jueves, 4 de octubre de 2007

El "origen" del español

El municipio riojano de San Millán de la Cogolla se caracteriza por tener dos importantes monasterios, el de Suso, en la ladera de la montaña y el de Yuso, en el valle. En el primero se escribieron las Glosas Emilianenses, consideradas como la prueba escrita más antigua de la lengua española. En el segundo reposan los restos de San Millán.


Monasterio de Suso. Septiembre 2007


San Millán vivió 101 años en una época – el siglo VI – en la que la esperanza de vida no superaba los 35-40 años. Si su condición de ermitaño tuvo algo que ver, no creo que yo pueda igualar siquiera su marca.

Pastor hasta los veinte años – hablo de San Millán, no de mí – y tras una visión celestial, parte en busca de San Felices, un monje que se encarga de instruirle. San Millán se retira a vivir como anacoreta en unas cuevas cerca de Berceo, haciéndose pronto popular entre las gentes y atrayendo a otros acólitos, que tras su muerte deciden construir un monasterio.

A pesar de su reducido tamaño, conserva elementos visigodos, mozárabes y románicos. Visitado por multitud de peregrinos, se convirtió en la Edad Media en uno de los escritorios más notables de la época, donde se copiaban multitud de manuscritos y códices.


Monasterio de Suso. Septiembre 2007


Parece ser que en el siglo X, uno de los monjes copistas hizo algunas anotaciones entre líneas y en los márgenes. Hay que decir que los códices estaban escritos en latín culto mientras que el monje escribió en latín vulgar, que era la lengua hablada por el pueblo. Se trata, como ya he dicho, de la manifestación escrita más antigua de la lengua española y data de hace mil años.

Esas anotaciones se conocen con el nombre de Glosas Emilianenses y se conservan en la Academia de la Historia, en Madrid, aunque fueron escritas en el Monasterio de Suso.



Códice conservado en el Monasterio de Yuso. Septiembre 2007


En el siglo XI el rey García Sánchez, que había mandado construir el Monasterio de Santa María la Real en Nájera, quiso trasladar allí los restos de San Millán. A tal fin se cargaron las reliquias en un carro tirado por dos bueyes, pero según cuenta la leyenda, estos se negaron a moverse una vez habían bajado al valle, a pocos kilómetros del lugar de origen.


Monasterio de Santa María la Real de Nájera. Septiembre 2007


Monasterio de Santa María la Real de Nájera. Septiembre 2007


Esto se entendió como una señal de que el santo no quería abandonar el valle, por lo que se procedió a la construcción de un monasterio más grande en el mismo sitio donde los bueyes se había detenido, el que ahora conocemos como Monasterio de Yuso, o monasterio de abajo.

Los restos de San Millán se guardan en una arqueta de madera decorada con marfiles, la mayoría de los cuales fueron saqueados y vendidos, encontrándose repartidos por varios museos del extranjero.


Arqueta con los restos de San Millán. Septiembre 2007


Los restos de su maestro, San Felices, se guardan en otra arqueta de parecidas características.


Arqueta con los restos de San Felices. Septiembre 2007


Ambas se exhiben el 28 de septiembre de cada año, pero al ser día laborable, la fiesta se trasladó al sábado. Tuvimos mucha suerte ya que sacaron las arquetas justo delante de nuestro grupo (la visita es guiada) y pudimos verlas tan de cerca como quisimos.

Permitían hacer fotos pero sin flash, así que esto es lo mejor que os puedo ofrecer.



******


Por razones de trabajo estaré de viaje hasta el 14 de octubre y no sé si podré conectarme. No obstante, os tendré vigilados. ¡Sed buenos, pasadlo muy bien y que nadie se desmande!

20 comentarios:

LESLIE dijo...

wow muy interesante td esto! me gustaría un día ir a la madre Patria!!!!
Las fotos bellísimas.
Gracias x pasar x el blog de un Tigresa :) jeje
te dj un abrazo!

Sir John More dijo...

Hace unos años estuvimos por allí, incluso nos alojamos en la Hospedería, y en la visita al Monasterio nos guió una muchacha que nunca se nos olvidará. Su saber, su sentido del humor y la gracia con la que nos contó todo cautivó incluso a los niños, que por entonces eran bien pequeños. El Monasterio una delicia, tal como lo cuentas, Javier. Gracias por el recuerdo...

PULGACROFT dijo...

