió un enlace en Youtube, con un vídeo en inglés pero subtitulado en español. Esa dirección ya no funciona, pero el nombre del vídeo es: Finding Vivian Maier. En su blog pueden encontrar más información sobre esta enigmática neoyorquina.

La mayoría de las fotos nos muestran escenas de la vida cotidiana, pero desde un punto de vista muy particular, con unos encuadres muy llamativos que juegan con las líneas o que denotan una forma especial de mirar. No son fotos corrientes, enseguida atrapan la atención del espectador y la dirige, trasladándote a aquellos años, a aquellas calles y edificios.







Con la complicidad del retratado o sin ella, me gustaron mucho los reflejos,





así como sus autorretratos.




Junto a las tomas en blanco y negro, hechas con una Rolleiflex, había también otras, realizadas con una cámara diferente y en color. Con el visor situado en una posición más moderna, es curioso observar cómo cambia el punto de vista; las fotos son completamente distintas.

La exposición, como todas las que organizan en el Canal de Isabel II, me gustó mucho, no sólo por las fotografías, que al fin y al cabo es lo que uno va a ver, sino por lo bien organizada que está. Felicidades, una vez más, a los responsables.

Esta es la página oficial, por si os apetece echarle un vistazo a sus fotos. Todas las fotos, salvo la primera, las he sacado de ella.

15 comentarios:

Caminarsingluten dijo...

Esa son las buenas fotografías, las de la vida cotidiana, del día a día, sin posar y con naturalidad. Y que reflejan una época, una manera de vestir y hasta de vivir.

Gracias por compatirlas

Saludos,

Mari-Pi-R dijo...

Esto son los tesoros escondidos, las fotos son estupendas, me imagino lo que pudiste disfrutar visionando esta exposición.
Un abrazo.

Friné dijo...

El blanco y negro de aquellas "reflex" del primer tercio del XX es incomparable, y la chica que tiene un ojo "quepaqué", que no la vamos a desmerecer.

buen fin de semana
Kissss y Kisss

Nélida G.A. dijo...

Cuanto más fotos descubro de Vivian Maier, más me gusta como fotógrafa.
Coincido contigo en que la foto te lleva a donde Vivian quería, y eso no todos los fotógrafos lo consiguen. Reflejan una manera muy peculiar de ver las cosas, de sentirlas y por ende de retratarlas. No solo una época o estilo de vida, sino ir más allá y captar cosas que a la vista de cualquier otra persona pasaban desapercibidas. Son sus encuadres, sus líneas, su visión oportuna, su mirada avispada, sus autorretratos, sus reflejos, sus robados y posados, es todo lo que transmite porque sus imágenes yo las traduzco en sensaciones y eso es fabuloso.
Me alegra haber hecho de palanca, al menos como arranque para que conocieras el trabajo espectacular de esta mujer. Gracias por tu mención!!
Y por último decirte que me encantó el post, que lo has documentado muy bien y que me transmitió lo agradable que fue para ti ir a la exposición, por gustos afines y porque la organización estuvo así de bien. Eres un afortunado, yo me he conformado con ver fotos de Vivian en libros y a través de la pantalla de un ordenador, pero tú las has visto fuera de esos dos formatos y la perspectiva que eso siempre da, es incomparable!!!

Ligia dijo...

Qué maravilla las fotografías, cuántas vivencias reflejan y cuántas historias se podrían desprender de cada imagen... Abrazos

unjubilado dijo...

He visto muchas fotos de Vivian Maier y son realmente fabulosas.
También he ojeado la historia de John Maloof el escritor que compró un archivo de fotografías para escribir un libro.
Empezó a revenderlas hasta que una fotógrafa se dio cuenta y le llamó la atención. Maloof, consciente del tesoro rescatado prácticamente de la basura, empezó un minucioso trabajo de investigación, recuperación y protección del archivo de Vivian Maier.
John Maloof pudo recuperar dos cajones grandes que iban a ser tirados a la basura. Contenían correspondencia, recortes de periódico y carretes fotográficos en color.

Tawaki dijo...

Caminar sin gluten, tienen mucho mérito, porque su aparente sencillez oculta mucho talento. Me parecieron magníficas.

Mari-Pi-R, un día más tarde y me la habría perdido. Fue toda una suerte poder verla en directo. Es una fotógrafa que admiro.

Friné, buen ojo y buen objetivo, una combinación imbatible. Sus fotos trascienden el reflejo de una época y se convierten en una obra de arte.

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Tawaki dijo...

Nélida G.A., son fotos fruto de un talento enorme, nada impostado sino muy natural. Ese es su mayor mérito. Me sirvió de mucho el vídeo para documentarme, y luego he estado investigando aquí y allá porque me gustaba mucho. Es increíble que pudiera permanecer en el anonimato durante tanto tiempo. La historia de su descubrimiento es fascinante.

Ligia, imagina lo que debe ser echarle un vistazo a todas ellas. Es como hacer un viaje en el tiempo a través de una mente privilegiada.

Un jubilado, te recomiendo el vídeo, ya que abunda en los detalles que mencionas. Es una historia muy interesante que demuestra lo frágil que son las cosas. Bien pudiera ser que por algún detalle insignificante esos negativos siguieran siendo anónimos o que se hubieran destruido. ¿Te imaginas?

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Senior Citizen dijo...

Un amigo fotógrafo dice que los tonos de grises que se conseguían en la fotografía analógica no se consiguen ahora con la digital.

Carmen Viajes y Rutas dijo...

Realmente increible el trabajo de esta mujer! Buena elección oara tu visita a Madrid!
Un saludo
Carmen

nélida dijo...

Es increíble el trabajo de esta mujer. Hace poco vi un documental por film and art sobre su "extraña vida" y su trabajo. ¿Sabías que se hacía llamar de distintas maneras? Y qué casi nadie sabía de su pasión por la fotografía? En verdad es muy interesante su trabajo, sobre todo porque como bien decís, todo según su mirada es posible de retratar o fotografiar.
Qué bueno que hayas podido ver su exposición.

cariños

Tawaki dijo...

Senior Citizen, eso dicen que es el progreso, que avancen 1000 cosas y que sólo retrocedan 999. La digital tiene sus ventajas, pero los que aprendimos con la analógica echamos de menos algunas cosas.

Carmen, sí que fue una suerte, sobre todo porque era el último día. Un trabajo excepcional el suyo.

Nélida, no sabía lo de los nombres, aunque sí lo de mantener en secreto su pasión. Pensar que todo esto se podía haber perdido...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

RosaMaría dijo...

Una maravilla! Destacar la honestidad de los que las hicieron públicas pues podrían habérselas adueñado. Son estupendas y en blanco y negro los contrastes son más evidentes. Gracias. Beso

RosaMaría dijo...

Veo por el comentario de Un jubilado que algo de eso pasó, ya me parecía demasiada honestidad! Menos mal que rectificaron. Ahora va un abrazo

Tawaki dijo...

Rosa Maria, por los motivos que sean, el caso es que podemos disfrutar de ellas cuando muy bien podrian haberse perdido, lo que habria sido una verdadera lastima. Un abrazo.