Pues muy interesante lo de San Millán...hasta ahora sólo me sonaba por el queso de untar jaja...Los sitios muy bonitos y las fotos de las arquetas te salieron bastante bien para estar sin flash, yo siempre que puedo lo evito porque no me gustan con flash pero a veces es imprescindible, claro... Pues sí que tuvisteis suerte de que las sacaran estando vosotros, a veces se pillan andamios y no se ve nada y otras, mira...se tiene suerte.
Venga saludos y pórtate bien tú tembién jeje...

leo dijo...

Excelente entrada: mi enhorabuena.
Y las fotos, con flash o sin él, están muy bien. Pá que luego hables de perfeccionismos...
Buen viaje.

Con permiso: Pulgaaa, estás que te sales con los comentarios otros blogs, maja. Jajajaja

Manderly dijo...

Me gustan mucho los monasterios! Tanto por la arquitectura, por su historia, la tranquilidad que se respira en ellos... pero especialmente por sus bibliotecas. Cuanto más antiguas mejor!

lola dijo...

Las fotos muy bien, y la narración muy interesante, aunque tengo una duda que espero me aclares, cuando San Millán vivía, ¿cuántos meses tenía un año? porque bueno.. 101 años son bastantes... aunque te digo que mi padre vivió 97 aunque claro en la época actual es más fácil llegar a esas edades. Un saludo, y portése bien Ud. también caballero. Besos

lola dijo...

Acabo de pasar por el blog de Leslie, muy buena tu respuesta...jajaja

dable dijo...

Gracias por traerme la historia a casa.

Azul... dijo...

toco toc...
Se puede??? Juro ya no estar infecto-contagiosa!

Qué post más bonito y qué bien te la pasaste! Me alegro MUCHO! Y espero que vuelvas prontito, sé bueno que eres tú el que se va!!!

Un besito!

Izel dijo...

Piedras viejas que nos cuentan viejas historias... Muy interesante...

en busqueda dijo...

QUE HERMOSO MONASTERIO,ME ENCANTAN LOS LUGARES ANTIGUOS,CON ARQUITECTURAS DIFERENTES,LLENOS DE ANECDOTAS,DE VIDA,LUGARES MAGICOS.
LINDAS FOTOS,LUGAR ESPECTACULAR.
UN ABRAZO!!!

Tawaki dijo...

Tigresa, la madre que nos parió, quiero decir, la madre patria tiene muchos lugares bellos. Para el tamaño que tiene se trata de un país muy variado.

Sir John, creo que la muchacha no cautivó sólo a los niños. ¡Pillín!

Pulga, a mí tampoco me gusta l flash porque mata el relieve, pero a veces es necesario. En cuanto a la suerte, dicen que todos los tontos la tenemos...

Leo, tú no tienes excusa para no ir, que lo tienes bien cerca.

Manderly, un ratón de biblioteca (lo de rata aquí no procede)como tú, disfrutaría mogollón en este monasterio.

Lola, en ese tiempo los años ya tenían doce meses. Yo lo que creo es que llevando vida de anacoreta (sin internet) todo se te hace mucho más largo.

Dable, nosotros también hacemos la Historia, aunque a veces parezca una de terror. Espero que si alguien nos lee dentro de 1000 años sea comprensivo.

Azul, nada que tú contagies puede ser malo. Intento portarme bien, pero, ¡es tan difícil!

Izel, contando y escuchando viejas historias es como se forjan las amistades. Sólo nos falta la chimenea.

Gloria, una razón más para cruzar el charco.

GRACIAS A TODOS por venir. Ya veo que cuidáis perfectamente de mi blog mientras estoy fuera. ¿Sois un encanto! GRACIAS

Raquel dijo...

Tawaki, qué bonita la entrada y las fotos. Un gustazo. Gracias.

Tawaki dijo...

Raquel, gracias por la visita.

Mari Carmen dijo...

Hace vario otoños que estuve en San Millán. Me hospedé en el monasterio y fue... mágico. Igual que mágicos son los caminos de La Rioja.

Saludos,

Tawaki dijo...

En España hay muchos caminos mágicos esperando a ser descubiertos.

Cyllan dijo...

Siempre que uno ve estas cosas le dan ganas de ir y conocerlo en persona. Te has trabajado la entrada, eso se nota. Tus fotos están fenomenal además.

Tawaki dijo...

Ciertamente es un sitio para visitar. Hay arte, cultura y buena gastronomía. Gracias por tu comentario. Tu blog y tus fotos también me gustaron.

Blau dijo...

Tawakiii, yo conozco esos monasterios, también tienen las tablas esas de marfil..ainss que viaje tan bonito...

Besitoss

Tawaki dijo...

Es un viaje que he repetido mucho, casi siempre con gente distinta y siempre es como verlos por primera vez.

Lo pasamoes muy bien.

Gracias por tu comentario.